10 Películas para recordar a John Hurt

Él fue el primer Aragorn del cine, el primer ente que tuvo contacto con el más famoso xenomorfo  asesino del espacio, el que le dio a Harry Potter su varita, fue hombre elefante, dictador futurista, espía británico, mentor de demonios superhéroes y de exploradores aventureros, cazarrecompensas, narrador de incontables fábulas, actor shakesperiano, el primero y único Dr. Who en ser nominado al Oscar, el eterno e imposible Don Quijote de Terry Gilliam y el actor con el record de mayor número de muertes en el cine, elemento con el cual en esta ocasión se ha cruzado de forma definitiva para dejar un gran hueco en el séptimo arte.

John Vincent Hurt, conocido mundialmente solo como John Hurt, uno de los actores secundarios más respetados, prolíficos, talentosos y queridos del cine, nos ha dejado el pasado viernes a los 77 años víctima del cáncer de páncreas que venía deteriorando su estado de salud desde 2015. En lo personal, una presencia sutil pero poderosa que ahora en su ausencia me hace pensar que tan frecuente él se encuentra en mi videoteca, recuerdos, traumas y en algunas de mis piezas preferidas, un histrión que si bien siempre fue relegado a cumplir papeles de reparto, su contundencia y sobriedad siempre lo hicieron sino siempre destacar, si consolidarse de alguna u otra manera como un personaje imborrable.

Con poco más de 200 títulos en cine y televisión y diversas participaciones en el teatro a través de 6 décadas de trabajo, Hurt fue acreedor a una veintena de reconocimientos de entre los que destacan sus 4 BAFTA y 1 Globo de Oro, así como un reconocimiento especial en el Festival de Berlín. Un verdadero camaleón, sus diversas facetas y su inconfundible timbre de voz y acento le permitieron situarse tanto física como auditivamente en la memoria colectiva de la audiencia.

Lo acabamos de ver en Jackie de Pablo Larraín junto a Natalie Portman y para 2017 quedan por ver  4 apariciones póstumas, siendo justo y necesario honrarlo con un grato recuerdo y 10 de los personajes y actuaciones más esenciales en su carrera en la pantalla grande

Que descanse en paz

 

The Proposition (John Hillcoat, 2005)

En papel de un mugroso, cruel y calculador cazarrecompensas de este poético y oscuro western australiano, Hurt no se queda atrás en la estructura de interesantes personajes mientras monologa sobre el sucio panorama de su oficio, en este particular caso mientras busca el botín por la captura de un demente y sanguinario criminal. En la obra de Hillcoat y Nick Cave es esencial que todos sus elementos surjan de la maldad, sus cuestionables propósitos son imposibles de juzgar entre tanta suciedad y calaña humana, algo que el actor en un pequeño pero excelente papel refleja a la perfección

 

V for Vendetta (James McTeigue, 2005)

Dada la situación socio política actual con cierta papada andante gobernando en el norte, no estaría mal echarle de nuevo un vistazo al papel del Alto Canciller de John Hurt en esta anárquica metáfora sobre la opresión social, sobrevalorada en muchas maneras, pero rescatable desde ciertas interpretaciones y escenarios, uno de ellas el de la interpretación del veterano que dota de la tensión necesaria a este universo. Ya sea desde la presencia casi fantasmal detrás de una pantalla o en su final encontronazo con la figura vengadora, Hurt representa la maldad y madurez histriónica de este relato

 

Tinker Tailor Soldier Spy (Tomas Alfredson, 2011)

Un duelo de majestuosas interpretaciones y una trama repleta de conspiraciones, el titiritero sobre esta esfera británica de espías es nada más y nada menos que John Hurt, el artífice de las piezas y de cierta manera el punto de partida en esta compleja historia de secretos y venganzas. De nuevo un papel de poca duración en pantalla pero de alto grado de importancia para la trama, es una constante que a este histrión se le confíen este tipo de personajes dada su solvencia y presencia. Oldman, Firth, Strong, Jones en muchas escenas palidecen ante lo que también fue un rudo carisma

 

Hellboy (Guillermo del Toro, 2004)

Adorable, confortable, confiable, tolerante, calificativos que Hurt proyecta al ser el maestro del demonio salvador de la tierra y guardián de los secretos paranormales que amenazan a la humanidad. Una cinta infravalorad del género (Frente a su muy sobrevalorada segunda parte), la química entre padre e hijo resaltan dentro de toda la acción y proveen al relato de cierto tono cautivante en esa tangente paternalista. La versatilidad de pasar de héroe a villano sería una constante en su carrera

 

