Las 5 Mejores Películas de Jake Gyllenhaal

Jake Gyllenhaal, al igual que su hermana mayor Maggie, es descendiente de la realeza sueca. Hijo de director y de familia artística, Jake comenzó su carrera a los 11 años, para después ser restringido por sus propios padres para que este solo actuara a lado de ellos y bajo su supervisión, pero principalmente para que no abandonara su educación por la actuación.  Cosa que no ocurrió, pues el rebelde hermano menor dejaría la licenciatura trunca para centrarse firmemente en el drama, haciendo su debut protagonista en el cine a los 19 años y recibiendo buenas críticas por la cinta “Cielo de Octubre”.

Con la llegada del nuevo milenio, Jake se convertiría en uno de esos actores consientes de solo seleccionar papeles acordes a sus características más sobresalientes, como por ejemplo, el dominio y equilibrio de interpretar personajes, tanto héroes como villanos, un poco perturbados y/o trágicos. Por tal razón Jake se ha mantenido a la fecha con poco más que 30 películas, siendo algunas de ellas “de culto” ya sea en el ámbito artístico como en el de la cultura pop, juvenil y/o generacional.

A sus 41 años, revisemos las 5 Mejores Películas de Jake Gyllenhaal

 

Bonus – Nocturnal Animals (Tom Ford, 2016)

Llena se simbolismos y con un cuidado estético que raya en la perfección, el ex diseñador Tom Ford hace que su segunda película se pueda percibir desde distintos planos o apreciaciones: el primero precisamente el estético, siendo Adams la glorificada visualmente bajo el peculiar, elegante y hermoso estilo del cineasta; el segundo es el literario, donde el thriller se desarrolla en las páginas de un libro y en el colectivo imaginario de quien lo lee, lo que nos lleva a un segundo plano, el de una venganza masculina muy peculiar que de haber puesto más énfasis en sus referencias hacía con el romanticismo pretendido, estaríamos hablando de quizá una de las mejores películas de la pasada década. No lo es, pero Gyllenhaal da una excelente actuación

 

5 – Donnie Darko (Richard Kelly, 2001)

Fenómeno cultural y de culto provocado por la clara insinuación de estereotipos estudiantiles bastante “dañados” donde el protagonista presenta serios síntomas de depresión, locura y esquizofrenia, mismas que se reflejan en la aparición de un hombre vestido de terrorífico conejo que le pide a nuestro “Donnie” cometer una serie de “encargos” antes del fin del mundo. No es una película buena, pero presenta un atractivo innegable e inquietante en su planteamiento, su magnífica banda sonora y en el truco de Kelly de vestir a su surrealismo de un thriller psicológico con alguna explicación lógica, la cual nunca llega ni llegará. Esa interpretación de millennial “jodido” y la interacción con “Frank” convirtieron a Gyllenhaal en un rostro mediático instantáneo.

 

4 – Source Code (Duncan Jones, 2011)

La pasión con la que esta filmada es su principal ventaja frente a otros recursos narrativos de “hechizo de tiempo”; Jones no solo entretiene, sino que deja cualquier esbozo cómico de lado para centrarse en el suspenso y la carga emocional que vive el personaje principal (un Gyllenhaal absorbente desde dos planos o entornos). En el final, su esperanzador y surrealista mensaje quizá pueda frustrar la complejidad dramática tan bien encausada en casi la totalidad de su metraje, sin embargo el relajamiento parece permitido dadas las condiciones de un héroe cuasi mecánico utilizado por sistema en contra de su voluntad, dando como resultado una especia de victoria del espiritualismo sobre la ciencia que no sabe mal. Un clásico SF moderno e infravalorado

 

3 – Zodiac (David Fincher, 2007)

Con Zodiac Fincher alcanzaría un clímax demasiado alto, tan tétrico como cautivador y acorde a toda la progresión del caso y/o investigación alrededor del famoso caso del “Asesino del Zodiaco”, ofreciendo lo que en realidad es una pieza inclasificable, compleja, y que ensancha al cinéfilo de tal manera que sus 157 minutos de metraje parecen instantáneos y dignos de un análisis interminable. Una pedazo de obra maestra, Fincher desarrolla todo un caso fílmico desde la psique de sus personajes y su perpetrador, siendo el principal de ellos un caricaturista con desordenes sociales que Gyllenhaal interpreta de manera formidable, manifestando la obsesión y la final amarga satisfacción en un último cruce de miradas que quedará para la posteridad fílmica

 

2 – Brokeback Mountain (Ang Lee, 2005)

Independientemente a la afinidad del tema LGBT en aquel 2005, que con la llegada a la adolescencia la llamada generación Y (millennial) vería en aquellos mediados de década su primera y verdadera irrupción dentro de la sociedad, el León de Oro se atrevió a hacer lo que no hizo el Oscar, que es premiar una cinta que acorde a las exigencias fílmicas (dirección, actuaciones, guion, producción), cumple con los estatutos para ser considerado uno de los mejores dramas de todos los tiempos. Ang Lee logra un retrato sensible, honesto e intensamente emocional alrededor de dos entrañables “cowboys” y su ya legendario romance, del cual Gyllenhaal lograría su única nominación al Oscar y su único galardón relevante de su carrera, un BAFTA.

 

1 – Nightcrawler (Dan Gilroy, 2014)

Escalofriante aproximación a la crudeza del periodismo y de la nota roja (no muy alejada de la realidad), este clásico moderno no solo funciona como un oscuro thriller, sino también como una crítica (y hasta sátira) al mundo televisivo tal y como en su momento lo llevó a cabo el rotundo drama de Network. También muy en la línea de “Taxi Driver”, Gilroy pudo dar el diferenciador no solo en su entorno, sino también en su tétrico antagónico, un Jake Gyllenhaal que crea una repulsión inmediata (tanto de manera física como motivacional), pero conservando esa enferma empatía de vil “paria” hacía con la audiencia y su cuestionable y trágico origen, pero no así hacía sus viles hechos y consecuencias.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*