10 Películas de Tom Hanks, el Hombre más bueno de Hollywood.

Ya sea enamorando sirenas, o como profesor fanático en resolver acertijos, soldado, sheriff, político, gánster, astronauta, abogado peleando por sus derechos; bueno, a Hanks no hay papel que se le resista, pero eso si siempre retratándolos con toda la complejidad que puede haber en un ser humano. Recién reconocido con el premio de Cecil B DeMille, repasemos algo de su carrera cinematográfica.

Como ya todos lo vimos, la noche del domingo 05 de enero se llevó a cabo la 77ª entrega de los Golden Globes a lo mejor (¿si?) del cine y la televisión; y entre unas cuantas decepciones y sorpresas de lo más rescatable de la noche fue la entrega del conocido premio Cecil B. De Mille a la trayectoria cinematográfica para Tom Hanks de quien mientras veía la semblanza que hacía Charlize Theron en la ceremonia, noté que realmente su larga carrera ya era meritoria de este premio. Difícil de catalogar ya que no cuenta con un físico que lo encasillara como galán (quizá algo a su favor), ni como héroe o villano; pero con una voz y una innegable presencia y dominio de la pantalla suficientes para otorgarle personajes serios y potentes, Hanks sabe dotar a sus personajes de todos los matices que puede tener un ser humano como cualquiera.

Dentro de su larga y reconocida trayectoria ha incursionado desde sus inicios en teatro, televisión y por supuesto cine, en donde además de actuar se ha aventurado a dirigir y producir. Ha trabajado con algunos de los mejores directores de los últimos tiempos como Steven Spielberg, Brian de Palma, Sam Mendes, Robert Zemeckis, Ron Howard, Mike Nichols, Clint Eastwood, entre otros; siendo recurrente en las producciones de algunos de ellos. Por todo esto traemos un conteo de algunas de sus más reconocidas películas y porque como lo dijo Charlize Theron al final de su semblanza “nos deja vernos a nosotros mismos en cada uno de sus personajes en la pantalla y también nos da algo más profundo, nos muestra una visión de quiénes podríamos ser”.

 

Splash (Ron Howard, 1984)

Allen Bauer (Tom Hanks) regresa al lugar donde alguna vez de niño vio a una sirena, y ya adulto cae al agua y la misma sirena ya adulta también (Daryl Hannah) lo rescata; por circunstancias del destino esa sirena quien una vez que se seca puede pasar por humana y que se hace llamar Madison, llega a la casa de Bauer, quedándose a vivir con él y acostumbrándose a la vida humana rápidamente. Una especie de cuento de La Sirenita moderno, esta cinta estuvo nominada a los premios de la Academia al Mejor Guion original. Además, Hanks tuvo mucha suerte ya que este papel fue rechazado por Bill Murray, Michael Keaton, John Travolta, Dudley Moore, Jeff Bridges, Kevin Kline y varios más; pero la película se volvió todo un clásico y fue el primer éxito cinematográfico de nuestro actor.

 

A league of their own (Penny Marshal, 1992)

Con la mayoría de los hombres peleando en la Segunda Guerra, la liga de baseball estaba detenida. Corre el año 1943 y varios ejecutivos del deporte deciden reclutar mujeres para que aquello no parara en medio de los tristes eventos internacionales. Así Dottie (Geena Davis) y Kit Keller (Lori Petty) hermanas de madre que trabajan en una granja de Oregon, son reclutadas para incorporarse a un equipo que participaría en la primer Liga femenina de baseball. En ese equipo también participa la liberal Mae Morbaidto (Madonna) y la amorosa Doris Murphy (Rosie O’Donell) y es dirigido por Jimmy Dugan (Hanks), un alcohólico ex estrella del baseball que no es para nada tierno, y que detesta estar trabajando con mujeres, pero que a lo largo de la liga va consolidando el equipo y encariñándose con las chicas y las chicas con él. Fue un éxito comercial y recibió críticas favorables; además de una nominación a los Golden Globes para Geena Davis y otra a la Mejor Canción original para Madonna y Shep Pettibone. Además, aquí Hanks nos regaló una de sus famosas frases: “there’s no crying in baseball”.

 

Sleepless in Seattle (Nora Ephron, 1993)

Annie Reed (Meg Ryan) está próxima a casarse, pero tras escuchar en la radio la enternecedora historia de un niño y su padre viudo, Annie se obsesiona con ellos y decide ir a buscarlos hasta Seattle, haciendo que olvide sus deseos de matrimonio con su actual pareja, y regalándonos una tierna (y utópica) historia de amor al más puro estilo de An affair to remember, película que por cierto ama el personaje de Annie. El personaje de Sam Baldwin (Tom Hanks), arquitecto que está deprimido por la muerte de su esposa, es realmente tierno y hace que lo ames desde el inicio; ayuda mucho también la química que tiene con la adorable Meg Ryan (antes de deformarse la cara) ya que incluso repitieron en You’ve Got mail también dirigida por Ephron, aunque no tuvo el mismo éxito ni impacto que esta primera colaboración juntos. Esta película forma parte del American Film Institute como una de las 10 mejores comedias románticas.

