Batman en el Cine: De lo peor a lo mejor

En el sub-genero cansino de los superhéroes hay uno encapuchado que a pesar de la sobreexplotación de las fórmulas y como se dice coloquialmente “sigue siendo el papa de los pollitos”; ya sea mediática o artísticamente, Batman es uno de los iconos más fuertes en nuestra cultura (incluso por encima de Superman), principalmente porque su universo es tan solvente que no necesitan estar conectado a otras mitologías para tener éxito y porque su diseño de personajes es tan bien hecho desde su raíz que en sus adaptaciones se puede permitir hacer una exploración del mismo protagonista y villanos (característica que el 90% de las historias de los tipos con mallas han querido emular, pero como sus personajes son un hoja de papel en blanco no les queda igual). Y quizás el elemento más fuerte es que a pesar de la extravagancia, hay una conexión con el público debido a la psique de su(s) protagonista(s) a veces tan errática y dolorosa; no hablamos de “semi-dioses” casi perfectos que casi todo les sale bien, en Batman la mayoría de sus involucrados son víctimas de la tragedia y ese elemento les da un contexto para descender a la locura, pero a la vez ese dolor combinado con teatralidad les da cierto aire de empatía, motivo por el cual los villanos y los protagonistas han causado más impacto que el 80% de las producciones de DC.

Así que por ese motivo y honor al “Batman Day”, a la salida del tráiler de la nueva película y al natalicio del primer Batman en las pantallas (Adam West), hemos preparado este ranking de la peor a la mejor cinta del murciélago enmascarado, que sin exagerar es la franquicia más decente del cine en el mundo de superhéroes.

 

12 – Batman y Robin (Joel Schumacher, 1997)

Schumacher con su pésima dirección (y Akiva Goldsman en el guion), se encargó de darle en la madre a la franquicia del murciélago provocando que por una década WB no quisiera saber nada que tuviera que ver con este personaje. El mayor problema es el tono caricaturesco (al estilo del Batman de West) combinado con un intento de seriedad (al estilo Batman: La Serie Animada) que terminó por entregar algo absurdamente espantoso. Para acabarla de fregar, fuera de Thurman todo el reparto tenía limitaciones histriónicas bastante marcadas, por lo que el resultado termina siendo aún más ridículo. Si hubiera intentado tomarse menos en serio quizás estaríamos ante algo más icónico o en una variante del cine B de superhéroes, pero por desgracia la pésima ejecución terminó por dar la peor película de Batman en la historia del cine.

 

11 – Batman Forever (Joel Schumacher, 1995)

Adolece de los mismos problemas que Batman y Robin; un guion espantoso que pierde completamente la esencia de lo que había construido Burton, la estética deja de ser más extravagante y comienza a tener un tono más caricaturesco haciendo notar que Tim ya no está en los controles. Lo que la salva es su elenco, que intenta hacer su mejor esfuerzo a pesar de estar bastante limitado por papeles mal escritos (el mejor ejemplo es Tommy Lee Jones). Val Kilmer es un Batman decente más tirando a lo malo, como héroe de acción funciona bien, pero al momento de interpretar la parte humana de Wayne termina por denotar sus limitaciones histriónicas.

Infinitamente superior a Batman y Robin, pero su horrible manufactura terminó por ser parte de los clavos que hicieron que WB congelara al murciélago.

 

10 – Batman vs Superman: Dawn of Justice (Zack Snyder, 2016)

BvS es tan sobresaturada que únicamente hizo evidente que WB quería hacerle competencia a Marvel; no solamente se notó su deseo de que todas las ideas para una JL fueran fabricadas en una sola película, sino que utilizó a un director que le encanta hacer producciones más pesadas que un tracto camión (lo que provocó que se terminaran metiendo ideas que “suenan bien” pero que necesitaban un desarrollo más extenso y que no alcanzaban a cubrir en 3 horas y media). Otro pecado es que es excesivamente pretenciosa; intenta dotar de oscuridad y de madurez a la cinta, pero únicamente de forma muy superficial y banal, intentando aparentar que es más “oscura” que la propuesta del vecino, pero que por desgracia en el interior no está a esa altura, pues los temas, así como sus personajes son presentados y desarrollados de manera torpe y sin sentido.

Lo destacado quizás sea esta versión de Batman “cagado con la vida” y muerto por dentro que le queda a la perfección a un Affleck que es poco expresivo (pero que también le quedaría a la perfección a Clooney, siendo únicamente un caso de papel adecuado para la persona adecuada). Excesivamente inflada y que a largo plazo su única “gasolina” fue intentar llamar al fandom harto de las propuestas de la casa de Miguelito, al aparentemente ofrecer una propuesta más oscura, pero igual de carente de ideas, desarrollo y con menos estructura que las de su competencia.

