10 Datos Curiosos y razones del porqué Predator es una película de culto

El día de ayer Predator cumplió 30 años de haberse estrenado, sin duda una de las películas más icónicas del subgénero de acción que, en su comunión hacía con la ciencia ficción, no solo procreó uno de los más grandes clásicos ochenteros, sino también despertó un mito cinematográfico que perdura hasta nuestros días a pesar de que el personaje no ha podido resurgir con el mismo ímpetu gracias a un par de desastrosas secuelas y crossovers.

¿Cómo es que una película en solitario ha alcanzado ese nivel de culto? Existen varios factores que incluso rebasan los valores técnicos y narrativos que el director John McTiernan y el par de guionistas imprimieron a un proyecto nacido del mero accidente, características sencillamente curiosas que han ayudado a forjar la leyenda del “demonio cazador de hombres”, y que así como su formación, pasaron a la historia y a la permanencia voluntaria de cada videoteca o fin de semana en la televisión.

El carismático ensamble actoral, tuvo que ayudar; también contar con un McTiernan en su mejor nivel, pero así como las variedad de armas que posee esta criatura fílmica extraterrestre, el mito surgió de una mezcolanza de géneros y películas difíciles de concebir hasta como una broma.

He aquí 10 datos curiosos y razones del porqué Predator es una película de culto

 

El mito

El libreto “one hit wonder” de John y Jim Thomas, su primer trabajo en Hollywood al cual vendieron literalmente entre los estudios como “El Alien de Ridley Scott pero en la jungla”. Para la creación de la amenaza y la cacería humana, los guionistas se basaron en personajes de la mitología tales como el cíclope o el minotauro, sin embargo en las entrevistas posteriores, los Thomas declararon que Aliens y Rambo 2 fueron sus mayores influencias, sin dejar de bromear que todo el concepto comenzó como un chiste al decir que la única persona con la que a Rocky le hacía falta pelear era contra E.T.

El despido de Van Damme

El belga Jean-Claude Van Damme fue contratado en primera instancia para interpretar al Depredador, al cual se le había concebido como a un extraterrestre experto en artes marciales. Los problemas se dieron desde el comienzo del rodaje cuando ni al productor Joe Silver ni a McTiernan les gustó el diseño del alien, el cual era parecido a una cucaracha musculosa de cuatro extremidades. Van Damme por su parte no se sentía confortable con el traje y se la pasaba quejándose, por lo que Silver acabó por despedirlo argumentando también su baja estatura y su poca presencia como un ente amenazante, a lo que Van Damme respondió gustoso de abandonar la película con un finísimo: “Bésame las pelotas”.

Contrario a lo que se pensaría, la productora decidió incrementar el presupuesto para un nuevo traje y mejores efectos especiales, así que Stan Winston diseñó a la definitiva criatura con un apunte táctico de James Cameron, el cual concibió oficialmente las mandíbulas del Depredador.

El personaje al final cayó en el actor de 2.20 metros Kevin Peter Hall, que venía de interpretar a Bigfoot en la familiar Harry y los Henderson

El McGuffin

Lo que hace a Predator una excelente cinta es el truco narrativo que combina a una explosiva trama de acción bélica con otra de sobrevivencia y slasher con tintes de ciencia ficción. Podemos confirmar así el uso del llamado recurso narrativo mcguffin, el cual en este caso se refiere a la sub trama en la guerrilla guatemalteca, mera excusa para además de servir como tiempo de estructuración a los personajes, principalmente conlleva a una introducción misteriosa y sigilosa de la verdadera amenaza… un extraterrestre cazador de trofeos humanos

La unión de testosterona

Chequen el reparto: Arnold Schwarzenegger en plena efervescencia venía de Terminator y Comando; lo acompañaba Carl Weathers, que recién se acababa de despedir de su Apollo Creed tras la cuarta parte de Rocky; Bill Duke y Richard Chaves, actores secundarios que comenzaron su carrera en películas de acción y thrillers en los 80’s venían complementando el cuadro “veterano” del casting. Por su parte era el debut del luchador Jesse Ventura y del joven Shane Black ¿Les suena este nombre? Aquel que interpretaba a Hawkins posteriormente se convertiría en el guionista y director de títulos como Lethal Weapon, Iron Man 3 y The Nice Guys recientemente. Por último, el comando era completado por el actor nativo americano Sonny Landhman, que fue incluso considerado para protagonizar el film en un primer borrador, dada la atmósfera de la jungla y la guerrilla latinoamericana, sin olvidar el morbo que le causaba a los guionistas la lucha entre en un cazador alien y un cazador indio americano.

La dirección de McTiernan

Sin duda podemos calificar a McTiernan como uno de los ejemplos más puros en el manejo del lenguaje y género de acción en el cine. El polémico neoyorquino solo dirigió 13 films en su carrera, de 1986 a 2003, dentro de este período siendo el responsable de dos clásicos como lo fueron Predator (apenas su segundo film) y la inmediata consecuente Die Hard. Su agilidad como narrador y su potencial para encausar grandes escenas de acción se fue apagando apenas entrando los 90’s, dando algunos últimos esbozos de calidad con The Hunt of Red October y la tercera parte Die Hard with Vengeance. Con Predator, McTiernan se denota como un joven sediento por encontrar un estilo propio, ágil en la impresión de suspenso y sobre todo arriesgado en el planteamiento directivo de la una historia de dos tangentes distintas, las cuales son combinadas con naturalidad y sobre todo mucha acción,

La jungla mexicana

Aunque la cinta tiene como referencia localizarse dentro del territorio guatemalteco (aunque el mapa mostrado al principio del film indica Brasil), las principales locaciones fueron tomadas del parajes naturales y selváticos en México: Palenque, Chiapas, algunas regiones de Tabasco y Puerto Vallarta, Jalisco, fueron las principales ambientaciones para esta cacería humana, en especial la última, específicamente por el territorio de la playa de Mismaloya, en una reserva que actualmente sirve como atracción turística llamada El Edén y en donde se filmó todo lo correspondiente a la primera parte del film y el enfrentamiento con la guerrilla.

