Las 5 Mejores Películas de Buster Keaton

Que figura tan entrañable y castigada por la historia la de Buster Keaton, uno de los pioneros del cine, la comedia, el montaje, la acción, la aventura y los efectos especiales que de manera inexplicable vio opacada su leyenda por su competidor de época Charles Chaplin. Actor de más de 140 producciones, escritor de 40 y director de al menos otra treintena, el antes malabarista Joseph (apodado “Buster” por el mismo Harry Houdini, amigo de su padre cirquero, cuando este vio al pequeño Joseph de tres años soportar una tremenda caída por las escaleras y salir sin ningún rasguño exclamando “the fall was a buster”) también era conocido como “El Cara de Piedra”, basando su comedia física en el arquetipo de un individuo inexpresivo a pesar de estar lleno de infortunios. Dicha imagen lo llevó a palidecer dentro del rubro histriónico frente a un obviamente superior Chaplin, sin embargo en cuando a la tarea de dirección se refiere, no cabe duda que “Buster” superaba al trampero gracias a una imaginativa sin igual, de donde se desprendía una gama más amplia de personajes a cargo de historias más complejas y ciertamente más ambiciosas.

Poseedor de una agilidad física inigualable, Keaton es sin duda también el padre del “stunt”, realizando acrobacias y secuencias en sus películas que hasta la fecha dejan verse no solo como de muy alto riesgo, sino que también algunas de ellas han permanecido imposibles de reproducir prácticamente a 100 años de sus explosivas y divertidas presentaciones. En una clara evolución del mero gag físico, el narrador conectó dicho súper poder con una entonación trágica hacia el sistema capitalista y social de los Estados Unidos, encausando historias que satirizaban no solo a las clases sociales, sino a las guerras, la ley y el propio sistema, en una vena sino tan emotiva como la de Charles, si cruenta y más realista, sin perder ese desvergonzado sentido del humor.

Un revolucionario, Keaton siempre se mantuvo adelantado a su tiempo en cuanto a la comprensión del lenguaje y el montaje fílmico, y es que tras ver al menos sus títulos más relevantes, uno puede darse cuenta de manera clara que su obra ha tenido mayor peso e injerencia a través del tiempo que la del propio Chaplin, por ejemplo y por citar dos de los más obvios y conocidos: Los Looney Tunes y los Simpson, siendo un claro referente para James L. Brooks (y también para el otro Brooks, Mel).

Ganador el pasado año en el Festival de Venecia y apenas teniendo una corrida comercial de manera internacional (aunque dudo que nos llegue a Latinoamérica al menos en lo que refiere a cartelera), el director Peter Bogdanovich ha hecho homenaje al Gran Buster con un documental homónimo (The Great Buster), por lo que me pareció prudente que su servidor, gran fan del cara de piedra, se uniera a esta fiesta remembrando las 5 mejores y esenciales piezas de Keaton. Es mi deber y antes de que me agradezcan ¡De nada!

P.D. Todos los films vienen adjuntos para no tengan ni una pinche excusa en no verlos

 

Bonus corto. One Week (1920)

En su primera etapa Keaton hizo alrededor de una veintena de cortos, considerando a este como su debut en solitario, el cual denota tanto su inventiva y talento directivo como su valentía y revolucionaria forma de comicidad física, dando por iniciada su legendaria faceta stunt. Se puede notar la diferencia narrativa y de humor en comparación a sus “similes” Chaplin y Lloyd, y es que Keaton no solo usaba la sátira social y capitalista como eje principal de sus relatos, sino también a su entorno y efectos como armas y extensiones de su histrionismo. Valiente en denotar los problemas relacionales de un reciente matrimonio, así como cierto toque de erotismo, One Week es una tragedia divertidísima con un triste es cierto, pero también negro e hilarante final.

 

Bonus largo. Our Hospitality (1923)

Esta es la obra que más evidencia su distinción con respecto a la de Chaplin, y es que al mostrar por primera vez un tono más dramático, hace que su habilidad y actuación funcione en pro del relato y no al revés como lo hacía el trampero, el cual hacía que la historia girara alrededor de él . No es una crítica hacia Charles, el cual me parece un histrión más solvente y con mucho mayor registro y emotividad, sino que solamente Buster era más maduro cinematográfica y profesionalmente hablando, y por ende un mejor dotado en cuanto a la dirección de escenas y actores. Atención aquí también hacía la evocación de Romeo y Julieta, enfundada en una crítica social en plena depresión gringa.

