Las 5 Mejores Películas de Faye Dunaway

Apúntele su nombre y que nunca se le olvide: Faye Dunaway, o como la conocen todos sus amigos(as), detractores y admiradores, Miss Faye, una de las más grandes actrices de carácter en la historia de Hollywood y tal vez la más brillante e impactante dentro de la década de los 70. Bette Davis la aborrecía, Steve McQueen la adoraba, desde sus inicios este camaleón sensual y temperamental se labró un justo posicionamiento de diva que la llevaron a protagonizar varios de los más grandes clásicos y dramas de aquella década, convirtiéndola no solo en un deseo artístico de los realizadores, sino también en una tentación carnal de sus compañeros, industria y audiencia (es sabido sus varios amoríos).

Nacida un día como hoy de 1941, Dunaway sabía que su destino era la actuación, por lo que comenzó sus estudios y carrera desde muy joven, debutando en televisión a los 24 años. Faltarían solo tres más para que su ascenso al estrellato fuera inmediato e in crescendo, cuando en 1967 protagonizara la polémica joya criminal “Bonnie and Clyde”, dejando bien claro desde ese momento su pose y patente histriónica, una rica combinación entre sensualidad y un talento dramático fastuoso, nato e incluso poco visto a esa edad.

Su estrella se iría apagando desde mediados de los 80, combinando su carrera fílmica entre el teatro y el cine. Aún en activa a sus 80 años, Dunaway completa un currículo de 115 títulos, haciéndose a los largo de su carrera de más d eune veintena de premios de entre los que destacan un Oscar, 3 Globos de Oro y 1 BAFTA.

Celebremos a la gran diva con sus 5 Mejores Películas

 

5 – Little Big Man (Penn, 1970)

No había mejor narrador que explotara la sensualidad de Dunaway que Arthur Penn, mismo que la debutara con bombo, platillo y metralleta en Bonnie & Clyde. Un western muy olvidado (hasta por su servidor, que la considera un poco por debajo de los grandes westerns), si bien el estelar de Dustin Hoffman termina por opacar su reparto y hasta en varios momentos su propia narración (algunos 30 minutos menos le hubiera sentado bien), Dunaway brilla como una socia y lujuriosa mujer en aquel metódico y detallista flashback en el que se construye este relato. Una excelente actuación que como todo en esta cinta funciona como un perfeccionista engranaje de reparto para la narración de estas “aventuras” del viejo oeste.

 

4 – Three Days of the Condor (Pollack, 1975)

Que esto sirva también para reivindicar una de las mejores cintas sobre espionaje, donde Pollack establece una tensión a través de espacios cerrados y una acción que en mucha parte recuerda al estilo de Hitchcok. En el papel de la mujer “secuestrada”, Dunaway establece una química muy pasional y verosímil de Redford, que aunque se desvía del argumento principal, dicho romance se erige y justifica gracias a la naturalidad de sus actuaciones, algo que es muy poco común en las cintas de espionaje. Un excelente previo de lo que sería su mayor actuación, hay que hacer mención de la disposición dramática de Dunaway en este tipo de cintas, siendo otra participación destacable la de The Thomas Crown Affair de 1968 con McQueen

 

3 – Chinatown (Polanski, 1974)

Los demonios de Polanski no solo se imprimieron en la que quizá sea su más grande joya, sino también en la legendaria actuación de Faye, la cual declaró aborrecer a su director mientras que por otro lado aceptara que esta era su mejor y favorita interpretación. Dunaway aquí funge como la femme fatale de este resucitador noir, una dama misteriosa y objeto del deseo en la que cierne el impactante giro de tuerca en torno a su destino y personaje, lo cual provee a su desempeño de una complejidad dramática fastuosa que nos toma desprevenidos(as) y que magistralmente es completada en ese trágico clímax y final. Obra maestra sobre la maldad y la repulsión en la que él mismo Polanski quizá se refleje

 

2 – Bonnie & Clyde (Penn, 1967)

Una cinta que sigue siendo incómoda para mucha audiencia debido a tres factores: el primero, su impresión de comedia más propositiva que accidental, en un híbrido que incluso juega con el romance y erotismo (y por supuesto con el tópico de “road movie”, al presentar en un fastuoso montaje el camino y andanza criminal de una de las pandillas más polémicas de la historia americana); el segundo, su impresión de violencia en ocasiones desfachatada (el tiroteo final dura tal vez un poco más de lo necesario); y tercero por supuesto la cuestionable revitalización de los dos criminales como figuras “amorosas” y víctimas de la sociedad. La realidad es que es tan compleja, como divertida y violenta, una combinación atrevida que la ha llevado al culto.

 

1 – Network (Lumet, 1976)

Resulta impresionante el dominio y la madurez dramática de Dunaway, el cual se eleva de manera impactante en la comunión con William Holden, originando un nivel histriónico que a mi gusto es comparable con The Godfather, pero con otro muy distinto enfoque. Su Oscar vendría gracias a la interpretación de una mujer de la media sin escrúpulos, manipuladora y de accionar maquiavélico, que no puede separar dicha personalidad laboral de su vivencia diaria, acarreando sus demonios a su estado emocional y por supuesto relacional. La grandeza de esta obra radica a la suma de todo su reparto, en una historia que engloba todo el oportunismo y falta de humanidad de los medios masivos. Pero si alguien sobresale de todos es precisamente Dunaway

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*