 

9 – Batman The Movie (Leslie H. Martinson, 1966)

Si es ridícula y caricaturesca, pero la película jamás traiciona su tono (ni el de la legendaria y divertida serie), simplemente son un cúmulo de situaciones desarrolladas de manera absurda pero sencilla y efectiva cuyo objetivo es simplemente entretener. Lo que le añade un plus a esta cinta es el carisma que emanaban sus actores desde Cesar Romero y su tanda de villanos hasta los héroes Adam West y Burt Ward. No es de lejos la mejor cinta, pero si es un precedente que la mayoría de los creadores de este género deben de seguir a veces es hacer “back to basics” que pretender ser inteligente sin trabajar a fondo tu propuesta.

 

8 – Justice League (Zack Snyder Cut, 2021)

Olvidemos la versión de Wheddon y que alguna vez existió. Aunque Snyder corrige ciertos detalles de aquella versión, regala un villano decente, desarrolla mejor a los personajes y sobre todos sus interacciones; sigue pecando de lo mismo, se siente un versión excesiva y saturada y que al final en retrospectiva aporta poco a la visión general que tenemos de los personajes, y que se pierde en un mar de exquisitez técnica y de fuegos artificiales. Se ve bonita, y quizás a favor de los fans después de la versión de Batman Animada es lo mas cercano al traslado del lenguaje del comic al fílmico, pero por desgracia algunas historietas son más que onometopeyas o explosivas y el desarrollo del mensaje principal se siente difuso y poco elaborado, lo que convierte a esta versión en una cinta más de formas que de fondo.

 

7 – Batman: The Dark Knight Rises (Christopher Nolan, 2012)

La trilogía de Nolan cambió completamente la forma de ver el cine de superhéroes y se le reconoce su aportación al “blockbuster”, pero por desgracia la última parte tiene errores bastante groseros de guion (como en el 50% de las películas de Nolan) en cuanto a la lógica interna de la narrativa, un final espantoso y quizás el peor “plot twist” de la historia del cine con una Cotillard desperdiciada. Sin embargo, a pesar de todo Nolan se sale con la suya, con ese buen perfomance técnico que ya le conocemos y con un elenco de lujo que le es de apoyo ante los errores en la trama. Dark Knight Rises se vuelve una cinta decente por su dirección y actuación, pero es la menos sólida de toda la trilogía gracias a su espantoso guion (confirmando que quizás la hizo más por encargo de WB que por gusto)

 

6 – Batman Returns (Tim Burton, 1992)

La secuela está lejos de ser el hito que fue la primera de nuestro querido Tim, esto se debe principalmente a dos factores: el villano de esta no tiene la misma conexión que el Joker de Nicholson, sintiéndose más como una aventura que un hito personal; segundo, el origen de ciertos villanos es ridículo incluso para los niveles de extravagancia de Burton (Catwoman). Sin embargo, la fórmula que plasmó Tim sigue siendo efectiva; una dirección increíble con una estética tan atrapante y creativa que “viene de perlas” con el estilo del murciélago encontrando un balance entre lo oscuro y lo bizarro, una estupenda actuación de Danny DeVito como “El Pingüino” y una Pfeiffer que está en modo “crack”. Por supuesto Keaton sigue ejecutando el papel de Batman de manera espléndida, demostrando porque es uno de los mejores “Batman”.

 

5 – The Lego Batman Movie (Chris McKay, 2017)

Batman Lego no solamente pretendía ser una película entretenida para toda la familia, también increíblemente fue una deconstrucción y exploración de los personajes, de su universo y de su legado, expresada en tono paródico y de farsa, llegando a comparar la relación de Batman-Joker más que la de un héroe- villano, como la de dos enamorados en una relación tóxica, o incluso hizo ver a Batman “más antihéroe” justificándolo a través de una introspección precisa, pero que la comedia permitía burlarse de lo que iba encontrando a su paso. Pero ahí no para la cosa, lo bizarro y paródico de la cinta permitió que la creatividad explotara al máximo cuando se metieron villanos de otras películas y que esto no desencajara en la trama. Y para rematar, Will Arnett es mejor Batman que Clooney y Kilmer juntos.

