Las 5 Mejores Películas de Glenn Close

La vida de Glenn Close es digna de una biopic. Nacida en “cuna de oro”, su padre fue el médico de la alta esfera económica en el Congo, sirviendo a la corona belga y a la monarquía de la nación africana. Pasó su infancia entre Inglaterra y África, cuando a los siete años la vida de su familia cambiaría cuando esta decidiera unirse a una secta llamada “Rearmamento Moral”, viviendo en una comuna. Close, aunque evitaría siempre el decir sus orígenes adinerados, decidió renunciar a la comuna y a la decisión de sus padres a los 22 años, trasladándose a Suiza y posteriormente a Estados Unidos, donde cursaría la carrera de teatro y antropología.

Close comenzaría su carrera como actriz ya a una edad que se consideraría avanzada, debutando en el teatro a los 27 años en 1974. En el escenario sería descubierta por el director George Roy Hill, que le otorgaría su primer papel fílmico en 1982 hasta sus 35 años, pero con su primera nominación al Oscar incluida.

Aquella década se convertiría en su trampolín a la fama, con personajes femeninos fuertes, antagónicos, tóxicos y psicológicamente muy complejos, convirtiéndose desde aquel entonces en una de las más renombradas pero nunca premiadas de Hollywood, coleccionando 8 nominaciones al Oscar sin ninguna victoria.

La verdad sea dicha, la carrera de Close decaería en calidad hacía los noventas y la posterior década, con malas decisiones en sus proyectos y siendo más identificada por cintas y/o bodrios comerciales, alejándose de los papeles que le otorgaron la credibilidad y la fama. Sin embargo fue hasta en la pasada década donde Close de nuevo pudo demostrar su valía, incluso perdiendo el Oscar en su penúltima nominación de manera escandalosa y muy, muy injusta.

A sus 75 años, celebremos a Glenn Close con sus 5 Mejores Películas

 

Bonus – The Big Chill (Lawrence Kasdan, 1983)

Más allá de su reparto que por sí solo la convierte en una película imperativa para conocer los amaneceres de muchos rostros actorales y de la cultura pop, Kasdan logra un gran libreto al conseguir manifestar de forma muy elocuente una crítica social que enfrenta no solo a las clases, sino también las aspiraciones de un grupo de amigos que 15 años después se vuelven a reunir para velar a uno de sus integrantes. Teniendo en cuenta que esos “sueños” sesenteros son relatados desde una perspectiva “madura” y adulta ochentera, Kasdan presume una habilidad coral tanto en sus diálogos como en su dirección, lo que resulta en algo nostálgicamente muy efectivo. Tras su debut un año antes, Close resaltaría de entre estos consiguiendo su tempranera segunda nominación al Oscar.

 

5 – The Natural (Barry Levinson, 1984)

Por El Cine Actuario

Impresionante, tercer año en el cine y tercera nominación al Oscar en línea. Las historias de underdogs prácticamente se escriben solas, y a pesar de que por momentos el director y guionistas se dan algunos tumbos, la humanidad, así como la facilidad por generar empatía de los personajes, hacen que en automático esta cinta se salve de ser un desastre a ser algo decente. Y es que el protagonista, Roy Hobbs, un beisbolista ninguneado pero con mucho talento, es tan bien diseñado que a pesar de la melcocha cae bastante bien. Otro pilar de la cinta sus actores, pues el elenco con el que cuenta es prácticamente del nivel de un “equipo de ensueño”, destacando como MVP a Glenn Close, maquillando un poco los huecos que puede llegar a tener la película.

 

4 – Albert Nobbs (Rodrigo García, 2011)

Tras 20 años de ausencia en los Oscar y de malas decisiones que la alejaron de papeles de buena calidad, Close rascaría otra nominación ahora vestida de hombre en un papel que le valido buenas críticas junto a todo su reparto ¿El problema? Que como casi toda biopic, este es otro de los casos en las que las actuaciones son mucho mejores que la misma cinta, causando una narrativa totalmente olvidable y de la que solo resaltarían algunos elementos actorales. A pesar de ello, Close entrega una seria y notable interpretación de una mujer que lucha en la Irlanda de hace dos siglos contra el totalitarismo masculino. Una buena actuación que desgraciadamente es difícil de apreciar debido al mal desarrollo de la cinta

 

3 – Dangerous Liasions (Stephen Frears, 1988)

Estamos hablando de una de las joyas en cuanto a dramas y conspiraciones de época se refieren, mismas que llevaron a Pfeiffer a convertirse en parte de la realeza, a Malkovich a erigirse como el villano del momento, y a Close a confirmarse como una de las más poderosas histrones de la época. De una alta carga erótica, Close encabeza este inmoral triángulo, trabajando en conjunto para que los tres inmiscuidos puedan alcanzar un monstruoso nivel. Es una lástima que tanto su director como ella aquí vieran un “falso clímax” de sus carreras, desdibujándose tras este éxito y entrando a una década de los 90 totalmente desdeñables para su carrera, pero quizá el nivel de esta actuación mereció el sacrificio

 

2 – Fatal Attraction (Adrian Lyne, 1987)

Douglas comenzaría su estatus como imán de hembras psicópatas con este excelente y siniestro thriller relacional que también daría a notar que su parte masculina sería el perfecto cimiento y química para que la parte femenina resaltara y se volviera “de culto”. No es que su actuación (y personaje) sean pisoteados (bueno, un poco), sino que Douglas adquiere de manera perfecta la parte de victimario y víctima en un transición ejecutada por las acciones de su contraparte, la “villana” del relato que aquí llevaría a una Glenn Close a la gloria. Por esta razón, Douglas le debe el 60% de su carrera actoral a Close, la cual aquí consigue una de las antagonistas fílmicas por antonomasia.

 

1 – The Wife (Bjorn Runge, 2017)

Portento de interpretación, Close registra un nivel dramático impresionante para dar vida a una escritora fantasma detrás del éxito literario que significa la figura de su marido, situación marital y amorosa que llega a las últimas consecuencias cuando este es elegido para recibir el Premio Nobel. Close es el origen de una intensa y entrañable química con su contraparte masculina (un también extraordinario Jonathan Pryce), pero también el suficiente peso para que esta infravalorada cinta centre su queja social en su complejo y memorable desempeño para exponer con naturalidad el estatus pasado y presente de mucho de talento femenino oprimido por la industria del arte. Un papel lo suficientemente memorable para recibir el Oscar ¡Era justo y necesario! Y aun así no se dio

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*