Las 5 Mejores Películas de Jean-Luc Godard

Uno de los más enigmáticos, revolucionarios y experimentadores maestros del cine, hablar de Jean-Luc Godard no solo engloba sus más de 120 créditos (cortos, largos y documentales) como director, 98 títulos como guionista, 48 como actor y 28 como productor ¡No! sino también de la esencia pura de la nouvelle vague y de la evolución del cine europeo hacía el radicalismo político.

Aún en activo y cumpliendo hoy 91 años, el nacido en París fue primordialmente un etnólogo apasionado del cine que comenzó su vinculación con el are como crítico del mismo, coincidiendo en aquel tiempo con Truffaut, Rohmer, Chabrol y Rivette, en lo que años después y a finales de los 50, sería la concepción de la conocida corriente de cine conocida como “La Nouvelle Vague”, un estilo de ficción poco técnico y ortodoxo donde la narrativa y la naturalidad actoral tomaban mayor parte de una narración a la usanza de un documental.

Godard sin duda sería el mayor representante directivo y masculino de aquella corriente (incluso casándose con la legendaria Anna Karina en 1961, quién protagonizaría muchos de dichos films), logrando su apogeo durante la mayor parte de la década de los 60. Expirando dicha corriente Godard se movería hacía el activismo político y social dentro de su discurso fílmico, teniendo una época dispar en dichos cambios culturales y por supuesto en la occidentalización del séptimo arte por parte de un maquinaria Hollywoodense que alcanzaba niveles de importancia durante los 70.

Manteniéndose en activo durante todos los años, su faceta de experimentador daría nuevos frutos en la última y más reciente etapa de su carrera, siendo ahora un discípulo y promulgador del surrealismo, filmando sus últimos proyectos hace apenas un par de años, en el 2018.

Ganador de 49 premios, hay que tener en cuenta que Godard ha ganado ¡Todo! Le dieron un Oscar honorario, pero a quién le importa ese monigote del 2011 cuando el francés ya tiene e su carrera 8 reconocimientos del Festival de Berlín (entre ellos un oso de oro y dos de plata), 3 reconocimiento de Cannes (entre ellos un premio del jurado y una Palma de oro especial), y 7 galardones de Venecia (entre ellos un León de Oro y dos premios especiales del jurado).

8 décadas de trabajo fílmico, Godard es sin duda es parte ya de la historia fílmica. Recordemos sus 5 Mejores, o mejor dicho en este caso, más esenciales películas.

 

5 – Alphaville (1965)

La ganadora del Oso de Berlín es por excelencia la definición del sincretismo de Godard, una joya desentendida (hasta por los amantes de la SF) y revolucionaria que teóricamente y por su obvio romanticismo (centrado obviamente en la figura de Karina) se sitúa dentro de la Nouvelle, pero que mezcla de manera tan perfecta como curiosa la ciencia ficción, el noir y hasta ese aire estético y narrativo del expresionismo alemán. No solo eso, pues Alphaville es un homenaje al cine y a varias de sus corrientes, conceptos y hasta elementos de la cultura pop, ajena al tiempo y a cualquier etiqueta, digna de un Godard en su plena libertad creativa – artística en comunión perfecta con su esposa Karina. Por cierto, existe la leyenda que fue una adaptación de Dick Tracy

 

4 – Banda aparte (1964)

Film de sincretismos narrado bajo la expresión “nouvelle” y la radiante presencia de Karina; quizá estemos hablando de la cinta que más denota una clara influencia del noir en la corriente francesa a manera de homenaje (y hasta sátira) en lo que es una conjunción de ideologías que escurren naturalidad  y un cierto desprendimiento narrativo que para los detractores de Godard podría parecer ridículo, pero también encantador (ejemplo de ello es la hermosa y de mucha gracua secuencia del baile). Es un hecho que tanto esta combinación entre thriller, comedia y noir, como en general el estilo difuso de Godard no era, es, ni será para todos, pero el embelesamiento de la naturalidad actoral, sobre todo vertido en Karina no debe pasar desapercibido.

 

3 – Una mujer es una mujer (1961)

Triple acta: el debut de Karenina bajo la dirección de Godard, su afianzamiento tras su supremo debut dentro de la nueva corriente, y el inicio de la química de su futura esposo con Belmondo, en la expresión más básica de la nouvelle: el romanticismo, la comedia, y esos momentos de extrema espontaneidad en los que el director exhibía la pasión por su musa. Tal vez la película más divertida de Godard (pero también una de sus más pretenciosas), el valor principal es precisamente su pareja, la cual se convierte por momentos en el único recurso de valía en varias escenas, consiguiendo que el espectador irrefutablemente se enamore de manera inmediata de su encantadora Karina como la stripper que quiere tener un bebé.

 

2 – Sin aliento (1960)

Primera película de Godard, pocos son los momentos tan evidentes dentro de la historia del cine que marcan un antes y un después, y este definitivamente es uno. Quizá no sea la primera de la nouvelle vague, pero fue la que estableció y simbolizó su porvenir con un estilo autoral sin precedentes y que de manera irónica, tomaba ciertos elementos (y hasta símbolos y figuras) del occidente para de construir al propio cine negro y convertirlo en esta nueva ola de libertad, auto descubrimiento y naturalidad. Belmondo y Seberg protagonizan esta historia de criminalidad y romance que mostraría un nuevo camino a los cineastas europeos, criticando incluso el modus vivendi de los americanos en una rica tangente simbolizada por Seberg

 

1 – Pierrot el loco (1965)

No solo me atrevería a decir que estamos ante la cúspide actoral de ambos protagonistas, sino que como lo dicta la lógica y el canon, también ante la mejor cinta de Godard y tal vez (muy probable) la más icónica de la nouvelle vague. La desfachatez con la que esta relatada y actuada dicta la quintaesencia de la corriente francesa, enmarcando con ese beso entre Anna y Belmondo (que fue muy recientemente la imagen de Cannes) su momento más coqueto, entrañable y romántico dentro de las bases establecidas por su naturalidad y progresión de hechos, en lo que también es una aventura, road movie y drama que de manera inmediata alcanzó el estatus de leyenda y joya del cine. Como su título lo indica, estamos ante una entrañable y legendaria locura.

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


6 Comments

  • Pensé que iba a haber top de Nino Rota

    Reply
  • ¡Inaudito, impresionante¡ Cómo una carrera de 60 años se ha sostenido únicamente con poco más de un lustro de buenas películas. Pues prácticamente después de Pierrot le fou Godard se dedicó, con contadas excepciones, a realizar cintas someras, sumamente aburridas, de lo más olvidables y pretenciosas (pero no esa pretensión divertida que tanto me gusta, sino de la cansina y soporífera). Tal vez lo antedicho solo sea mi imperfecta percepción, pero en verdad me disgusta que un tipo con ese talento haya desperdiciado decenios en realizar cintas que nadie recuerda, prescindibles; como lo muestra este top, lo esencial de este autor se limita, otra vez, a esos 5 años

    Reply
  • Pero bueno, a pesar de mis opiniones para con la carrera de Godard, debo admitir que hay películas suyas que me fascinan: como Alphaville, mi favorita; pero también Banda aparte y Le petit soldat. Considero que lo más propio es un top 10 de este señor. Se pueden incluir cintas como Vivre sa vie, la ya mencionada Le petit soldat, Le Mépris, Masculin Féminin, Sauve qui peut y Éloge de l’amour. Probablemente se me pase alguna, pero son las que recuerdo

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*