A la caza de: Amanda Seyfried

Es joven, es rubia, es una chulada, es de ojo verde, es una desvergonzada sexual, es americana, es cantante y finalmente, es una verdadera petarda para la actuación. Fíjense mis estimados mortales que su cazarrecompensas no suele cazar féminas ¡Y menos cuando están tan chulas como esta! Pero como esta inmisericorde sección no la decido yo sino ustedes con sus comentarios que terminan siendo mí paga y recompensa, uno de nuestros estimados lectores me ha pedido de una manera insistente terminar con las aspiraciones de esta infamia histriónica que con sus bellos y hermosos cachetes blanquitos nos quiere hipnotizar.

Así y tras un severo análisis de su filmografía (Para la decisión final de su cacería), me he dado cuenta que nuestro lector tenía toda la endemoniada razón, y es que muy a pesar de su joven carrera, esta preciosura es una caraja calamidad para el séptimo arte, pues en donde se postre con o sin chichis al descubierto, lo único que causa es una embolia barbárica ¡Hay que enderezarla! Y qué mejor que con una buena cacería.

Amanda Michelle Seyfried es otro de esos lamentables casos en el que una joven modelo piensa que puede actuar por el puro hecho de estar bonita (Milla Jovovich, Laetitia Casta, Cindy Crawford, etc…). Comenzando su carrera de modelaje a la temprana edad de 11 años y tras incursionar en el teatro universitario y en algunas clasecitas de canto, la de los ojazos de manga japonesa vería su oportunidad llegar para la pantalla chica en 1999 con constantes apariciones en As the World Turns, serie melodramática de larga corrida en televisión (1956-2010) donde Amanda se desempeñó hasta el 2001. Seguiría en este intrascendente tópico hasta 2003 ahora con otra serie del mismo estilo llamada All My Children.

Ya más crecidita y con sus dotes físicos ya resaltando por el escote, Amanda comenzaría su atroz filmografía a la edad de 19 en el film Mean Girls (2004), una comedia nefasta digna de programación televisiva de la más baja estirpe donde la actriz interpretaría a la secuaz estúpida de una ya promisoria Rachel McAdams (aún en este tipo de cintas) y bajo la sombra de la futura diosa de la drogadicción juvenil  Lindsay Lohan. Con solo minutos en pantalla, Seyfried desde a principio delimitaría su talento a esta clase de tonterías que poco a poco se han deslindado a la tv.

Digna de ser considerada una cara de relleno, Seyfried sucumbiría consecuentemente a 3 largometrajes en donde desempeñaría pequeños papeles entre una gama de personalidades estructuradas para el funcionamiento de una trama de vidas cruzadas. En 2005 aparecería en Nine Lives, melodrama para hembras que pasó con mucha pena por alguna remota cartelera americana o latina, y en American Gun, una especie de broma donde como 20 historias son unidas por la afectación con las armas de fuego. Finalmente en 2006 su rostro aparecería por fin en un poster ¡Lástima que haya sido el de Alpha Dog! Una inverosímil y boba biopic sobre uno de los traficantes más famosos de los Estados Unidos.

Esta nada relevante y vergonzosa experiencia en el cine la haría regresar un par de años a la tv con apariciones en series como House, Law & Order, CSI (¿Por qué el 85% de los actores de esta sección aparecen en alguna especie de CSI?), Veronica Mars, Wildifire, Justice y Big Love, serie en la cual daría el mejor papel de su carrera como la hija de un polígamo.

Para 2008 Seyfried por fin encontraría su mediocre rumbo ¡No le quedaría de otra! O usaba sus dotes de cantante para hacer burda comedia romántica, o usaba sus dotes de modelo para enseñar chichi ¿O porque no? ¡Las dos de una buena vez! Bueno, primero se dejaría desangrar en una de esas películas adolescentes con cabrón asesino de por medio (Solstice, 2008) para después saltar al estrellato con el musical Mamma Mia!, una incipiente y ridícula cinta del género donde las re interpretaciones del grupo Abba y las monas coreografías serían al menos rescatables para todos los fanáticos del grupo disco sueco; de ahí en más, Streep, Firth, Skarsgard y Brosnan causando pena ajena y una rubia novata dejando claro que lo suyo no era la actuada, sino la cantada.