Dogville (Lars Von Trier, 2033) y Perfume: The Story of a Murderer (Tom Tykwer, 2006)

Es sabido que muchos cineastas temieron llevar al cine la historia de Jean Baptiste al cine debido a su belleza y complejidad literaria, sin embargo es cierto también que Tykwer corrió con la suerte de salir más que librado en mucha parte gracias a la narración de Hurt, el cual se posicionó como el protagonista accidental al ser el hilo conductor de los pensamiento de un personaje casi sin habla. Es difícil volver a leer el libro sin tener a la voz del actor en la cabeza. Misma cuestión con Dogville de Von Trier, donde Hurt resalta los pensares de aquella surrealista villa condenada de manera óptima

 

The Field (Jim Sheridan, 1990)

Uno de esos dramas de Sheridan que brillan por su simplicidad e intensidad, y en donde acorde a su estilo, hace mancuerna con una serie de actuaciones increíbles. Si bien el soberbio protagonismo de Richard Harris carga de cierta manera con todo el peso de la historia, es Hurt quien se termina robando la película en su papel de reparto nominado al BAFTA interpretando al “loco” o “tonto2 de la comarca con una naturalidad y soltura que, a pesar de la dificultad en este tipo de roles de caer hacia la exageración, mantiene creíble y siempre haciendo de su participación una cosa relevante e inolvidable

 

10 Rillington Place (Richard Fleischer, 1971)

Otra de esos thriller enterrados por el tiempo que significó para Hurt su despegue y primeros reconocimientos actorales incluyendo la nominación al BAFTA como mejor actor de reparto. Basada en la historia real del asesino necrófilo John Reginald Christie, la cinta es narrada desde la perspectiva de sus vecinos, un joven matrimonio recién mudado y en donde John Hurt destaca en un papel de despide desesperanza y tensión frente a un siniestro y no menos impresionante y creíble Richard Attenborough. Esta es una de las películas prohibidas que televisaban en un canal llamado C7 y que a temprana edad me tocó disfrutar, y desde la triste perspectiva de la muerte del actor, también recordar (No vean el video si la quieren ver)

 

Midnight Express (Alan Parker, 1978)

Una de las Cintas más claustrofóbicas y exasperantes (en el buen sentido) que he presenciado, ganadora de 2 Oscar, 6 globos de oro (incluyendo mejor película y mejor actor de reparto para Hurt), 3 BAFTA (uno de ellos también para Hurt) y nominada a la Palma de Oro, la cinta de Parker escrita por Oliver Stone es un estudio de tortura física y psicológica humana que íntima y hasta cierto grado trasgrede hacía con la audiencia al lograr una dolorosa empatía pocas veces experimentada. La historia sobre un americano encarcelado en una prisión turca por tráfico de drogas representa una serie de brutales actuaciones, incluyendo la del también preso Hurt, una especie de castigado sinodal y compañero en una de esas actuaciones de reparto memorables

 

Alien (Ridley Scott, 1979)

Es complicado pensar en alguien más idóneo para este legendario rol que de cierta manera forjó el talento y conocimiento sobre el actor sin caer en el encasillamiento. Es sabido que Hurt era el único que conocía de principio a fin la trama, el destino de sus personajes y el experimento actoral por el que tendrían que pasar sus colegas tras aquella mítica secuencia y posterior enfrentamiento contra el alien, un valor agregado en la interpretación del británico que literalmente vive y proyecta en carne propia el principio de lo que se marcaría como “el terror en el espacio”. El primer contacto humano con la criatura y una de las muertes más impactantes en la historia del cine que le valió una nominación al BAFTA

 

The Elephant Man (David Lynch, 1980)

A partir de esta triste y magnífica fábula uno se cuestiona el por qué el cine no le regaló más oportunidad protagónicas a lo que era un fabuloso histrión. Como el hombre deforme John Merrick, Hurt regala la mejor actuación de su carrera llena de ternura y complejidad, detrás de un prótesis impactante y un trabajo físico fenomenal que lo hicieron acreedores a la nominación al Oscar, Globo y su BAFTA como mejor actor. La película más convencional de Lynch es quizá también su más relevante en mucha parte gracias a Hurt, un personaje entrañable e imborrable, parte incluso de la cultura pop

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


3 comentarios

  • Más que merecido homenaje. Pero también murió casi al mismo tiempo que Hurt, Emanuelle Riva. Esta actriz francesa fue figura mítica de la nouvelle vague y quedó inmortalizada en Hiroshima mon amour, de Resnais. Hanecke nos la rescató en Amour hace poco. Valdría la pena que la hubiesen destacado de la misma manera.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*