La Elegancia Australiana hecha Actriz: Cate Blanchett, Una Belleza Atemporal.

Reina, elfa, socialité venida a menos, Bob Dylan, hija resentida de Odín, vikinga; la australiana estrenó hace unas semanas ¿Dónde estás Bernadette? comedia dramática dirigida por Richard Linklater y basada en la novela homónima de Maria Semple, la cual no tuvo la acogida esperada ni por público ni por crítica, ya que luce “despersonalizada”, a diferencia de trabajos anteriores del director estadounidense, pero que se sostiene en gran parte por el excelente trabajo de Blanchett. Por esto traemos ahora un breve repaso de las mejores interpretaciones de la actriz a lo largo de más de 25 años de carrera, sin ningún orden en particular.

Carol (Todd Haynes, 2015)

Basada en una novela de Patricia Highsmith, autora también de El talentoso Mr Ripley, y en cuya adaptación cinematográfica (Anthony Minghella, 1999) también participa Cate; este drama narra la historia de amor prohibido entre dos mujeres en la sociedad estadounidense de mediados de los 50’s, y significó uno de los papeles más aclamados de Blanchett en los últimos años. La clase de historia que bien podría hundirse en el melodrama monótono y aburrido, pero que guiada por una dirección sobria y muy buenas actuaciones, logra confirmar por qué la prosa de Highsmith es fácil de llevar a la narrativa cinematográfica.

Lord of the rings. Two towers (Peter Jackson, 2002)

El Retorno del Rey (Peter Jackson, 2003) finalmente fue la que se coronó con todos los premios y elogios cerrando perfectamente la trilogía de Peter Jackson, pero esto es en gran medida a que Las dos torres es la mejor lograda de estas adaptaciones de Tolkien; esto debido a que logra un muy buen balance entre el drama emocional, acción y fantasía. Aquí la actriz tiene una breve participación y es fácil perderla entre todos los personajes, pero su elfa Galadriel es sin dudarlo uno de sus papeles más representativos. Una actuación perfectamente contenida entre paciencia, fuerza y sabiduría, que pocos y solo alguien con su calidad histriónica podría llenar de vida.

El aviador (Martin Scorsese, 2004)

La segunda colaboración entre Leonardo DiCaprio y Martin Scorsese logró que llevaran a la pantalla grande la biografía del excéntrico millonario Howard Hughes. Con una ambientación perfecta y una producción por demás ambiciosa, la película se llevó muchos premios en la temporada de aquel año, además que recibió buenas críticas en general, y si bien no desmerece en lo absoluto la interpretación de DiCaprio como el también director de cine, es Cate quien con su interpretación de Katherine Hepburn logra acaparar los reflectores, llevándola a ganar incluso el Oscar como mejor secundaria.

Blue Jasmine (Woody Allen, 2013)

Esta cinta es uno de los trabajos más recientes del director neoyorkino que ha recibido algunas de las mejores críticas en su carrera (aunque después de todos los escándalos alrededor de él quizá fue una de las últimas), pero buena parte de los elogios fueron para la actuación de Blanchett. Con todas las características particulares del cine de Allen presentes, y a pesar de ser una historia de socialités snob e intelectuales, no es tediosa y Cate marca siempre la pauta en el ritmo de la historia. Jasmin le valió su segundo Oscar, entre otros premios. Para mi, solo por el monólogo final de una completamente perdida Jasmin, sentada en la banca de un parque, bien le merecían cada uno de los premios que ganó.

Elizabeth (Shekhar Kapur, 1998)

Quizá fue este papel el que la puso en el radar de Hollywood y es que no fue para menos, ya que logra plasmar en su Elizabeth una evolución en la personalidad de la reina inglesa perfectamente creíble y sutil. Quizá el drama histórico del director indio cae en varios lugares comunes de las películas biográficas, pero la interpretación de Blanchett ayuda bastante a elevar la película a un relato convincente y atrapante.

El curioso caso de Benjamin Button (David Fincher, 2008)

Si algo ayuda a sobrellevar este largo pero original relato de la excéntrica historia de Benjamin Button, un niño con una extraña condición genética que lo hace cada vez más joven con el paso de los años a diferencia del resto de los humanos; son las buenas interpretaciones de sus protagonistas, además de la excelente química que tienen Blanchett y Brad Pitt. Aquí nuestra actriz aparece como Daisy, el eterno amor de Button desde que era un (peculiar) niño. El logro de Cate con este personaje, es que a pesar de no contar con las caracterizaciones físicas tan marcadas como su contraparte masculino, convence perfectamente como la Daisy engreída y frívola de joven, hasta su evolución como una adulta ecuánime y plena. No es la mejor cinta de Fincher, pero gracias en parte a sus protagonistas fue un éxito en aquel año.

Thor Ragnarok (Taika Waititi, 2017)

Además de haber trabajado con algunos de los directores más aclamados de los últimos años, se ha dado el lujo de participar en franquicias como Indiana Jones, Como entrenar a tu dragón y en el MCU, interpretando en este último a uno de los mejores villanos que han aparecido en las cintas de superhéroes, Hela, la hija despiadada y todopoderosa de Odin, que ha vuelto con toda la intención de robar el trono que pertenece a su hermano Thor. Con una buena dirección, nuevos y excelentes personajes y un giro completamente diferente a lo que habíamos visto en cintas anteriores del dios del trueno, esta cinta logró salvar la franquicia, y bueno Cate como Hela, se apodera de la pantalla en cada una de sus escenas.

Pocas actrices como la australiana, posee esa clase, elegancia y belleza clásica; además que nos ha demostrado que posee también un rango increíblemente diverso y es sin duda ya una de las mejores actrices de su generación. Dándose el lujo de trabajar con directores como Iñarritú, Scorsese, Spielberg, Allen, Fincher, Scott, entre otros; su desempeño en la pantalla siempre será un elemento destacable en cualquier proyecto que participe.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Clementine   @@lupistruphis  

Escéptica ante todo, pero con una gran curiosidad. Amante del café y del aroma a libros viejos. Nostálgica e idealista sin remedio. Alguna vez de niña me llevaron al cine, y siempre vuelvo a él porque siempre me salva.


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*