Como dato curioso, a McTiernan no le gustaba Puerto Vallarta debido a las hojas color café, que para él no hacían lucir el ambiente selvático como se lo había imaginado, por lo que la producción tuvo que sobreponer hojas verdes en muchas de las secuencias para cumplir el capricho del director.

El tema

Se dice que Jerry Goldsmith estuvo cerca de componer el tema, pero debido a temas de agenda no pudo estar disponible para la producción. No dudamos que Goldsmith, uno de los mejores compositores musicales fílmicos de la historia, hubiera manufacturado algo equiparable a sus más legendarios trabajos como L.A. Confidential, Star Trek, Planet of the Apes, Alien, Gremlins, The Omen o Poltergeist, sin embargo en otro de esos gloriosos accidentes, el novato y reconocido por el tema de Back of the Future, Alan Silvestri, concibió exactamente la visión y la estética de acción, terror y ciencia ficción de los Thomas y McTiernan, vertido todo en el mítico tema (agregado a continuación)

Película incluyente

Dos gringos ultra súper musculosos, dos afroamericanos, un nativo americano, un soldado geek y otro con raíces latinas, son las víctimas de un alien mayor a dos metros que gusta de hacer sus travesuras en las zonas mayas. McTiernan, a pesar de contar con esta sobredosis de testosterona, no olvidó nunca al elemento femenino, una guerrillera salvaje y fuerte que también es la única que parece saber que pasa y quién los anda cazando. Anna fue interpretada por la michoacana Elpidia Carrillo, actriz de más de 60 títulos que en su mayoría se resumen en un currículo americano. Entre sus cintas más conocidas se encuentran  Nine Lives, Solaris, Un Día sin mexicanos y Salvador, pero no hay duda que este personaje siempre ha sido la participación más relevante en su carrera

Improvisación

No existiría el culto sin los toques de improvisación en una cinta, ya sean verdad o mito, estos proveen a la narración de cierto estatus y estilo incluso embelesando el trabajo actoral. Hay dos muy conocidos y/o referidos: el primero es el que Bill Duke implementó a su personaje cuando este se encuentra en un momento pensativo o de tensión, haciéndose pasar el rastrillo por su calva y cara en varios momentos. El segundo es más un mito que una realidad, pues mientras que algunas fuentes la corroboran, otros simplemente no la mencionan como tal, y ese es quizá el diálogo más conocido del film, aquel en que el Depredador se desprende de su caso – armadura y deja ver su verdadera identidad, a lo que Arnold responde: “You’re One Ugly Motherfucker!

Nunca ha habido un Depredador igual

Pese al impacto de la figura y de la cinta en general, las dos secuelas y los dos crossover con su enemigo Alien han sido sencillamente una pérdida de tiempo.

Predator 2 llegó 3 años después; sin Arnold ni McTiernan y con un formato estético más centrado en el cine serie b, ni Danny Glover o Gary Busey pudieron levantar lo que ahora era una combinación de slasher con thriller detectivesco. Resalta la última escena en la que el Depredador se revela como un cazador espacial, secuencia que sirvió solo para hacer crecer el contexto y mito del personaje.

De los crossovers del 2004 y 2007 contra el Alien mejor ni hablamos, dos bestiales mierdas que merecen ser borradas de la memoria.

Finalmente en 2010 llegó una secuela atemporal que intentaría rescatar algunos elementos de su original en un contexto un poco absurdo y siendo adherido en su totalidad a la ciencia ficción. Predators tendría sus momentos, pero en general sería un producto por debajo de la mediocridad y con un desenlace excesivamente estúpido.

¡Feliz cumpleaños Depredador! Y esperemos que la ya anunciada y próxima secuela no sea otro desperdicio

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 comentarios

  • Ya que no hagan un depredador flatulento y chistosito como lo fue el mandarin esta bien (Shane Black te odio)….
    Ya en serio, dudo que la nueva entrega tan solo iguale al original, esas pelicula tenian esa frescura que ya no se encuentra en los filmes de hoy, si ponemos atencion, no ha habido re-make-precuela-secuela que funcione bien en nuestros dias (Tal vez Los simios salen bien librados), por el contrario, nuevas ideas han generado mejores resultados (The witch, Bone tomahawk, white god, etc).

    Saludos Master

    Responder
    • Me acaba de dar la idea para un post estimado, pero no se le escape también Mad Max
      Coincido, creo que el caso de Predator es y será un peculiar one hit wonder

      Saludos y gracias por comentar

      Responder
  • Muy bueno el artículo, junto con Alien lo mejor del cine de ciencia ficción, no concuerdo en que Predator 2 sea una perdida de tiempo, la considero otro peliculón pero bueno, sobre gustos no hay nada escrito… Y por favor no le digas mandíbulas jaja

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*