5 Películas para recordar a Harry Dean Stanton

Roger Ebert alguna vez dijo: “Ninguna película en la que aparezca Harry Dean Stanton como actor de reparto puede ser mala del todo”. Quizá esta regla se debió haber roto solo un par de ocasiones, pero en términos generales el legendario crítico tenía toda la razón. Dean Stanton era un apasionante y soberbio actor que demostró en los pocos roles protagónicos de su carrera el por qué muchos directores confiaban en él para interpretar personajes clave dentro de sus relatos; versátil y talentoso, el nacido en Kentucky en 1926 completó un currículo de 199 títulos entre el cine y la televisión, convirtiéndose así en uno de los rostros secundarios más referentes y conocidos de la escena cinematográfica y en muchos de esos casos, protagonizando incluso las mejores secuencias del film, como lo veremos a continuación en nuestro homenaje.

Dean Stanton fue hijo de una peluquera y un agricultor de tabaco; tras estudiar periodismo, locución, música y artes, se enlistó en el ejército estadounidense donde fue delegado como cocinero de un buque de guerra durante la batalla de Okinawa, legendario conflicto donde según su biografía también vio acción. Tras regresar sano y salvo retomó su pasión por el arte para enrolarse en la actuación y en el teatro, escena que rápidamente lo trasladaría al cine a finales de los 50’s donde interpretaría variados roles dentro del cine bélico y el western.

Aunque también llevó una segunda vida como músico, cantante y guitarra, participando a través de su vida con leyendas como Bob Dylan y hasta el final de su carrera conservando su banda de tex mex, jazz y pop que regularmente tocaban en bares de Los Ángeles, Dean Stanton se posicionó como una de las herramientas secundarias de confianza de decenas de directores durante 7 décadas, que abarcaron desde su debut en 1954 hasta el año actual, siendo los 80’s el periodo donde despegaría su leyenda y nombre gracias a Wim Wenders.

Cool Hand Luke, The Godfather Part II, Escape from New York, Repo Man, Wild at Heart, The Straight Story, Christine, Pat Garrett and Billy the Kid y hasta Avengers, son solo algunas de sus participaciones más conocidas. Fetiche actoral de directores cómo Sam Peckinpah, John Milius y David Lynch, también fue padrino para varias bodas y eventos sociales de sus mejores amigos Jack Nicholson y Francis Ford Coppola, datos que redondean la personalidad de quién era referido como una actor profesional, divertido, humanitario y de fácil trato.

Harry Dean Stanto falleció por causas naturales el pasado 15 de septiembre, dejando un registro histriónico inolvidable y aun dos películas por estrenar este 2017: Frank and Ava y Lucky, esta última referida como una de sus mejores actuaciones y que desgraciadamente aún no hemos logrado apreciar.

Recordemos 5 de sus más grandes películas y momentos, sin olvidar también su importante participación televisiva en nuestro bonus. Que descanse en paz

 

Bonus. Two And a Half Men (Season 2, 2004)

Si bien es cierto que Harry tuvo importantes participaciones en series como el regreso de Twin Peaks este año y del 2006 al 2010 como el líder de la secta poligámica en Big Love de HBO, su servidor lo recuerda con cariño por su cameo en Two and Half Men, que por allá de sus primeras temporadas gozaba de un excelente estatus y momentos hilarantes tales como este, donde el veterano actor hace de sí mismo para formar parte en el grupo de apoyo de CharlieSheenHarper, Sean Penn y Elvis Costello. Por supuesto que Harry se roba la escena y el capítulo, demostrando que incluso “jugando” puede lograr versatilidad y naturalidad. Para redondear su currículo televisivo, es justo recordar su participación en las conocidas series westerns de Bonanza y Gunsmoke entre los 50’s y 60’s en varios roles a través de sus temporadas.

