5 Películas para recordar a Richard Attenborough

Richard Attenborough, director, actor y productor británico, comenzó su carrera en 1942 completando una carrera de 78 actuaciones, sin embargo fue el rubro detrás de las cámaras el que le dio las glorias obteniendo dos premios Oscar en la década de los 80’s por la biopic de Gandhi.

richard-attenborough-ap

Poseedor de un carisma inigualable delante de cámaras, Richard se asemeja a lo que en la mercadotecnia se le llama un producto commodity, siendo su cara conocida pero su nombre o marca pasando desapercibida. Por tal razón la audiencia más joven quizá no tenga ni la más mínima idea de su calidad directiva, pero en el caso de referenciarlo como un Santa Claus inolvidable o el dueño de cierto parque de dinosaurios no habrá ningún problema en ubicarlo en instantes. Incluso para el espectador con cierta experiencia y/o edad pueda parecerle inhóspito que el artista británico ganara antes de su doble Oscar (Como productor y director) dos Globos de Oro como actor de reparto en 1967 (Doctor Doolitle) y 1968 (The Sand Pebbles), también haciéndose notar en algunos clásicos donde se vio un poco opacado por renombres leyenda e iconos de Hollywood.

london_belongs_to_me

Con raíces en la realeza, Lord Richard se educó en las artes dramáticas mucho antes de cumplir sus 20 años. En la década de los 40’s y 50’s soportó trabajos de reparto de bajo perfil, pero no sería hasta 10 años después que sus roles comenzarían a reconocerse, época en la cual a la par bajó su constancia actoral para enfocarse en lo vendría siendo la silla de director, en la cual debutaría con el musical bélico Oh! What a Lovely War, ganadora de 6 BAFTA y el Globo de Oro a mejor película extranjera ¡Vaya comienzo! ¿No creen?

El resto es historia. El también coleccionador de Picasso (Más de 100 de las obras originales del pintor español descansan en su residencia) se convertiría en un cineasta de respeto en cuanto biopics se refiere (6 de sus 12 películas) y un actor de rostro altamente conocido. Aunque su nombre no sea el más sonante también a falta de publicidad y de un siempre respetable anonimato de culto, no cabe duda que un grande del cine ha partido para unirse a las estrellas del arte que nunca se apagarán.

15440937_1

Fallecido en el 2014 y nacido un día como hoy, recordemos 5 películas para rendirle honores, quizá no son los más mejores de su filmografía, pero si las básicas para comprender su talento y obra.

 

Como director

Chaplin (1992)

MPW-40022

Aunque la cinta fue altamente criticada por manchar en cierta manera una figura tan respetada y considerada como “intocable”, el desarrollo y ritmo de la biopic es exquisita de pies a cabeza a pesar de su duración de más de 140 minutos, equilibrando un fuerte y complejo drama con el aspecto cómico dado no por las actuaciones, sino por el mismo contexto o naturaleza del relato en sí.

Así mismo el despliegue histriónico se comulga con los objetivos del director y se puede notar una química sobresaliente entre estos, tomando en cuenta que los nombres de Kevin Kline, Anthony Hopkins, Dan Akroyd (Un muy buen papel), Marisa Tomei, Diane Lane y Milla Jovovich (A esta ni San Kubrick la hace actuar) también figuraban en la nómina. Para no hacerle el feo y reconocer su calidad, el vergonzoso Oscar le entregó 3 nominaciones incluyendo una para la actuación de Downey Jr. aunque usted no lo crea.

 

Gandhi (1982)

936full-gandhi-poster

Ganadora de 8 premios Oscar (Cuando aún el monigote dorado daba credibilidad), 5 Globos de Oro y 5 BAFTA,  la biopic del libertador de la India es una cátedra de cómo llevar a cabo este tipo de relatos sin caer en la melcocha idiota o en la redundancia narrativa que lastima tanto a este género. El vehículo para lograrlo es en primer lugar una extraordinaria actuación de Ben Kingsley (Ganador indiscutible del Oscar y de todo aquel año), figura que el director utiliza como único elemento para desglosar su trama (Un eficaz libreto de John Briley)  y de donde parte todo el desarrollo argumental sin tangentes o sub-tramas que lo hagan retroceder o frenar su ritmo.

La tarea de post producción y montaje también ayudó, sin embargo lo que hizo a Attenborough un director de respeto fue que su estilo es tan invisible como fastuoso, donde la cámara es un testigo de los acontecimientos históricos y del crecimiento o construcción del personaje, casi documental, pero con los sellos característicos que convirtieron a esta galardonada en un gran ejemplo de actuación, guion, edición y por supuesto directriz ¿Lo más importante? Que Lord Richard esquivaba al principal enemigo de las biopics: el aburrimiento ¡Y de qué manera!

 

Como actor

The Great Escape (1963)

great_escape

La película que lo salvó del anonimato en el rubro actoral, Attenborough interpreta al oficial sudafricano – británico Bartlett Big X, personaje basado en Roger Busell, piloto de la fuerza aérea inglesa conocido por ser el planeador y artífice tanto de este mencionado “Gran Escape” como de otros dos anteriores de las manos de los nazis. Aunque su nombre palidece de los actores americanos James Garner y Steve MQueen, Attenborough con su desempeño logró captar las miradas de Hollywood, incluso para los conocedores y más críticos, superando las actuaciones de sus dos compañeros de reparto.

