Las 10 Mejores Películas de Brendan Gleeson

Actor irlandés de alta calidad, antes de iniciar su carrera en el cine Brendan era un maestro de secundaria que comenzó a interesarse en el drama poco después de concluir sus estudios universitarios.

El primer papel de su carrera ya sería a una edad no común de 34 años, sin embargo su suerte y éxito fueron marcados gracias a la colaboración en películas y al mando de directores famosos y muy experimentados que hicieron crecer su figura  hasta convertirlo en uno de los mejores actores de reparto de su generación. Como irlandés como olla de oro, Gleeson se abriría paso de su natal Irlanda hasta los Estados Unidos con mucha naturalidad, en donde desde mediados de los 90 se convertiría en un rostro muy recurrente bajo las direcciones de Gibson, Scorsese, Spielberg, Boyle, Boorman y Petersen.

Con el paso del tiempo afianzaría su talento gracias a un par de series y papeles protagónicos que le han servido para salir de esa etiqueta de secundario, denotando sus tablas dramáticas en varios thrillers.

Padre de una dinastía nueva de actores (nunca tan talentosos como él), celebremos los 68 años de Brendan Gleeson con sus 10 Mejores Películas

 

10 – The Tragedy of Macbeth (Joel Coen, 2021)

POR EL FETT

Aunque Coen apostó más por lo elementos que influyen en Macbeth que por desarrollar al personaje en sí, la apuesta estética fiel al expresionismo alemán hacen de esta versión una delicia visual, incrustando momentos de rotunda imaginería y terror gracia a la mejor bruja(s) fílmica del este relato hasta el momento (adaptación tétrica). Otra de sus ventajas es su literal esposa, una McDormand que brilla como Lady Macbeth y que a pesar de sufrir también un desarrollo fugaz y acelerado, se sostiene gracias a su nivel actoral. Hay muy películas que uno deseará duraran más, y esta es una de ellas, ya que el cast se encuentra tan fielmente adeptos a los diálogos de Shakespeare, que tienen el poder de transportarnos a la ficción histórica del autor.

 

9 – Harry Potter saga (2005, 2007, 2010)

POR EL FETT

Gleeson participaría en tres de los ocho capítulos de la saga fantástica como el Profesor Alastor ‘Mad-Eye’ Moody, personaje que sería una extensión de su arquetipo antagónico (en una primera instancia) y/o de su carisma, pero adaptado al universo mágico. Así como todos los actores en turno en algún u otro momento, Gleeson se vería beneficiado por la pluma de Rowling más que por la dirección o narrativa, tocándole la mala suerte (o buena, de cierto modo) de cargarse todo el interés al hombro en una de las peores adaptaciones de la saga. Irónicamente, al ser lo mejor de “El Cáliz de Fuego”, su personaje sería desdibujado de la serie, apareciendo muy fugazmente hasta el momento de su “muerte”. Buen personaje.

 

8 – Paddington 2 (Paul King, 2017)

POR EL CINE ACTUARIO

Un oso peruano y de modales finos, que tras un derrumbe en su hábitat de origen decide embarcarse como polizón a Reino Unido donde intentará adaptarse a las complicaciones de este país y su cultura. Paddington pronto se dará cuenta de que el sueño ¿Británico? no es como se lo prometieron. Un personaje icónico al nivel Winnie Pooh, tan educado y carismático que es el único personaje animado a quien la ex-reina Isabel II recibió un su palacio. Todo un gentleman, sus dos películas ya son consideradas de culto. Sobre todo la segunda, que es en donde Gleeson aparece con un personaje rudamente cautivador, ejemplo de su versatilidad y buena faceta cómica

 

7 – 28 Days Later (Danny Boyle, 2002)

POR EL FETT

El zombi por lo general pertenece al rubro fantástico, pero Garland decidió en el nuevo milenio dotar a dicho misticismo de un origen basado en avances científicos que a la postre desembocaría en un apocalipsis de exposición escabrosa, hábilmente dirigido por Boyle. Una comunión solvente que haría honor al serie b que dio origen al zombi, tanto guionista como director deciden jugar con ciertos elementos que trastocarían lo cliché para revitalizar la fórmula dando relevancia dramática a sus protagonistas, los cuales hasta la fecha siguen siendo copiados por demás productos (véase TWD). De lapsos tan conmovedores y empáticos como siniestros, dicha calidad dramática daría lugar al personaje de Gleeson, un trágico padre que al hacer un “Will Smith”, quedará infectado.

