Las 10 Mejores Películas de Harrison Ford

Hablar de Harrison Ford es hablar de sagas que definieron la historia del cine de fantasía, aventuras y espionaje durante desde la década de los 70 hasta los 90 ¡Aún más! Es hablar de un icono en estado puro de la cultura pop, responsable de algunos de los personajes más simbólicos dentro de estos y demás géneros. Hablar de Ford pues, es sin duda hablar de la misma historia del cine, la cultura y el entretenimiento, ostentado hasta el día de hoy el lugar número uno del actor “con mayores ingresos de taquilla”, al sumar sus películas casi seis mil millones de dólares de recaudación, lo cual también responde a la increíble influencia como símbolo heroico para varias generaciones  en al menos tres de estas últimas cinco décadas.

El carpintero convertido en piloto, arqueólogo, presidente, fugitivo, detective y en uno de los ambientalistas más relevantes (en contra de la deforestación) en la actualidad, nació un día como hoy de 1942 en Chicago. Alumno mediocre, sus capacidades como relacionista (su padre era publicista) se enfocaron más en formar los grupos de radio, arte y danza de sus escuelas, siendo desde chico un indudable líder.

Sus malas calificaciones y repetidas ausencias lo llevan a querer estudiar artes, encontrando su vocación, una muy accidentada, pues no consigue diplomarse tampoco en esta área y su estilo de vida lo lleva incluso a casi matarse en un accidente de auto que le deja una cicatriz en la barbilla de por vida.

Consigue algunos papeles en la televisión tras muchos castings y firma un pequeño contrato con Columbia, pero su arrogancia y constantes quejas de los guiones y pobres papeles sin crédito que le dan, llevan a la productora a despedir a aquel joven problemático alegando que tiene “poco talento y carisma”. Ford se rinde mientras se hace pasar por demente para evitar su citación a la Guerra de Vietnam y se hace carpintero, aceptando lo que le llega como actor terciario o hasta extra.

Uno de sus primeros trabajos con la madera lo lleva a un estudio del compositor Sergio Mendes, donde comienza a codearse con algunos productores y cazadores de talento, uno de ellos Fred Ross, el cual le presentará a su futuro padrino: George Lucas. Su arrogancia no lo abandona e incluso en su primer papel con Lucas en American Graffiti y debido a que no quiere cortarse el cabello, hace una sugerencia a su director de dejarlo portar un sombrero, a lo cual Lucas acepta… el resto es historia, historia fílmica.

De Lucas a Coppola y después a Speilberg, el club directivo generacional de aquella época echaría mano de su gran carisma y talento para la aventura y la acción. Pronto será otro pilar histriónico para directores como Noyce, Scott, Weir o Petersen, forjando así un clímax actoral que se extendería al menos dos décadas (80’s y 90’s). Celebremos sus 78 años con sus 10 Mejores Películas, personajes y/o sagas.

 

Bonus. Jack Ryan (Patriot Games y Clear and Present Danger, Philip Noyce, 1992 y 1994)

Aunque de los 5 que han interpretado al personaje creado por Clancy, Baldwin es el mejor librado gracias a un mejor guion y dirección en The Hunt for Red October, fue Ford el que con un par de ocasiones se ha hecho de “Ryan” en mayores ocasiones (fílmicas), proveyendo al personaje de un trasfondo y seriedad más complejas, sobre todo en la segunda intervención,  sin duda una de las más entretenidas cintas de espionaje patriotero y de relleno noventero que cuenta con un magnetismo muy particular de parte de Ford, del vilano y de un ritmo particularmente muy bien ejecutado por parte de Noyce, siendo esta sin duda la del mejor resultado en la suma de todos los clímax de acción de Ford en la mencionada década.