 

Big  (Penny Marshall, 1988)

Fue la primera película que abordaba el tema de chicos queriendo ser grandes y grandes queriendo ser chicos (ahí están 13 going on 30 y 17 Again) y también la que le valiera a Hanks su primera nominación al Oscar y su primer Golden Globe. Josh Baskin harto de la adolescencia (¿y quien no lo estuvo?¡) desea con todo su corazón ser adulto así que con ayuda de una bruja de feria ve por fin su deseo hecho realidad. Pero eso de ser adulto (ya con Tom Hanks) de la noche a la mañana literalmente, no resulta tan sencillo como lo imaginó, son demasiadas responsabilidades además que es demasiado inmaduro para lo que se la va presentando por lo que va añorando cada vez más aquella edad que odiaba y que dejó tajantemente en el pasado, y busca desesperadamente revertir aquel deseo. Claro, antes se divirtió un poco. La famosa escena del piano electrónico ha sido parodiada en Los Simpson, Futurama y Padre de familia. La película resulta particularmente entretenida, además que Hanks actúa perfecto como adolescente atrapado en el cuerpo de un adulto.

 

Saving Private Ryan (Steven Spielberg, 1998)

Esta película supuso su primera colaboración cinematográfica con Spielberg, y en ella encarna al capitán John H. Miller en medio de la Segunda Guerra Mundial, quien está encargado de liderar la misión de rescate del soldado James Ryan (Matt Damon) a petición de su madre, quien ha perdido en combate a sus otros tres hijos.  Con una secuencia inicial que te mantiene al borde del asiento y donde se recrea de manera magistral el famoso desembarco de Normandía por parte de los Aliados en el marco de dicha guerra, la película estuvo nominada a 11 premios de la Academia incluido a Mejor actor para Hanks pero no lo ganó (¿alguien recuerda a Roberto Benigni?) a diferencia de Spielberg quien obtuvo su segundo Oscar como Mejor director. En términos generales la cinta fue muy aclamada por la crítica especializada además que fue la película estadounidense más taquillera de aquel año. Después de ésta vinieron 4 colaboraciones más con el director de Jurassic Park.

 

Philadelphia (Jonathan Demme, 1993)

Era el inicio de la década de los 90’s y el SIDA era un tema en boga, una enfermedad mortal, desconocida y malamente asociada con los homosexuales. Hanks interpreta al reconocido abogado Andrew Beckett, quien trabaja para uno de los bufetes más prestigiosos de Filadelfia, pero que de la noche a la mañana es despedido bajo el argumento de que es incompetente, para luego darse cuenta que en realidad lo despidieron por descubrir que es homosexual y que está contagiado de SIDA. Decide ir a juicio contra sus exjefes con la ayuda del abogado Joseph Miller (Denzel Washington) quien al principio estaba un poco renuente, pero al ir viendo la convicción de Andrew y el desgaste que le propicia su enfermedad, decide ayudarlo a reclamar justicia. Una denuncia social a la marginación y rechazo que padecieron y siguen padeciendo los enfermos de SIDA, esta película estuvo nominada a 5 premios de la Academia, entre ellos al Mejor actor y le otorgó a Hanks su primera estatuilla.

 

Catch Me If You Can (Steven Spielberg, 2002)

Una segunda colaboración con Spielberg, narra la historia basada en hechos reales de Frank Abagnale Jr (Leonardo DiCaprio), quien había logrado estafas por más de 2 millones de dólares mediante falsificaciones y haciéndose pasar por médico, piloto, abogado, etc; llamando la atención del FBI quien lo catalogó como una de las personas más buscadas y todo esto antes de cumplir 19 años. El encargado de atraparlo será el agente Carl Hanratty (Tom Hanks) quien llega al borde de la obsesión por Frank; ambos Frank y Carl, van descubriéndose en medio de la persecución como personas solitarias que en cierta manera se necesitan y complementan. Un género poco habitual para Spielberg, pero con su sello inconfundible, sumado a las buenas actuaciones de sus protagonistas además de la química que hay entre ellos, así como una estilizada ambientación de la época, hacen que la cinta sea bastante disfrutable.

 

Forrest Gump (Robert Zemeckis, 1994)

Un recorrido por la Historia moderna de los Estados Unidos de Norteamérica (la sagrada Historia de EUA porfavor¡) vista a través de los ojos de un personaje por demás entrañable como lo es Forrest Gump (Tom Hanks) se ha convertido en una de las películas más queridas de los últimos años. Y es que independientemente de lo que pase en el mundo a su alrededor y frente a cualquier problema que le presenta la vida, Forrest es un hombre con una fuerte convicción, que profesa una gran devoción a su madre (interpretada por Sally Field) y a todos su ideales y con un enorme corazón, lo que lo lleva, a pesar de su condición (padece de un ligero retraso mental), a estar presente en algunos eventos históricos destacados y a vivir numerosas experiencias increíbles. No se deja amedrentar por nada. El mérito de Hanks aquí es que venía de interpretar a un personaje completamente diferente en Philadelphia un año anterior, pero es que su Forrest Gump pasará a la Historia como uno de los personajes más memorables del cine, no podían sino premiarlo con su segundo Oscar y en año consecutivo, hazaña que solo comparte con Spencer Tracy. Otra frase famosa del cine parte precisamente de aquí: “run Forrest, run”.