Así mismo sería justo también mencionar que a pesar de que no fue su papel más conocido, si su más complejo y en cierta parte superior a pesar del caricaturizado tono de la cinta que se volvió de culto gracias a la presencia de McQueen.

 

Miracle on 34th Street (1994)

MPW-53143

Víctima de la televisión, esta cinta navideña no es el santo grial del género familiar ni mucho menos del subgénero de dicha época, pero tal vez estemos ante el Santa Claus mas enternecedor y misterioso de la historia que, bajo un inteligente argumento, se convierte en una especie de elemento místico – espiritual al no conocer su origen ¿Es un esquizofrénico que se toma muy en serio su trabajo? ¿Una proyección espiritual del mismo San Nicolás? ¿O el mismo Santa Claus haciendo de las suyas en la ciudad de Nueva York? La cinta contiene los clichés del género y en un ámbito general no cuenta con una manufactura plausible, pero la que la distingue del montón es sin duda el trabajo de Attenborough como Kris Kringle, este Santa Claus de centro comercial que tras una táctica de comercio y competencia poco ética es acusado de demencia y de agresión, cargos que lo llevan ante el jurado de Nueva York y en donde su contexto defensor se convierte en que él es el mismo símbolo de la Navidad ni más ni menos

Lord Richard entrega un personaje entrañable, digno de recuerdo y de revisión en la época navideña. No es ninguna suerte histriónica, sino un talento nato que incluso en las secuencias en el juzgado denotan la capacidad artística de Richard. Para recordar infancias de una muy entretenida y bonita manera.

 

Jurassic Park (1993)

jurassic_park_ver1

Sin titubear, el pretencioso, excéntrico, arriesgado pero siempre adorable creador y dueño del Parque Jurásico John Hammond fue y será el papel más conocido de Attenborough en el plano actoral. Pasa algo extraño y muy relevante en este personaje de la revolucionaria cinta de aventuras y ciencia ficción de Steven Spielberg, y es que Lord Richard demuestra a pesar de su unidimensional papel y pocos minutos en pantalla estar a años luz en talento y capacidad de todos sus compañeros de reparto. Reparando o no en ello, Spielberg parece entenderlo escogiendo al ahora icónico director para este papel, que de cierta manera, es el antihéroe o hasta villano más cautivador y buena onda de la historia del cine, un individuo egoísta y ambicioso que no piensa en las consecuencias de tener a dinosaurios encerrados como perros.

Así mismo, cabría destacar que Attenborough intenta  sacarle jugo a todos sus compañeros de reparto; su carisma y capacidad de improvisación derrochan a la misma vez  un desequilibrio que hacen a Parque Jurásico una de las peores cintas actuadas en años, sin embargo el actor – director se mantiene ajeno a esto incluso construyendo buena química con el otro relevante personaje interpretado por Jeff Goldblum ¿Lo irónico? Que en el guion son los papeles más planos, pero en la labor y el desarrollo de la trama los más atractivos.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 comentarios

  • Un señorón sin la menor duda. Para mi, una de sus mejores obras, se llama Shadowlands (Tierra de Sombras). Que narra una atípica historia de amor entre Debra Winger y Anthony Hopkins, interpretando a Joy y al mismo C.S. Lewis (escritor no tan popular hasta su destape comercial por Disney de la primera de Narnia) Shadowlands es una obra anti-hollywood por tocar valores perdidos y poco sexys para la industria como la soledad, el dolor y el miedo al amor… todo esto desde la perspectiva de la fe. Una joya incomprendida y una de las mejores interpretaciones de Hopkins…
    QEPD Lord Richard Attenborough

    Responder
    • Excelente movie mi estimado, tiene toda la razón, aqui el sobrevalorado Hopkins da una de sus mejores actuaciones, si bien repase esta cinta al hacer este pequeño homenaje, no repare bien en los recuerdos hacia esta cinta que por ahi vi en tv ya hace algunos ayeres. A pesar de esto creo que sus otras biopics mas galardonadas son mucho mejore cintas, por ahi rindiendo honor a una tan apestada por la critica Chaplin, muy infravalorada no lo cree estimado?

      Gracias por comentar y no se nos pierda tanto. Saludos al norte!

      Responder
  • Chaplin es un biopic muy entretenido, abarca casi toda su vida y sacó a Downey Jr. de estrellita juvenil (creo que por esa época en decadencia inhalaba hasta maseca) Downey Jr. dió la mejor actuación de su vida.
    Gandhi es grandilocuente…. pero para mi gusto muy particular, muy cansada, maratónica de ver, ya que su narrativa es muy lineal, su temática es muy política… y pudo ser más inspiradora. Pero Ben Kingsley también salió del anonimato del circuito teatral… Y pensar que hace poco vimos a Downey y a Kingsley interactuando juntos en la desastrosa y decepcionante Iron Man 3… ¡que cosas!
    Ahora bien, la de Shadowlands son de esas películas que “tuve” que ver (son de esas que me sirvieron en un momento personal de mi vida) y es muy honesta… Y nos recuerda que Anthony Hopkins actuaba en serio y no como ahora, que esta muy cómodo haciendo pura mamarrachada comercial.
    Saludos!!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*