Las 5 Mejores Películas de Don Bluth

Una figura tan emblemática como valerosa dentro del mundo del cine y la animación, Don Bluth fue uno de los únicos directores – productores en haberle plantado cara a Walt Disney y no solo sobrevivir en el intento, sino también ganarle un par de partidas sobre todo en cuanto al mercado del video se refiere.

Nacido un día como hoy de 1937, Bluth comenzó su carrera artística como empleado, siendo uno de los principales animadores de “La Bella Durmiente” de 1959. Tras este éxito truncaría su carrera por cuestiones espirituales, yéndose de misionero a Argentina. Para 1967 regresaría para hacer otra licenciatura ahora en literatura, mientras era contratado por Filmation y de nuevo por Disney para 1971, donde trabajaría en producciones como Robin Hood, Winnie The Pooh, The Rescuers, Pete’s Dragon y The Fox and the Hound, siendo este su último trabajo a la orden del ratón. Para el tiempo en que dicha se estrenaría, Bluth ya había dirigido y diseñado una serie de cortos que habían llamado la atención de Universal y United Artist, los cuales estaban interesados por competir con el gigante herido en uno de sus lapsos más intermitentes y de menor calidad de Disney.

La figura de Bluth sería decisiva no solo para forjar la competencia animada de mayor calidad que había tenido el ratón, sino también como un factor de incesante presión para que el mismo Disney originara lo que se conoció como “la época del Renacimiento” de 1989 a 1999. Bluth así se convirtió por un momento en el “Rey emergente” de la animación, trabajando para United, Universal, MGM, Warner y hasta en asociación con Spielberg para adjudicarse dicha corona de 1982 a 1988, con tres largometrajes que ya son de culto dentro del formato y que pudieron ganarla varias partidas monetarias a su ex empleador. Para el momento en que Disney contraatacaría, a Bluth a´n le quedarían unas cuantas sorpresas, pero desgraciadamente no con la misma calidad, iniciativa y frescura que como en sus inicios, apagándose progresivamente hasta el año 2000, en el que dirigiría su último largometraje animado, la mediocre “Titan A.E.” (Aunque se dice que este año estrenará su nueva película).

Nunca ha ganado un Oscar ni un Annie, algo totalmente injusto para una de las figuras revolucionarias de la animación que prácticamente sostuvo el rubro – formato durante los años 80 mientras Disney preparaba su nuevo embate.

Celebremos los 84 años de Don Bluth con sus 5 Mejores Películas

 

5 – Anastasia (1997)

Su última gran cinta fue por un lado un intento desesperado de Fox por competirle de nuevo a un Disney en pleno clímax con sus princesas, sin embargo el toque característico de Bluth por ser adquirir la naturaleza de relatos más oscuros y menos condescendientes con sus héroes y/o heroínas, resultó ser una cinta que incluso puede compararse (y hasta ganarle la partida) con la inmediata anterior de Disney (El Jorobado de Notre Dame). La cinta lograría un gran éxito en taquilla para FOX (140 millones), más las primeras nominaciones al Oscar para una  cinta marca “Bluth” (mejor música y canción original). Más tétrica e incluso en un tono más adulto en comparación a otras animaciones, la cinta también lograría una fama fugaz para su patiño “Bartok”

 

4 – All Dogs go to Heaven (1989)

Muy inteligente y compleja cinta distribuida y vendida “para niños” y que a finales de los 80 significó el último gran testarazo contra Disney por parte de Bluth (que en ese momento ya se había separado de Universal y Spielberg). Un perro resucita y busca venganza en contra de su perpetrador, el cual es un bulldog capo de la mafia en el mundo canino. De exposición anti heroica y una ambientación caótica, la cinta contiene muchos simbolismos espirituales dentro de una obvia construcción de relato gansteril moderno; su mensaje de amistad rebasa dichos elementos convirtiéndola en un film tan equilibrado como oscuro en contexto y forma, haciéndolo más un vehículo de drama que de comedia y de una moraleja muy natural. Una gran cinta muy olvidada

 

3 –  An American Tail (1986)