 

10 – What Lies Beneath (Robert Zemeckis, 2000)

Film poco infravalorado y que denota el por qué el envejecimiento de Zemeckis llegó a mejor puerto que el de Spielberg. Mezcla de suspenso, terror y thriller, Ford re interpreta la antítesis de uno de sus personajes mejor valorados de los 90 en un rol secundario que denota cierto morbo y misterio gracias al buen ritmo y una potente Pfeiffer, con la cual crea una toxicidad bastante creíble que como ya saben, desembocará en un clímax oscuro, erótico y repleto de tensión. Uno de sus últimos roles recordables, después de aquí su “re interpretación” llegaría a cierto hartazgo, incluso dedicándose a repetir sus icónicos personajes en una carrera que  no necesita ser muy constante debido a los millones recaudados en previas décadas

 

9, 8 y 7 – Han Solo (Star Wars, The Empire Strikes Back y The Return of the Jedi, George Lucas, Irvine Kershner y Richard Marquand, 1977, 1980, 1983)

A nivel histórico el capítulo “5” sería el primer lugar del top, pero en cuanto a interpretación, el carismático y legendario Solo significa un soberbio ensayo de estilo para forjar su inmediata figura mediática complementada en la misma época con cierto arqueólogo. Así como creador, dirección y propio cast alcanzan el clímax en “El Imperio Contraataca”, el propio Ford hace lo suyo incluso con desplantes de cambios de guion, sugerencias al director de eliminar heroicamente a su personaje y por supuesto, creando algunas de las secuencias, diálogos y momentos románticos – cómicos más icónicos del género, denotando lo que ciertamente también es una imprescindible química con Carrie, Hamill y Chewbacca

 

6 – Witness (Peter Weir, 1985)

Su única nominación al Oscar y sin duda su participación dramática más elogiada por la crítica se dio gracias a su colaboración con Weir, cineasta que supo explotar su talento interpretativo en 1985 y 1986, al filmar tanto esta como “La Costa de los Mosquitos” (que también le daría nominación al Globo). La elegancia de Witness radica en que Weir toma como excusa el thriller para encausar un romance social de tono semi documental hacía la mitad de su metraje, permitiendo a Ford encausar su papel más natural al brincar entre dos tonos que con su experiencia en la aventura romántica y la acción, se desenvuelve con la misma soltura y espontaneidad que el cineasta propone.

 

5 – Blade Runner (Ridley Scott, 1982)

Aunque el berrinche del propio Ford hizo que en una primera versión Deckard contara con una voz off, irónicamente el “Director’s Cut” de Scott donde se remueve dicha narración proveyó al detective Deckard de una psicología tan oscura como compleja, condimentada con ese mito y giro de tuerca que a la postre se convertiría en una realidad. Un clásico que funciona tanto en el noir como en la ciencia ficción, aquel frío detective sería desprovisto de un trasfondo que gracias al desarrollo de su personaje (que por momentos se siente como lo que es: secundario) y a la sobria actuación de Ford, lograría encausar uno de los más oscuros antiheróes del cine negro, versión cyberpunk del propio arquetipo de Bogart

 

4 – The Fugitive (Andrew Davis, 1993)

Por encima incluso de Witness, a mi parecer este entretenidísimo y soberbio thriller de acción encausó en su momento las mejores virtudes interpretativas de Ford al equilibrar sus dos facteas: la del hombre de acción y el ente romántico – dramático, comulgados en este cirujano que las hará de injustamente acusado, fugitivo y espía, para dar con los verdaderos culpables de la murte de su esposa, en una trama que implica en un segundo plano un interesantísimo thriller corporativo en lo que respecta al mundo farmacéutico. Quizá un poco opacado por el Oscar del otro “rudo” Tommy Lee Jones, sin duda Ford se merecía al menos nominación por su trepidante y bien dramatizado Doctor

 

3, 2 y 1 – Doctor Henry Jones Junior “Indiana Jones” (Raiders of the Lost Ark, Temple of the Doom, The Last Crusade, Steven Spielberg, 1981, 1984, 1989)

La idealización de todo cinéfilo en torno a Ford es sin duda la del arqueólogo fílmico por antonomasia, Indiana Jones, un personaje que básicamente es sinónimo de aquello que refirieron que Harrison no poseía al principio de su carrera: “carisma”. Las mejores cualidades en cuanto a la acción, la aventura, la comedia y el romance, Indy es el estuche de monerías que convirtió al carpintero en una leyenda, confirmando que lo de Star Wars no había sido solo suerte y planteando una carrera tan mediáticamente poderosa e influyente que le permitirían al actor escoger sus proyectos a su tiempo y a como se le diera su gana. La trilogía original es una exquisitez y quizá el clímax del género de aventuras.

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*