Las 5 Mejores Películas de Christopher Walken

Su excentricidad es directamente proporcional a su dispar pero también fabulosa y pintoresca carrera. De una personalidad tan afable y tierna como extraña y hasta chistosa, el que quiso primero ser bailarín antes que actor, es también famoso por nunca decir un “No” a cualquier personaje que le ofrezcan (al menos que se encuentre comprometido en tiempos con una ya previo), de ahí su accidentada carrera de más de 130 títulos de entre los cuales se esconden al menos algunos tantos que dejan en claro su talento dramático, obvia y propositivamente desperdiciado.

Uno de las celebridades más imitadas de la historia, su agrío humor, peculiar timbre de voz y gran presencia física lo han distinguido también dentro de toda la paleta de opciones actorales a través de toda su vasta travesía, una que empezara desde muy niño cuando su madre lo impulsara a actuar como extra en cualquier producción que se le presentara desde finales de los 40 ¿de ahí vendrá ese afán de nunca negarse a un papel? Su paso al cine se daría finalmente en 1970, ganando rápidamente relevancia a través de roles de reparto que tan solo 8 años después le otorgarían la mayor de sus glorias.

Aunque está probado su calidad histriónica dentro de registros dramáticos y más adepto a personajes excéntricos, resquebrajados física y/o emocionalmente, o bien villanos, su vena cómica es la que más lo ha sacado a relucir hacía la audiencia de 4 generaciones en sus 70 años de carrera artística (incluso siendo anfitrión en varias ocasiones de SNL).

Ganador de una veintena de premios de entre los que destaca su Oscar y BAFTA, celebremos los 78 años de Christopher Walken con sus 5 Mejores Películas ¡y por supuesto! Un inolvidable videoclip de bonus

 

Bonus – Fatboy Slim: Weapon of Choice (Spike Jonze, 2001)

Sin duda uno de los videoclips más famosos de toda la historia, ganador del Grammy y de 6 premios MTV, la dirección de Spike Jonze (Her, Being John Malkovich) puso a Christopher Walken a cumplir su primer sueño: el de ser un bailarín. Acorde al ritmo de la afamada pieza electrónica, Walken interpreta a un abrumado hombre de negocios que de repente se pone a liberar todo sus estrés bailando por todo un hotel, y como es de costumbre en la obra de Jonze, alcanzando momentos surrealistas hacía su final que hacen de este video un verdadero deleite

 

5 – Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994)

Su escena tan solo dura unos cuantos minutos, pero dicho monólogo – secuencia se convierte no solo en un elemento clave para construir el trasfondo de uno de los personajes clave del relato (el de Bruce Willis), sino también en un momento inolvidable del film en mucha parte gracias a los atributos naturales – actorales con los que cuenta Walken: su particular voz y gran presencia física. Así mismo este papel sería un claro homenaje a aquel que en 1978 le diera el Oscar y quizá las mejores críticas de su carrera, interpretando en esta ocasión a un sobreviviente de la Guerra que viene a entregar un preciado reloj al hijo de su compañero caído en batalla, claro, con un muy pintoresco contexto acompañado del presente.

 

4 – Batman Returns (Burton, 1992)

Ya se acababa la carrera de Tim Burton (si… en 1992) y el greñudo aun fue capaz de hacer un especial navideño sobre Batman lo bastante entretenido como para ser considerado de manera digna dentro de la carrera cinematográfica del murciélago. Si bien la oscuridad de su atmósfera prevalece con un diseño de producción sombrío y una gama de villanos que van de lo grotesco a lo erótico pasando por animales y criaturas navideñas diabólicas, la madurez de su narración se merma tal vez con uno de los primeros ejemplos del mal uso antagónico en su proliferación y exacerbación de personalidades, siendo una de estas Walken, dentro de los roles villanescos que también definirían su currículo, destacando este y por supuesto su “Jinete sin cabeza”

 

3 – The Dead Zone (Cronenberg, 1983) Por Flaco Cachubi

David Cronenberg abandona en ésta ocasión los horrores cárnicos para adentrarse en las profundidades de la mente de Johnny Smith, un joven profesor quien después de sufrir un accidente, despierta de un coma dotado de un poder extrasensorial que le permite ver el futuro. Basada en la novela homónima de Stephen King, la cinta no recurre a artificiosos efectos visuales ni tramposos golpes de efecto, es sobrecogedora porque sus imágenes acercan al espectador a una realidad casi palpable, al tiempo que lo hacen participe del sufrimiento del protagonista, un Christopher Walken que si bien es cierto difiere del personaje literario, ofrece una de sus mejores y más dramáticas actuaciones

 

2 – Catch me If You Can (Spielberg, 2002)

La historia de uno de los más sobresalientes y carismáticos estafadores en la historia gringa. A pesar de que las biopics pecan de redundantes, planas y centradas en la desgracia humana, esta encuentra en un tono tragicómico muy entretenido la excusa perfecta para levantar un sustancial cuadro y relato paternalista que aunque no deja que todo su peso recaiga sobre la química actoral, si depende mucho de la calidad histriónica y la naturalidad de sus situaciones para hacerla una pieza ágil que funciona desde varias perspectivas. El alma paterno-filial de la cinta recae precisamente en Walken, en el que para muchos ha sido el mejor y más complejo papel de su carrera, incluso sobre el primer y ya esperado lugar…

 

1 – The Deer Hunter (Cimino, 1978)

Aún duele el tan solo recordar esa desgarradora última escena por la que Walken ganaría el Oscar y el estrellato como histrión. Cimino construye con elegancia y máxima crueldad un relato donde la amistad es destruida por los horrores de la guerra y donde la unión familiar es acribillada por la suerte y el destino de seis disparos. En The Deer Hunter no hay lugar para el amor y la inocencia, para el regreso a una vida normal o bien para retomar ese pasatiempo de caza de venados que solía unir en cuerpo y alma a un grupo de amigos que se alistarán en Vietnam para jugar a la suerte con la muerte.  Una de las grandes cintas sobre lo fraternal, la hermandad definida brillantemente por su director durante la celebración de una boda se trastornaría en el trauma irreparable… también para nosotros

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*