Las 5 Mejores actuaciones de Martin Landau, el maestro del disfraz

El día de ayer fue un día de luto para el cine, pues además de la partida de George A. Romero, por la noche nos enterábamos que el maestro de la actuación Martin Landau también nos dejaba a los 89 años, víctima de complicaciones inesperadas por las cuales fue ingresado de inmediato al hospital.

Nacido en Nueva York el 20 de junio de 1928, Landau  dejó un currículo de 177 créditos actorales entre el cine y la televisión, siendo premiado por su trabajo por un Oscar, 3 Globos de Oro y el reconocimiento a su carrera por el Festival de Berlín. Conocido por ser un actor de método, Landau ingresó a la escuela de actuación tras un paso artístico como dibujante y caricaturista. En la conocida Actors Studio formó gran amistad con Steve McQueen, Marilyn Monroe y James Dean, convirtiéndose a la postre en maestro de dicha institución y teniendo a su cargo alumnos como Jack Nicholson o Anjelica Huston.

Reconocido mayormente por ser un rostro televisivo, Landau comenzaría su carrera a principios de los 50’s con apariciones fugaces en series como Maverick y Lawman, hasta que en 1959 recibiera su primera oportunidad en la pantalla grande de la mano de Alfred Hitchock y una de sus mejores películas: North by Northwest. Ahora con mayor renombre, volvería a someterse por un largo periodo a la televisión con roles en series como Bonanza, Alfred Hitchcock’s Presents, The Twilight Zone, The Man from U.N.C.L.E., Get Smart y por supuesto Mission Impossible de 1966 a 1969. Durante este período alternó en varios papeles en el cine, sin embargo fue hasta mediados de los 80’s y hasta comienzos del nuevo milenio donde su participación se hizo más notoria de la mano de directores como Burton, Allen, Ford Coppola y Darabont, demostrando su gran talento y solvencia y haciéndose de varias nominaciones y premios para una carrera que hasta cierto punto había estado desperdiciada en los confines de la pantalla chica.

Dotado de una poderosa voz y de una presencia física avasallante, así como en su papel en Mission Impossible, Landau reafirmaría su posición como el maestro del disfraz al encausar roles entrañables y de gran versatilidad, mismas que en su clímax le entregarían el Oscar por una de las mejores actuaciones de reparto de la historia.

Es justo recordar a este maestro de la actuación con sus 5 mejores papeles. Que descanse en paz

 

  1. Mission: Impossible (1966 – 1969)

Landau interpretó a Rollin Hand en más de 70 episodios de la legendaria serie de espionaje, siendo nominado en tres ocasiones al premio Emmy como mejor actor principal en una serie dramática. En 1968 ganó un Globo de Oro como Mejor Estrella masculina de TV. Curiosamente, Landau fue la primera opción para interpretar a otro personaje icónico de la pantalla chica, nada más y nada menos que al Sr. Spock de Viaje a las estrellas (Star Trek), sin embargo, el actor declinó la oferta prefiriendo enlistarse en el equipo IMF (Impossible Missions Force). En cada episodio, Rollin Hand hacía gala de sus habilidades como maestro del disfraz, experto en máscaras de látex e imitador de voces. Se dice que Bruce Geller, creador de la serie, escribió el personaje especialmente para él. En la serie, Landau compartió créditos con Barbara Bain su pareja sentimental en la vida real. La ironía se complementaría cuando Leonard Nimoy (Spock), lo reemplazaría en la serie cuando él y su esposa renunciaran hacia la tercera temporada por conflictos con el salario.

(Gracias a Flaco Cachubi por esta reseña de la serie)

 

 

  1. North by Northwest (1959)

Su carrera en el cine empezaría de la mano de un villano, el compinche Leonard en este fulminante thriller humorístico del Hitchcock en su nivel sarcástico más alto. Pese a tener pocos diálogos como el brazo ejecutor del principal antagónico, la estatura y presencia física de Landau sin duda resaltaron y llamaron la atención del maestro del suspenso, con el cual trabajaría posteriormente en el plano televisivo. En un relato donde nada es lo que parece, también el guion tendría algo reservado para su personaje al final, lo que le otorga previo a aquella maravillosa y tensa persecución final ene Monte Rushmore, cierta complejidad a su personaje. Como dato curioso, en un día de rodaje Hitchcock llamó a Grant, a Mason y a Marie Saint para hablar con ellos, y Landau, sintiéndose desplazado, confrontó al director preguntándole porque no había sido requerido en la charla, a lo que Hitchcock respondió que él solo hablaba con los actores que habían hecho algo mal.

 

 

  1. Tucker: The Man and his dream (1988)

Su primera nominación al Oscar y primer Globo de Oro vendría a confirmar su excelencia como apoyo histriónico, un actor de reparto sublime el cual también daría esa sensación de desperdicio a través de todos los años ¿Cómo puede ser que a un histrión de esta talla se le haya aprovechado tan poco? Pues bien, afortunadamente para Francis Ford Coppola y su mediocre biopic sobre el desarrollador y diseñador automotriz Preston Tucker, Landau terminó no solo por ser el mejor elemento narrativo del film, sino que también ayudó a que Jeff Bridges brillara en uno de sus primeros papeles dramáticos con verdadera relevancia de su carrera.

 

 

  1. Crimes and Misdemeanors (1989)

Una de las mejores pero más infravaloradas películas de Allen, es también una especie de precedente para un muy parecido argumento llamado Match Point. Llena de suspenso y de humor, el estilo narrativo de un Allen en su máxima expresión deja que Landau se lleve su segunda nominación al Oscar al dotarlo de la parte reflexiva, espiritual, de doble moral y hasta surrealista del relato, en la que un respetado oftalmólogo se debate entre dejar y/o asesinar a su amante debido a las amenazas de esta por destruir su vida familiar. Sobra decir que Landau se traga al estereotipo “Allen” sin ningún esfuerzo aparente, en una actividad camaleónica de desbordante talento que casi hace olvidar los pechos mojados de Scarlett Johansson y la futura “actualización” de dicha trama… casi.

 

  1. Ed Wood (1994)

Indiscutiblemente la mejor película de Burton en mucha parte gracias a la inolvidable representación de un decrépito, cautivador y drogadicto Bela Lugosi de la mano del maestro del disfraz y de la actuación Martin Landau. Es inevitable dentro del tono sombrío de esta tragicomedia no sentir un honesto cariño por el Bela de Landau, al grado de convertirnos en participes activos y de nuevo fanáticos de aquella sombra deshonrosa de la que alguna vez fue la figura más reverenciada por el cine de monstruos, el formato b y por supuesto nuestro inútil Ed Wood.

Para encausar apropiadamente el personaje, Landau miró 35 películas de Lugosi y así poder imitar su voz y movimientos corporales a la perfección. Esto se refleja en cada secuencia en la que es participe, pudiendo apreciar con éxtasis un potencial histriónico tal fulminante que hace actuar hasta al mismo Johnny Depp, regalando así una de las mejores y más entrañables actuaciones de reparto de la que el cine tenga memoria.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*