Las 5 Mejores Películas de Ingrid Bergman

Considerada una de las mejores y más grandes actrices en la historia, Ingrid Bergman quizá sea también de entre las que la acompañan en dicha estirpe, la más prolífica internacionalmente hablando, pues su talento e inteligencia le permitió manejar de manera fluida 5 idiomas (sueco, inglés, francés, italiano y alemán), filmando en cada uno de ellos y a la orden de algunos de los mejores directores en la historia en géneros variados.

La también hermosísima actriz, nació un día como hoy en Estocolmo, Suecia. Ella sabía desde un principio que quería ser actriz (de teatro), pero al quedar huérfana de padres y vivir con su estricto tío, dicha misión se mantuvo un tanto en secreto de su familia adoptiva, aceptando roles de extra desde los 16 años y asegurándose su educación en la escuela de Greta Garbo con un dinero que su difunto padre le había dejado con el objetivo de que su hija cumpliera su sueño.

Con 19 años debutaría en el cine a principios de los años 30, e inmediatamente comenzaría una carrera que la levaría de Suecia a Alemania y viceversa, especialmente bajo la batuta de su primer padrino directivo, el finlandés Gustaf Molander, con quien filma 5 películas. Tiempo después tras rechazar trabajar para Goebbels y el III Reich, Bergman llama la atención del productor David O. Selznick para viajar a Estados Unidos y hacer el remake de una película que ella misma había interpretado: Intermezzo, en 1939.

A continuación, seguiría una de las rachas histriónicas más formidables que se hayan visto en Hollywood, comenzando en 1942 con Casablanca, y terminando en 1949 con Under Capricorn, para después viajar a Italia y convertirse en amante, musa, actriz principal y esposa del afamado director neorrealista, Roberto Rossellini, forjando una pareja fílmica tan legendaria como polémica, y que incluso la llevaría a ser durante algún tiempo, una persona “no grata” en territorio americano.

Tras su paso a lado de Rossellini su constancia decaería, pero no así su talento, el cual se vio combinado con una carrera televisiva mientras se daba el gusto de seguir ganando premios, ser ovacionada en el Oscar y trabajar bajo las órdenes de Ingmar Bergman, junto antes de su muerte a los 67 años víctima del cáncer de mama.

Actriz de 55 títulos,  Bergman cosechó 32 premios internacionales de entre los que destacan 3 Oscar, 4 Globos de Oro, 2 Emmy, 1 BAFTA y una Copa Volpi de Venecia. Recordemos a le legendaria actriz con sus 5 Mejores Películas

 

Bonus – Gaslight (Cukor, 1944) Por Edgar del Valle

Película que le permitió a una radiante y equilibrada Ingrid Bergman obtener su primer premio Oscar como actriz principal de la mano de George Cukor y en compañía de un reparto de primera encabezado por Charles Boyer y Angela Lansbury. Drama psicológico, en el cual Bergman interpreta a una mujer que se casa con un  pianista; tras la luna de miel, la pareja se establece en la casa de una cantante de ópera asesinada, cuyo caso quedo sin resolver. Los problemas se inician cuando la joven (Bergman) comienza a oír extraños e inexplicables ruidos mientras la luz de gas baja, sin que la protagonista pueda determinar si todo es obra de su imaginación. Indiscutiblemente un gran thriller psicológico, con una interpretación memorable de la actriz.

 

5 – Notorious (Hitchcock, 1946)

Si se quiere comprender la obsesión de Hitchcock por la feminidad, es un deber apreciar este noir en donde la femme fatale Ingrid, se pone al servicio de un verdadero amante de su belleza y presencia: su propio director. Tan provocadora como inquietante, la historia de una mujer que es contratada para infiltrarse dentro de una sociedad nazi que planea asesinar miles de inocentes con provisiones de uranio, además de proyectar los mejores valores del cine negro, se confirma como uno de los mayores homenajes narrativos y visuales hacia la figura femenina, a la cual Hitch se encarga de enaltecer y elogiar con cada secuencia. La perfección y perdición femenina nunca habían sido tan magistralmente combinadas gracias la gran presencia de Bergman

 

4 – Stromboli (Rossellini, 1950)

Gozando de una mala fama por su “pecador” romance, en su momento Stromboli fue ignorada por occidente a pesar de ser uno de los más adelantados y poderosos símbolos fílmicos feministas. Rossellini, completamente embelesado por su musa, construye un contexto crítico sobre la opresión y la naturaleza humana en esta historia sobre una mujer, que de escapar de un campo de concentración para casarse con un pescador, pasa a otro tipo de esclavismo, uno emocional, en un relato de condena hacía la vil pero también en veces “acostumbrada” condición de géneros. La extensión y química artística de Ingrid sobre el poder narrativo de su amado director es tan maravillosamente espontanea como evidente  en un relato que despide crudeza y pasión.

 

3 – Europa 51 (Rossellini, 1952)

En su segunda colaboración, musa y director construyen una de las piezas más crudas y complejas alrededor del por lo general “convencionalmente fílmico tema materno”. Ingrid de nuevo explayada, logra una total simbiosis con su papel, una madre que al mudarse a Roma ve como su hijo se suicida, por lo que sintiéndose culpable, atenderá las necesidades de la gente más humilde de su barrio sin importar las consecuencias que esto le acarreará. Bergman engloba los temas más duros y en aquel tiempo “tabúes” sobre la feminidad, en una serie de testimonios neorrealistas que aquí ven su clímax gracias al poderío dramático del relato y su tan hipnótico como tenso y angustioso ritmo. De la trilogía con Rossellini, esta sería la mejor y también la más infravalorada.

 

2 – Casablanca (Curtiz, 1942)

Uno de los cuentos románticos por excelencia y mayores clásicos de Hollywood, la internacionalización de Ingrid vino de la mano de una impecable comunión entre belleza y talento a la orden de una tragedia amorosa tan cruda como emotiva durante el marco de la Segunda Guerra Mundial, forjando una de las químicas y parejas más inolvidables con el rudo y chaparrito, Humphrey Bogart, que tenía que usar un banquito para lograr la estatura que Ingrid poseía de 1.75 metros. Quizá sea esa estatura la que la hizo lucir de manera impresionante, o tal vez sea esa espontaneidad romántica que la confirmaría como una actriz adelantadísima a su época, lo que es seguro es que Curtiz aprovecho cada segundo y encuadre de Bergman para hacerla brillar.

 

1 – Sonata de Otoño (Bergman, 1978)

Intenso drama que responde al fervor por el matriarcado que profesa Ingmar, y que de la mano de la otra Bergman, Ingrid, ofrece una de las interpretaciones femeninas más memorables en el cine. En realidad podría decirse que es una cinta atípica, no por la falta de pasión ni temática, sino por el aterrizaje del argumento en planos sumamente realistas, afectivos y emocionalmente empáticos en su totalidad: Una famosa concertista no ha visto a su hijas en siete años, una de ellas casada con un pastor protestante y la otra incapacitada. En esta tensa decisión de por fin enfrentarse al amor y al odio de sus hijas, se funde un himno de solemnidad por parte de Bergman hacía con el testimonio de su director. Poderosamente actuada, esta sería su última actuación en cine

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*