Con producción de Spielberg y una gloriosa banda sonora de James Horner, “Fievel” inmediatamente se convirtió en uno de los más adorables y entrañables personajes animados de los 80, incluso llegando a ser la mascota oficial de Amblimation. Un relato tan trágico y esperanzador como complejo, Bluth cuenta la historia de una familia de ratones rusos que emigra a los Estados Unidos por cuestiones de pobreza y crimen en su natal Rusia, siendo un vehículo narrativo sutil pero poderoso alrededor del resquebrajamiento “socialista” y la búsqueda del sueño americano. La cinta se convirtió en la película animada con más recaudación en taquilla en su primer día de estreno (hasta ese momento), convirtiéndose también en una de las películas con mayores ventas en el formato de video.

 

2 – The Land Before Time (1988)

“Piecito” es posiblemente el mayor símbolo “coming of age” animado. Su historia, llena de tragedias, retos y transiciones, denotan con una maestría soberbia y un relato maduro lo que es en sí el final de la niñez y el paso a la adolescencia. Un Bluth determinado deja en claro esta evolución en los primeros y magistrales 10 minutos, donde no solo con una agilidad catedrática se construye el entorno de su odisea, sino que también se da el suceso trágico que impulsará a su héroe a una aventura repleta de suspenso y que mantendrá en una constante tensión tanto a los chicos como a sus padres. Una pieza muy emocionante y emocional, Pie pequeño se convirtió en la película más alquilada desde 1986 hasta principios de los 90, desarrollando un total de 13 secuelas directas en video.

 

1 – The Secret of NIMH (1982)

Su primera pieza es una obra maestra, una “joya oculta de la animación” que precisamente apunta no solo al “ocultismo” (como un excelso mcguffin), sino a una aventura de símbolos y contextos más adultos y que a la par logra una serie de sublimes alegorías sobre temas de índole más sociales, económicos y por supuesto mentales. Sombrío y desesperanzador es su desarrollo como complejo y sorprendente es su giro, este tétrico y valeroso viaje maternal significó en una primera instancia para Bluth un fracaso de taquilla y crítica, puesto que la audiencia no estaba acostumbrada a metáforas tan rígidas y ajenas a las moralejas “de cuento de hadas”, sin embargo el tiempo sería sabio y colocaría a este literal “secreto” como no solo su mejor obra, sino como una cinta de culto

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


6 Comments

  • Chale, me quedé como novia de rancho con el top de Hans Zimmer, estimado

    Reply
  • The Secret of NIMH es quizás la mejor película animada de su década, además de ser una muestra de verdadero empoderamiento femenino, mientras que Anastasia es uno de mis gustos culpables favoritos. Uno de los pocos que puede considerarse legítimamente bueno, demostrando que si quieres copiar al menos échale ganas. Y Pie Pequeño, pese a sus arritmias narrativas

    Otra razón de su semi-retiro es que él es de los pocos animadores clásicos que nunca pudo hacer su transición del 2D al 3D (los pocos en Disney que no pudieron adaptarse a la animación por computadora vieron reducido su trabajo a los shows de luces en Disney World), y manteniéndose fiel a su estilo ha insistido en querer hacer animación tradicional, eso es apegarse a los orígenes hasta el último momento.

    Reply
    • Hasta ahora me di cuenta de que me olvidé de terminar de comentar…

      Lo que quise decir es que Pie Pequeño, pese a sus arritmias narrativas (algunas fallas en la planeación del guion, diálogos improvisados) y sus fallos técnicos (recicla secuencias de animación), es bastante cálida y oscura, muestra alegría y pobreza y te hace reír y llorar. Y considerando que Don Bluth tiene cierta patología con hacer sufrir a sus personajes (algo constante en su filmografía), resalta mucho, porque él dijo lo siguiente:

      “A un niño le puedes mostrar cualquier cosa… siempre y cuando tenga un final feliz”.

      ¿Y sabe algo? Le creo.

      Reply
    • Efectivamente Bluth fue el mejor dentro de una época de Vacas flacas, pero no por eso su éxito es menor

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*