 

6 – Braveheart (Mel Gibson, 1994)

POR EL FETT

La película que lo catapultaría a formar parte de gran parte de la nómina actoral noventera de Hollywood, Gleeson aquí interpreta a la mano derecha, ruda y guerrera de William Wallace, un personaje al cual el guion dota de un sutil pero eficaz trasfondo para llevarlo de cualquier patiño a un personaje conmovedor y muy “badass”. Una épica que a pesar de tomarse varias libertades históricas, alcanza picos de excelencia dramática, romántica, actoral y visual gracias al obsesivo y técnicamente brillante trabajo de Gibson. Si bien el relato usa el viejo truco del sacrifico emocional, son los bien estructurados personajes los  que brindan la base “sentimental” necesaria para que el espectador comparta la travesía y el dolor.

 

5 – Gangs of New York (Martin Scorsese, 2002)

POR EL FETT

Una cinta propositivamente pintoresca y un poco exagerada que ha crecido con el tiempo, y que más allá de recrear el origen americano de la mafia, representa una de las narrativas más complejas y peculiares en torno al tema paternalista, sustentada en una de las más grandes actuaciones (al menos patriarcales) de todos los tiempos a manos del ya retirado Daniel Day-Lewis. Oscura y ambiciosa, el violento entorno planteado por el director le permite desarrollar de forma fastuosa las emociones de sus protagonistas, entre ellos un muy carismático antihéroe de Brendan Gleeson que ofrece momentos histriónicos formidables, robándole incluso pantalla por momentos al excelso carnicero de Lewis.

 

4 – Calvary (John Michael McDonagh, 2014)

POR EL FETT

Aunque debutó en la excelente The Field de Jim Sheridan con un pequeño papel, tendrían que pasar casi 15 años para que Gleeson retornara a su patria como el héroe actoral que era y así hacerse de una de sus mejores actuaciones y mejores (aunque pocos) protagónicos. Un excelente thriller reciente e injustamente olvidado, Gleeson da vida a un cura que, preocupado de los litigios que afrontan sus feligreses, un día es amenazado de muerte y de manera anónima en el confesionario, desatando así un relato de suspenso apremiante que se vale de la sátira social y un finísimo humor negro para que el actor de un “tour de forcé” brillante en este tenso sube y baja clerical y de tonos mafiosos.

 

3 – The General (John Boorman, 1998)

POR EL FETT

Ganadora de la mejor dirección en Cannes, si bien Braveheart le otorgó la fama, fue este biopic – thriller mafioso el que proveyó a Gleeson del respeto de la industria. Muy divertida, intensa y de un excelente ritmo, Boorman construye un entorno ideal para que lo real se transforme en algo sumamente natural, creando una empatía y conexión inmediatas con el capo, Martin Cahill, irlandés que durante dos décadas se posicionó como la figura mafiosa más famosa y peligrosa, con nexos policiales y terroristas dentro del IRA. La personalización de este “antihéroe” lograda por Gleeson crea una extensión de solidaridad hacía con la audiencia y la condición de su personaje, que dan como resultados uno de las entretenidas biopics sobre la mafia

 

2 – The Banshees of Inisherin (Martin McDonagh)

POR EL FETT

Una analogía de la Guerra civil irlandesa, que traspasa su metafórica limítrofe geográfica para expresar una historia universal, tan humana como cruda, sobre la intolerancia, hipocresía y la violencia social. Uno de los mejores guiones de los últimos años, sus situaciones podrían parecer demenciales, pero son todo lo contrario, un reflejo de la absurda hostilidad humana en la pérdida de sus valores, ideologías y empatía hacía el prójimo. El folclor que agrega McDonagh es un elemento que cohesiona a sus cinco fichas protagonizas, cada un símbolo de un estrato social afectado en este caso por el conflicto civil de Irlanda, naciente en 1920, época en la que también se basa su narrativa. Gleeson simboliza uno de los bandos en conflicto principales, con singular maestría

 

1 – In Bruges (Martin McDonagh, 2008)

POR EL FETT

Navidad en Brujas, dos gánsteres escondidos, un jefe del hampa cruento pero con mucho espíritu humanitario y una película de tintes cómicos – dramáticos maravillosos. Quizá sea su gran nivel actoral sostenido por Gleeson – Farrell – Fiennes , o tal vez su fuerte humor negro adornado con sutiles críticas religiosas, sociales e incluso hacia la producción fílmica; o simplemente uno de los guiones más frescos del género en años convertido en un entrañable y redentor relato mafioso ¡Lo que sea! La imagen de Gleeson aventándose (y sacrificándose) desde lo alto de la Torre de Belfort es una estampa fílmica hermosa, la cual corona un papel entrañable y que resume a la perfección su facilidad y versatilidad como actor dramático y de la comedia negra

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*