 

5. Cops (1922)

La obra en corto más compleja y divertida de Keaton, esta trepidante persecución es un ejemplo majestuoso de la capacidad técnica y física del actor, director y guionista, cuando al poder coordinar a decenas de extras como policías, su figura resalte aún en las panorámicas gracias a un par de acciones y secuencias que han quedado en la memoria del cine, tal y como la huida que se da tomando a un  carro en movimiento, momento que ni a casi 100 años después he visto de parte de Keanu Reeves en John Wick o del propio Tom Cruise ¡Incomparable! Nótese como el tono trágico impera de principio a fin en sus relatos, algo que mantendrá durante toda su trayectoria y que a diferencia de Chaplin, no tendrá en reparo en concluir.

 

4. Steamboat Bill, Jr. (1928)

Antes de que el audio y color destruyeran su carrera, quizá esté en su último clásico la respuesta a la eterna interrogante: ¿Por qué su geno nunca pudo adaptarse? Si analizamos esta tragicomedia paternalista que significó en gran medida también la madre de todas las cintas de catástrofes y supervivencia, podemos notar de manera más obvia como Keaton va subiendo de ritmo y riesgos visuales conforme avanzan los minutos hasta que su clímax y tercer actor se denota algo maravilloso, un montaje de acción imparable que no dependía de los aspectos técnicos para encausar frenesí, emoción y suspenso. En la consecuente explotación por asemejar el resultado con los necesarios avances tecnológicos, es como vio irónicamente su revolución terminar

 

3. Sherlock Jr. (1924)

Una joya revolucionaria de la comedia que abarca variados rubros y análisis. Primeramente Keaton imprime su testamento romántico hacía con el cine al hacer que su historia sea sobre el mismo cine y la capacidad de este para trasladarnos a nuestros sueños y más íntimas aventuras; en esa conexión y odisea onírica donde el cara dura ve quizá también su mayor ejemplo de expresividad actoral, dejando por momentos de lado su presente pero en esta ocasión un poco relegada faceta de stunt. Por lo tanto, pareciera que Sherlock Jr. es una tan sencilla como bella explicación de qué es el séptimo arte, pero también sobre cuál es su principal motivo para existir. Muchos la consideran su mejor obra gracias a la comunicación de esa nostalgia y romanticismo.

 

2. The Navigator (1924)

Su película favorita, reparemos en la importancia que para Keaton tiene la maquinaría no solo como evolución tecnológica sino también como protagonista principal de su obra. Dicha comunión llegará dos años después con su gloriosa locomotora, sin embargo aquí la producción se hizo de un buque chatarra de 150 metros para lograr lo que a Keaton caracterizaba, el realismo de su ambientación y su juego trepidante con dicho entorno. Nuevamente acelerando su desarrollo conforme se acerca su clímax, así como también respetando su sátira bélica y su mensaje trágico, Buster logra una emocional odisea dejando en claro que 5 minutos de persecución por 3 pisos de buque pueden llegar a ser gracias a su dirección tremendamente entretenidos e hilarantes.

 

1. The General (1926)

La mejor comedia del cine mudo, Keaton instituye la aventura fílmica con una hiperrealista ambientación y un pausado suspenso para encausar una persecución en la que se vuelve imposible parpadear (Mad Max quedaría perplejo). En su momento considerada como la obra más cara en cuestión de montaje y efectos, es el manejo de la tensión y una perspectiva simétrica obsesiva lo que permitía a Keaton jugar con una amplia paleta de planos, donde su lente captaba el traslado, aproximación o alejamiento de elementos sujeto a los estatutos de Eisensteindonde se consideraba innecesario el movimiento de cámara, pues este se encuentra determinado por la acción y montaje. Obra maestra que deja en claro quién era el mejor director.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

  • Grandioso conteo de un genio supremo del séptimo arte. Aunque tengo una pregunta Feet. En tu top de los 50 mejores directores pusiste a Chaplin en el lugar número 11, y aquí afirmas que Buster superaba a Chaplin en el aspecto directriz.
    Entonces Keaton debería estar entre los 10 primeros grandes cineastas de la historia?

    Responder
    • Estimado, creo que más bien fue un error mio por omisión. Ahora que no tengo mucho tiempo de volverme fan del cara dura y de disfrutar sus cortos y principales obras. Habrá que actualizar ese top

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*