Las 5 Mejores Películas de David Lean

Cuando hablamos de cine épico y bélico, quizá sea este director británico el referente más famoso de dicho dúo genérico, un portentoso artista que no escatimaba en producción y espectacularidad en cada una de sus obras y que gracias a su esfuerzo, ha regalado al menos dos joyas imprescindibles a ese extenso y selectivo collar de perlas llamado séptimo arte.

Nacido en 1908 y finado en el 91, Lean era un preciosista visual, preocupado por captar toda la belleza y la tragedia humana con su lente, de atrapar el romance y los conflictos emocionales y relacionales a detalle y de proyectar el fenomenal ambiente que engalanaban todos sus films; un maestro de la cámara, la agilidad impresa en sus montajes denotan el primer trabajo cinematográfico al que se dedicó y en el que también destacó ¡Y pensar que iba a ser contador!

Sin embargo, uno de los consentidos históricos de La Academia (constante nominado y ganador de dos premios), también a través de sus 16 títulos ha pecado de repetición argumental y visual, más aún cuando su trabajo se cimienta en la mayoría de los casos en la pura dirección, reflejando una cierta debilidad en su carrera, la cual recae en que sus mejores obras no fueron desarrolladas en el libreto por él.

Ganador de 2 Oscar, 3 Globos, 1 BAFTA, un Oso de Oro y el galardón del Festival de Cannes, uno de los más grandes e influyentes cineastas en la historia, revisemos las 5 Mejores Películas de David Lean.

 

5 – Hobson’s Choice (1953)

Una de esas comedias negras tan necesarias como incómodas, que de ser vistas en la actualidad crearía una polémica entre los defensores de lo “políticamente correcto”; Lean crea a través de un magnífico Charles Laughton, toda la definición de la opresión machista y patriarcal en la historia de un déspota viudo que mantiene a sus hijas encerradas en su casa por su inoperante duelo y aceptación. Irónico, a pesar de ser una de las menores y más impersonales cintas de Lean (o bien de Laughton, que como en todos sus proyectos se metía hasta en el catering), el Oso de Oro vendría a posicionarlo como uno de los pocos cineastas en ganar este, el Oscar (bueno, aquí fue un par) y Cannes (cuando aún no existía la Palma de Oro).

 

4 – Brief Encounter (1945)

La cinta consagratoria de Lean en la antesala de su etapa como el gran forjador y ejecutor del cine bélico y/o de aventuras. Lo que es un tierno y muy ágil relato de amor, es también una historia sobre infidelidad que convierte y olvida a la parte moral en como su nombre lo indica, un tierno y breve encuentro impregnado de un ágil ritmo y tensión entre sus dos protagonistas, el cual será llevado por su amor prohibido a un final tan emocionante como también devastador. Un pequeño encuentro con el más alto nivel de cine a través de la repetición “prohibida” de una sola acción, es obvio que Cannes no podía dejar pasar este imperativo evento fílmico, por lo que la premió en su primera gran ceremonia (junto a muchas otras recibiendo el precedente de la Palma en 1946)

 

3 – Doctor Zhivago (1965) Por Edgar del Valle

Historia de un amor imposible entre un doctor y su amante (tópico recurrente en su filmografía), todo ello en medio del drama íntimo de un hombre que busca sobrevivir durante la guerra civil que representó la revolución bolchevique en Rusia (1917). A pesar de que se trata de una película que reduce las vastas agitaciones del mencionado conflicto a un romance condenado al fracaso, resulta una experiencia fílmica majestuosa, con una escenografía y fotografía por demás brillantes y exquisitas. Fue premiada con 5 Oscar y un número igual de Globos de Oro, además de ser la nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cannes. En cierta medida esta cinta marcaría el cierre de la grandeza de Lean en ese equilibrio entre el cine de autor y la superproducción

 

2 – Bridge on the River Kwai (1957)

Una de las epopeyas bélicas más influyentes e intensamente dramáticas de la historia, pero también y tal como su premisa lo sugiere, más obsesivas y perfeccionistas. Guinness aprovecharía su gran papel para consagrarse, mientras que Holden funge con gran solvencia como ese contrapeso anti heroico emanado de la obsesión ideológica del primero en lo que es una guerra más psicológica que física, tal y como le encantaba plantear su campo de batalla a David Lean en el género que lo consagraría (y que le daría otro Oscar más). Resulta mítica la última secuencia del film, donde todas las piezas son posicionadas de manera exacta para encausar uno de los momentos de mayor suspenso en la historia del cine.

 

1 – Lawrence of Arabia (1962)

El paseo que brinda Lean y su  prosa fílmica a través de su lente y sus ya característicos planos panorámicos son la causa de uno de los más complejos y entrañables relatos de metamorfosis humana frente a un conflicto bélico por demás irregular, donde los poderes sociales, culturales y políticos se adueñan de “La Figura” y de los seres que la rodean, siendo todos ellos incapaces de hacerle frente a Lawrence (ni él mismo), un alma que se resistió a ser corrompida pero que sin casi notarlo, aceptará un falso confort y la destrucción de su corazón e ideales. Una cinta trascendental y bellamente estructurada, ve en O’Toole y en la comunión con su compañero de reparto Shariff  el vehículo para desbordar la comprensión y entendimiento de dicha transformación espiritual.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*