Las 5 Mejores Películas de Howard Hawks

Es improbable que estas generaciones les suene su nombre, pero es imperativo y necesario redescubrir, reconocer y posicionar a la figura de Howard Hawks como no solo uno de los mejores directores en la historia, sino también uno de los precursores narrativos de géneros como la comedia, el noir, el western y hasta el terror, así como también uno de los originadores de la maquinaria productora y sonora del cine hollywoodense.

Un monstruo fílmico, Hawks nació bajo circunstancias privilegiadas en una literal cuna de oro, haciendo su transición y sueño fílmico un poco más sencillo al entrar primero como productor que como director. Aunque se graduaría como ingeniero industrial (sus otras dos grandes pasiones serían las carreras de autos y la aviación, en este último rubro compitiendo con su amigo y también magnate Howard Hughes), tras la primera guerra mundial el ingeniero comenzaría su carrera fílmica primero como ayudante o asistente de dirección, cámaras y hasta como supervisor de guiones. Las recomendaciones y las amistades de su familia (entre ellas Douglas Fairbanks, Mary Pickford, John Ford, D. Mille y prácticamente de los dueños y ejecutivos de la MGM) dentro del alto círculo social le facilitaron su ascenso, no sin antes probar su talento desde las más bajas esferas de la producción.

Con su primera oportunidad oficial como director en 1926, Hawks comenzaría una obra que se distinguiría no solo como revolucionaria a niveles técnicos y narrativos, sino también sociales, pues sin pronunciarse públicamente hacía el feminismo u otras causas, sus personajes, guiones y situaciones se distinguían por el “cambio de roles”, mostrando a un hombre débil, trágico o “susceptible”, y en cambio a una mujer fuerte, independiente, protagonista y que se vale solamente por ella misma y sin ningún apoyo de algún “héroe” masculino, una trasgresión argumental tan peculiar como arriesgada en aquellos años que llevó a Hawks (sin saberlo) a ser uno de los primeros cineastas en retratar la autonomía femenina en el cine.

Muchos directores lo admirarían no solo por esto, sino por su capacidad de contar casi todas sus películas en medios o primeros planos, denotando una agilidad que para muchos era considerada “fuera de lo común”. Así mismo Hawks fue de los primeros directores en inmiscuirse en todas las tareas de la producción, desde el diseño de los sets, guion y dirección hasta la actuación, formando con sus actores y actrices una camaradería que ellos mismos ponían en alto y comparaban con otros directores; esto encausó una excelencia histriónica que fue reconocida por otros tantos narradores, en especial John Ford, que al ver cierta cinta de Hawks exclamó: “No sabía quesee de hijo de puta supiera actuar”, refiriéndose a John Wayne, influencia que llevó al mismo Ford a desarrollar papeles más complejos para su socio actor a partir de “ese río”.

A pesar de su influencia y como todo maestro innovador y revolucionario, Hawks no recibiría ningún Oscar por su obra, llegando a dirigir 47 films y otros tantos como “director fantasma”, pues cuentan varias leyendas y/o testimonios, que Hawks se hizo cargo de otra veintena de films sin darse el crédito más que el de productor (y en veces ni siquiera ese)

Recordemos a este olvidado genio de cine con sus 5 Mejores e imperativas películas

 

Bonus secreto – The Thing from Another World (1951)

Dejemos que el mismo John Carpenter, quien dirigiera el célebre remake de esta original cinta de ciencia ficción (adaptada a su vez del relato de John Campbel Jr.), revele el misterio de la dirección de este clásico: “Aclaremos algo: fue dirigida por Howard Hawks, auténticamente dirigida por Howard Hawks: dejó que su editor, Christian Nyby, firmara la acreditación, pero el tipo de relación entre sus personajes masculinos, su camaradería, ese grupo de hombres que tiene que luchar contra el mal, todo eso es puramente hawksiano“. En definitiva, Hawks no firmaría su única cinta de ciencia ficción sin saber la influencia que dejaría en una decena más de filmes que explotaron su fórmula de camaradería y susceptibilidad masculina con el pasar de los años ¡Maestro escondido!