 

5. The Green Mile (Frank Darabont, 1999)

Una cinta a la que el tiempo le ha concedido la dicha de ser mayormente apreciada y querida, pese a que cuando fue estrenada fue catalogada de ser un vehículo emotivo construido con convencionalidad y solo para un propósito: El Oscar (que terminó por no considerarla ¿De ahí su actual estatus?). Lo cierto es que en una de las mejores adaptaciones de Stephen King al cine, Dean Stanton sirve en este gran ensamble actoral como el foco de atención y elemento cómico para introducir al espectador en esta transición entre el drama fantástico y la cruda realidad en sus ejecuciones, logrando así  el equilibrio para construir esta excelente fábula de finales de los 90’s. Cabe destacar que Harry de nuevo roba escena en una de las mejores secuencias del film, en mucha parte gracias a que el secundario personaje parece haber sido moldeado para él.

 

4. The Last Temptation of Christ (Martin Scorsese, 1988)

Si existe una escena que englobe todo el significado de esta gran y desentendida adaptación de Martin Scorsese, esa es la que personifica con gran pasión un Harry Dean Stanton en estado de gloria como el predicador apóstol San Pablo, el cual confronta de manera cautivadora al Jesús hombre para hablarle sobre “El Cristo”, símbolo de salvación muerto y resucitado, uno mejor que aquel tentado nazareno que amenaza al apóstol con revelar la verdad, efímero testamento frente a la fe inquebrantable de un soberbio Harry que cómo es costumbre, se come a Willem Dafoe y en 5 minutos protagoniza la que sin lugar a dudas es la mejor secuencia del film. Parece una intervención divina que Scorsese haya pensado en el actor aun cuando en algún tiempo se dice que se consideró a Christopher Lloyd y hasta a Robert DeNiro para el papel ¡Bendito seas Harry!

 

3. Pretty in Pink (John Hughes, 1986)

Una de esas películas ochenteras adolescentes que se volvió de culto más por la marca que por su calidad: John Hughes. El film es una trastabillo tragicómico donde sus únicos mérito parecen ser las estructuras de sus personajes descritas por el guion de Hughes y por supuesto la participación de un secundario de lujo como lo era Dean Stanton, el cual junto a Jon Cryer intentan proveerle a la pobre y siempre inflada Molly Ringwald de cierta credibilidad en pantalla. Harry interpreta a un conflictuado padre soltero acechado por el recuerdo de su difunta esposa y la particular química que lleva con su hija, la mencionada pelirroja. Lo cierto es que Pretty in Pink es considerada una de esas joyitas desentendidas del cine de adolescente, y Harry estuvo ahí para ofrecerle la presencia y talento histriónico necesarios para lograrlo.

 

2. Alien (Ridley Scott, 1979)

El papel de Brett no solo fue el que impulsó su carrera en una primera instancia antes de entrar a lo que sería su mejor década, sino también un referente histórico y curioso dentro del mito y universo “Alien” al ser la primera víctima del xenomorfo en toda su expresión. Víctima del truco narrativo y directivo de Scott, Dean Stabton compartió con gran espontaneidad y sorpresa la llegada del octavo  pasajero al Nostromo. Sirviendo como compinche del en aquel tiempo más posicionado Yaphet Kotto, Harry daba sus primeros pasos como el confiable secundario con un papel de pocas palabras y gran naturalidad, suficientes tablas para que el director le concediera ese momento en donde él y gato Jones presencian la magnificencia del perfecto organismo asesino, recordándonos también el slogan del film: “En el espacio nadie te escucha gritar”.

 

1. Paris, Texas (Wim Wenders, 1984)

La poderosa y conmovedora joya de Wim Wenders dejó caer todo su peso en un maravilloso Harry Dean Stanton. Desde su inicio podemos dar cuenta que no estamos ante una película usual; el espectador comienza a intimar con aquel triste y misterioso personaje salido del desierto, un Travis que comienza el reincorporamiento a la sociedad a través de una progresiva y afectiva catarsis. Pronto todos sentimos su peso y simpatía, su dolor y compasión, su arrepentimiento y redención coronada con una de las secuencias más gloriosas del cine, donde el diálogo e interacción separados por un espejo polarizado, hipnotizador, complejo y fugaz,  resumen 4 años de vida en un monologo  hermosamente devastador. La belleza de aquella cámara posicionada en 3 flancos enmarca una de las más conmovedoras secuencias del cine, engalanada por el talento de Stanton y la hermosura inigualable de la alemana Nastassja Kinski.

Como dato curioso, la agrupación de britpop Travis debe su nombre en honor al personaje interpretado por Harry Dean Stanton

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*