 

4 – Batman Begins (Chistopher Nolan, 2005)

Cuando Joel destrozó por completo a Batman, parecía que el enmascarado jamás iba regresar a la pantalla grande; pero de la mano de Nolan, uno de los mejores directores contemporáneos, decidió aprovechar toda la variedad de su universo para construir un thriller de superhéroes que rompió varios paradigmas del subgénero, planteando trasfondos a héroes y villanos, e incluso utilizando los contextos caóticos de Gotham para plantear dilemas morales alrededor de la justicia. Todo esto le funcionó ya que se vio acompañado de una excelente manufactura técnica, destacando una fotografía con un estilo balanceado entre las paletas oscuras, la acción y la perspectiva personal de nuestro héroe, que se alejó de esa estética absurda de Burton para intentar darle un toque más al estilo del cine de espías con un poco de realismo.

Y por supuesto un elenco de lujo con un excelente actor como Bale, que volvió a darle el respeto al personaje que había alcanzado con Keaton y que entre Kilmer y Clooney degradaron. Si bien tiene detalles en el guion (propio del estilo de Nolan, pero para esta época solo eran pequeñas grietas), es una película sólida que sirvió para construir algo más grande.

 

3 – Joker (Todd Phillips, 2019)

Aunque parece un fusil de toda la filmografía y el estilo de Scorsese, una vez más estamos ante una premisa que hemos repetido “n” cantidad de veces: el cine de superhéroes es un género bastardo que necesita de otras corrientes para sobrevivir. Joker desde su manufactura lo entiende eso a la perfección, por lo que en una especie de homenaje al cine clásico de los años 20, principalmente a “The Man Who Laughs”, con claras referencias al cine de Martin y el estilo neo-noir. La actuación de Joaquín Phoenix sostiene la cinta y por supuesto es un claro mensaje acerca de la dificultad que tiene los personajes con algún problema mental para encajar en el colectivo, así como lo peligroso que puede ser tener una sociedad enojada que acabara eligiendo “símbolos incorrectos” ante la falta de respuestas.

Su mayor defecto quizás sea un guion ambiguo que para mucho será una tomadura de pelo y para otros será sublime el haber dejado abiertos ciertas tramas. Sea como sea, si todos los blockbusteres intentaran hacer un poco más de la media como Joker, quizás tendríamos productos de más calidad (y eso sería una buena manera de educar a las nuevas generaciones sobre quien es Martin Scorsese).

 

2 – Batman (Tim Burton, 1989)

¿Cuál fue el aporte de Burton a la mitología del murciélago? Primero, sacó a la franquicia de la estética caricaturesca de “West” y le imprimió un estilo que balanceaba la naturaleza oscura del personaje entre lo bizarro y lo absurdo. Segundo, si bien no planteó los dilemas morales y filosóficos de Nolan, sí estableció la relación entre el héroe y el villano, así como el desarrollo de sus personajes (incluso en Batman fue un poco más allá porque estableció una conexión personal entre los dos lo cual añadía más picante al conflicto). Podría ser algo menor para los tiempos nolisticos, pero fue algo básico para sacar del letargo al género y de que simplemente fuera algo mas que “onomatopeyas o tipos en traje bailando”, sin descuidar esta estética o estilo absurdo que podrían llegar a tener los personajes.

Fue el balance entre un guion bien elaborado, sin dejar a lado lo extravagante. Con un elenco de lujo acompañado por el que yo considero el mejor Batman de la historia, y por el que yo considero al tercer mejor Joker de la historia, Burton nos entrega una de las películas de superhéroes más completas y que redefinió por completo la visión de este subgénero.

 

1- The Dark Knight (Christopher Nolan, 2008)

Si bien Batman Begins ya había establecido los cimientos de algo completamente diferente, The Dark Knight vino a terminar la obra, ya no solamente fue el desarrollar las características de los personajes, sino era extraer los conceptos morales de la lucha entre el bien y mal, y las implicaciones políticas y sociales que tendría en una sociedad tan caótica y corrompida dentro de los mismos. Y por supuesto exploraba la importancia de los símbolos más allá de la mera condición humana, rompiendo los maniqueísmos que nos tenía tan acostumbrados el poco cine de este subgénero que se realizaba. Su plus también a nivel todo visual y de ejecución, fue combinar todo esto con un aderezo en estilo con el genero del thriller, lo cual ayudó a que la trama pudiera caminar con mayor facilidad.

Añadiéndole una exquisita de dirección casi pulcra de Nolan, unas actuaciones de lujo destacando a Heath Ledger como el mejor Joker de la historia, The Dark Knight dio como resultado no solamente la mejor película de Batman en la historia, sino una de las mejores películas del cine de superhéroes y que a la fecha pocas han podido igualar.