 

Bonus – To Have and Have Not (1944)

Quizá Lauren Bacall sea la personificación más vívida y famosa del arquetipo femenino creado por Hawks. Así pues “la mirada Bacall” inicializaría lo que fue una de las más fugaces e influyentes incursiones dentro del género noir, la de Howard, que incluso mejoraría el guion – adaptación de la novela de Ernest Hemingway para agregar a su noir dos diferenciadores interesantes: el primero, que a pesar de conservar la estructura básica en su introducción simple, desarrollo del misterio y conclusión – giro de parte de su relación y por supuesto de la femme fatale, el director pone ahínco  en la química actoral, introduciendo al espectador en su intimidad a través de sus costumbristas planos cerrados; el segundo, la enorme Bacall en lo que sería su debut ¡Su debut!

 

5 –  His Girl Friday (1940)

Queda establecido que el mejor socio de Grant fue Hawks, el cual como ya lo mencionamos asentó muchas de las bases de la comedia y el romance en el Hollywood clásico, siendo cimientos narrativos que persisten hasta nuestros días. Hágase el favor de ver uno de los mejores vestigios de la misma corriente y por ende una de las más electrizantes e hilarantes comedias de la historia, que incluso tiene por ahí un record de ser en la que más rápido se habla (verdaderamente requiere un reto y verla en un par de ocasiones para captar toda la genialidad de sus diálogos). Hawks establecería en este género su icono femenino independiente y cambio de roles, algo que ya se venía repitiendo desde Bringing Up Baby (1938) y que se llevaría a un futuro con las incursiones de la misma Marilyn Monroe

 

4 – Scarface (1932)

Al nivel del remake de De Palma (y a mi gusto mejor, gracias a su mejor compactación argumental), Hawks y su amigo Hughes, revolucionarían el cine gansteril con muchas trabas y prohibiciones, pero asentando el tono violento e hiperrealista de este tipo de thrillers criminales desde principios de los 30. Ingeniosa, tempranera, revulsiva en todo sentido, el estilo de Hawks se encuentra implícito en este cuento de ascenso y degradación humana, solo que aquí visto desde un término más romántico y/o emocional que del de poder (algo que agregó De Palma de manera soberbia). Como dato curioso, Hughes y Hawks eran enemigos e incluso Hughes tenía una demanda contra Hawks por plagio a Hell’s Angels, pero tras conocerse este la retiró y se hicieron “mejores amigos” (ambos eran ingenieros y aviadores)

 

3 – Red River (1948)

Una épica odisea que sin lugar a dudas se ha convertido en el mejor ejercicio fílmico sobre el asentamiento del viejo oeste, y a su vez, uno de los clímax actorales de Wayne al salir de la homogeneidad heroica para enfrascarse en un personaje repleto de matices que lo hacen converger con su poco conocida y visitada faceta antagónica. Si bien el calificativo “épico” podría describir a la perfección la puesta en escena de Hawks (centrada en la época de colonización del “salvaje” territorio), Red River se distingue principalmente por ser uno de los western con mejor tratamiento dentro de la psicología de sus personajes (y uno de los primeros en hacerlo), dentro una ambientación que incluso podría ser referida como testimonio histórico

 

2 – Rio Bravo (1959)

La mejor de la trilogía de los “Ríos” de Howard Hawks, este amigable western descansa en la soberbia química dramática – cómica que Wayne hace con un Dean Martin en estado prodigioso. Suspenso, aventura, romance, humor y hasta números musicales (a cargo del mismo Martin y de Ricky Nelson) dentro de una interacción de personajes entrañable, el manual de género y un Wayne montado en todo su macho “cowboy” dominando el personaje de pies a cabeza, suscribe una emocionante aventura que no deja de lado también cierto tono erótico en la piel de la hermosa Angie Dickinson, sin duda una de las más coquetas,  recias y hermosas “chicas western” de la historia. Un manjar de personalidades en un muy divertido y bien hecho western

 

1 – The Big Sleep (1946)

Para muchos el mejor noir en la historia, en mucha parte gracias a su precisa adaptación y a la enérgica dirección de Hawks, que de nuevo se ve potencializado histriónicamente al contar la inmejorable química de Bogart y Bacall. The Big Sleep, como su título lo refiere, es también una de las cintas más “inexplicables” de la historia a nivel argumental, crítica negativa (e idiota) que sus detractores refieren cuando intentan comprender más allá de su principal mensaje: su pareja como protagonista y mismo entorno. The Big Sleep es el Hawks más puro y arriesgado, un director que dirige “momentos” y que como el bien mencionaba: “9 de los 10 mandamientos del cine son entretener, entretener y entretener”, solo que en sus manos esto e reflejaba con una calidad formidable, desde todos los puntos y diseños de su producción y narración.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*