 

Road to perdition (Sam Mendes, 2002)

Su primer y a la fecha única colaboración con el aclamado director británico, nos narra una historia ambientada durante la Gran Depresión y con dos hijos que buscan desesperadamente el reconocimiento y aprobación de sus padres, lo que desencadenará en una persecución, intrigas y venganzas que Michael Sullivan (Tom Hanks), mano derecha de uno de los más poderosos hombres de la mafia irlandesa tendrá que sortear para salvar a su hijo Michael Jr (Tyler Hoechlin). Quizá la película raye un poco en pretender ser aleccionadora para aquellos hombres que creen estar condenados a ser malos; pero cuenta con una gran ambientación de la época, así como un excelente reparto, entre ellos Paul Newman en una de sus últimas apariciones en cine. Sin más es, a secas, una buena película de gángsters.

 

Apollo 13 (Ron Howard, 1995)

Quien no recuerda la famosa, famosísima frase del cine “Houston, we have a problem” a cargo de nuestro actor (fue modificada para el guion de esta película, pero se popularizó mucho más también gracias a ésta).  Y es que, como es sabido, durante la carrera espacial hubo tanto momentos para celebrar como una que otra catástrofe. La película es una adaptación de la novela escrita por Jim Lovell comandante de la misión Apolo 13 y personaje que interpreta Tom Hanks quien lidera esta misión de la NASA y que debe cooperar con sus compañeros en Tierra (liderados por un magnífico Ed Harris) mientras anima y alienta a sus compañeros en el espacio (Kevin Bacon y Bill Paxton), después de una serie de eventos que les impide alunizar y que pone en riesgo su regreso a la Tierra. Esta película es un magnífico ejemplo de la cooperación y coordinación del trabajo en equipo cuando la vida de tres personas está en juego. Estuvo nominada a 9 premios Oscar, entre ellos a Mejor actor de reparto para Harris, ganando solo dos en las cuestiones técnicas. A Hanks no le alcanzó para la nominación, pero tenía en contra que había ganado los dos años anteriores  y pues ya sabemos como es la Academia. Como anécdota el verdadero Jim Lovell hace un pequeño cameo al final de la cinta.

 

BONUS 1: Woody en Toy Story

Toy Story pasó a la Historia por ser la primera película animada completamente creada con efectos digitales. Hoy día estamos muy familiarizados con sus personajes, pero en su momento la historia que narra sobre juguetes que cobran vida sonaba un tanto aburrida, pero fue una gran sorpresa y un éxito inmediato y es que dotar a los juguetes de emociones resultó muy interesante y entretenido, claro ayudó mucho su magnífico guion y la canción de Randy Newman “Yo soy tu amigo fiel” (que ya es parte del imaginario popular). Y es que más que de vida, los juguetes están llenos de emociones humanas palpables. Hanks hace la voz en inglés de Woody, el sheriff y juguete favorito de Andy y lo dota de un rango de emociones que van del miedo, tristeza, soberbia, envidia, vergüenza, alegría, enojo, lealtad, valor, etc; además de ser un líder nato y todo lo logra Hanks con la voz¡¡ En el doblaje al español de Hispanoamérica Carlos Segundo también lo hace muy bien, pero nuestro actor fue ampliamente reconocido por esta interpretación  repitiendo en todas las secuelas.

 

BONUS 2: Saga de Dan Brown como el profesor Robert Langdon

Creo que Dan Brown le debe más a Hanks que a sus publicistas, y es que después de leer los libros y ver el personaje del profesor y simbologista Robert Langdon (el expendable perdido) en la pantalla interpretado por Hanks, cuesta trabajo imaginar a otro actor que hubiera podido interpretar mejor a esta especie de alter ego de Brown. Ciertamente el morbo de sus polémicos temas y películas hechas a modo para ser éxitos veraniegos ayudan, pero quizá no hubiera sido así sin Hanks y su mancuerna con Ron Howard.

 

Claro que faltan varias, pero es que tiene tanto material que en verdad me fue difícil seleccionar y resumirlas en solo 10 +2.  Ahora que muy probablemente reciba su sexta nominación a los premios de la Academia por su interpretación como Fred Rodgers en A Beautiful Day in the Neighborhood esperemos que siga activo y tengamos Hanks para rato.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Clementine   @@lupistruphis  

Escéptica ante todo, pero con una gran curiosidad. Amante del café y del aroma a libros viejos. Nostálgica e idealista sin remedio. Alguna vez de niña me llevaron al cine, y siempre vuelvo a él porque siempre me salva.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*