 

Bonus: Batman Animated Serie (Bruce Timm, Paul Dini, Mitch Brian 1992)

Si bien en el  cine Nolan fue el primero en darle ese tono de conflicto moral y filosófico, y Snyder acercó más la experiencia al comic, en la televisión Batman: La Serie Animada se les adelantó mucho. Tomando un poco de base el trabajo de Burton, la serie creada por Timm y Eric Radomski encontró el balance entre el desarrollo de tramas que iban de buenas a decentes, y un lenguaje visual que evoca la experiencia del comic, como si hubiera mezclado lo mejor de Burton, Nolan y Snyder. Dotó de un trasfondo a cada villano y al mismo protagonista, y su calidad de episódica le permitió jugar en escenario atípicos como: ¿Qué pasaría si la identidad de Batman se conociera? ¿Quién es el villano más peligroso de este universo? ¿Qué pasaría si Bruce Wayne no fuera Batman?, ¿Qué pasaría si Batman muriera? Planteando y hondando aún más en el impacto que cada uno de los personajes (especialmente el protagonista) tenía sobre otros y cuestiones filosóficas sobre la lucha del bien y mal.

Obviamente había episodios que iban en un tono más de aventura o del “antagonista de la semana”, otros donde se planteaba una situación absurdos que iban más hacia la comedia, sin embargo el tono balanceado permitía moverse entre estos escenarios sin sentirse fuera de contexto. La serie alcanzó tan alto ese estatus de habilidad en escritura que se dio lujo de introducir a un personaje a la mitología de este universo: “Harley Quinn”.

Por todos sus aciertos, no solo es un hito dentro de su subgénero, sino también una de las mejores series animadas de todos los tiempos y quizás el producto más completo en la cultura pop (del cine y la televisión) que bebe de un comic, un logro que desde los 90’s ni Disney con sus mil películas de Avengers, ni el mismo DC con sus miles de reboots del personaje le han podido quitar.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Cine Actuario   @maxpower_ar?s=09   facebook.com/dvclocblog

Actuario/Economista, Amante del Cine, Devoto de Dios, Intuitivo, Curioso, Rockero de corazón, Fanático de los Libros y del deporte de las tacleadas, quesero, colchonero, diablo rojo. "Las estadísticas son la forma en que las matemáticas cuentan las historias" "El arte es una ciencia y el trabajo del critico al igual que el del investigador es exponer sus axiomas y teoremas al mundo" "Estar de acuerdo, en no estar en desacuerdo es saludable"


5 Comments

  • Tal vez el problema con tus percepciones en el top, es que consideras a este cine como un género o subgénero cuando más bien es una “ambientación”. Un conflicto muy similar al que se tiene (o tenía?) con el film noir. Es por eso que necesita de géneros como base para cada película individual: ya sea el thriller, la parodia, fantástico, drama, sci-fi, tragicomedia, etc. Porque si fuera un subgénero…de qué género sería? De acción? No todas las películas de superhéroes tienen acción, de ciencia ficción? fantasía? Ahí está el “detalle”.

    Pd. No sé si Joker realmente tenía cabida en este top, porque la presencia explícita de Batman es nula en la película. Pero bueno, de todos modos es un buen top

    Reply
    • Creo que el cine de «superhéroes» entra perfectamente como un subgénero precisamente por eso que mencionas, parte desde su base de uno o más géneros como la fantasía, ciencia ficción, incluso thrillers policiacos, comedia, Western o hasta el noir… por eso es un subgénero, por qué dependiendo de su estructura narrativa se desprende de uno u otros más puros.
      Y curioso que menciones a la «Acción» como un género, cuando de todos es el que más embona en tu concepto de «Ambientación» ya que más que un género, se siente como un recurso narrativo. La mayoría de películas emblemas del «mal» llamado género de acción vienen de lo policiaco, fantasioso; de la ciencia ficción, bélico, cómico y Western. Terminator, Matrix, Depredador, el último gran héroe, heat, y un largo etc.
      En fin, es un lindo tema que tendríamos que ampliar mucho más digno de debate. Saludos.

      Reply
  • Increible que pongas todas las peliculas y dejes en bonus a Batman: TAS siendo que Mask of the Phantasm si llego al cine, y, mejor aun, es la mejor pelicula de Batman de los 90s (hasta podriamos decir mejor que Batman 89 y le da sus izquierdazos a The Dark Knight)

    Reply
    • Tienes razón en que Mask of the Phantasm merecía estar en el top principal, fuera de un simple bonus. Pero creo que exageras un poco; es un producto de calidad, sin duda alguna, pero no es tan magna y redonda como a veces se le recuerda. Es muy estimada porque en su día nadie le hizo caso y fue menospreciada injustamente, pero no es para tanto

      Reply
  • Y como muchos antes de ti, dejas fuera La Máscara del Fantasma, la mejor película de Batman.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*