Tan bien le fue a la Seyfired que para 2009 se convertiría en una sexy lesbiana. Bueno, primero aceptaría cualquier papel a lado de Heather Graham, Gillian Anderson y Alan Cumming (¿Quiénes?) como buena para nada en Boogie Woogie (WTF!), y después haría de pareja de Megan Fox en la prometedora Jeniffer’s Body, película la cual pondría en claro una cosa, que cuando un beso lésbico de 2 minutos es lo mejor de toda una condenada película, algo esta terriblemente mal con todos los inmiscuidos. La cinta, responsabilidad de la oscareada guionista Diablo Cody, terminó por ser una burla inmensa incluso para cualquier estatuto mediocre del cine juvenil americano, labrándole la tumba a todos menos a Seyfried, la cual como buena y chula cucaracha se arrastró hasta su siguiente film.

Chloe (2009) definiría para la joven actriz que lo suyo lo suyo era la pornografía lésbica, así, este intento inmundo de thriller más aburrido que cualquier informe de gobierno pasaría la historia porque simplemente nadie recuerda su caraja historia más que el revolcón de Seyfried con Julianne Moore, y es que al film de un irreconocible Atom Egoyan le hubiera terminado por ir mejor si se hubiera distribuido como mini clip pornográfico en cualquier página gratuita de internet de dicha índole que como ejercicio audiovisual ¡Buen acostón sin duda!

Para 2010 Amanda dejaría su corta y prominente carrera como actriz porno y se dedicaría a clavarse como poste de luz en dos comedias románticas con cartitas de por medio y una más perturbadora y vergonzosa que la otra: Dear John y Letters to Juliet, los cual nos deja entrever que esta pifia de actriz acepta solo cierto tipo de papeles por año, el pasado de lesbiana y el 2010 de poste escenográfico en comedias.

2011 ya sería la hecatombe. Sabiendo que ya no podría caer más bajo, Seyfried aceptaría el protagónico de “La Caperucita Roja” en Red Riding Hood, otra estúpida adaptación juvenil de los cuentos clásicos donde la actriz solo causaría eyaculación precoz a cualquier escuincle morboso que aun tuviera en mente la versión animada de Disney. En definitiva, de todas las sartas de sandeces que se han cometido con esta serie de adaptaciones sin duda esta sería la peor auspiciada nada más ni nada menos que por la directora de Twilight ¡Imaginen que engendro tan asqueroso! Ese mismo año Seyfried se uniría a su compañero cantante Timberlake para protagonizar una cinta SF  sin pies ni cabeza llamada In Time, uno de los peores ejercicios del género en toda su historia el cual se definiría por un ritmo trepidante pero sin ninguna pizca de cohesión argumental, en otras palabras, un videoclip de Jamiroquai larguísimo pero sin la música de este último ¡Tremenda porquería!

Apenas el año pasado a la Amanda por fin le llegaría la oportunidad de demostrar que era más que una simple cantante pornográfica de gran busto. Bueno, primero intentaría actuar dentro de la corriente independiente sin ningún éxito (The End of Love) para después restarnos nuevamente las neuronas con un apestoso thriller llamado Gone, pero por fin llegaría Les Miserables, cinta multi nominada y galardonada donde Hugh Jackman, Anne Hathaway y hasta un Jor-El todo afónico resaltarían en sus trabajos actorales junto a un reparto joven de gran valía histriónica encabezado por Eddie Redmayne, Aaron Tveit y una debutante Samantha Barks ¿Y Amanda? Bien gracias, ahí de mosaico parisino.

Para este año parece que Seyfried ya lo tiene todo calculado. Bueno, primero prestaría su voz para la totalmente olvidable animación de Dreamworks Epic, sin embargo, están a punto de llegar a cartelera o a un videoclub pornográfico la biopic sobre Linda Lovelace “Lovelace” y otra comedia romántica de nombre The Big Wedding. No cabe duda que cuando no se puede, no se puede ¿Verdad Amanda?

 

El Veredicto

Dedicada a nuestro estimado médico de cabecera El Cirujano, con gusto le informo que ya tenemos a esta pifia de actriz bajo la custodia de Cinescopia y de este su cazarrecompensas preferido, sin embargo también le quiero mencionar que antes de dejarla ir tan solo con una advertencia debido a su aún joven carrera (28 años), grabaré con la susodicha algunos clips XXX para subirlos a la red y después embaucarla sino me endereza su carrera de una vez por todas o bien, se me retira de la escena actoral para dedicarse a cantar en algún American Idol.

Les recuerdo mis estimados cinéfilos que su cazarrecompensas está abierto a toda propuesta de cacería. Ya tengo dos en fila, pero háganme llegar su propuesta y tras un serio análisis, comenzaremos la cacería de la víctima que usted prefiera ¡Hasta dentro de un mes!

Sobre el Autor

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett

¡Sígueme en Twitter!