Las 5 Mejores Películas de John Malkovich

Forjado en la escena teatral de los años 70, el paso de John Malkovich a la televisión y el cine vendría patrocinado por una de las presencias antagónicas más relevantes de los últimos años. Su calva y rabietas formaron así una presencia amenazante e incluso usada por muchos directores para encausar terribles terroristas, asesinos y/o sociópatas, mismos que se han convertido a lo largo de sus más de 130 créditos en una marca indeleble y hasta auto parodiada en la cultura pop fílmica y hasta publicitaria.

Ganador de una treintena de premios, celebremos los 68 años de John Malkovich con sus 5 Mejores Películas

 

Bonus – Burn after Reading (Hermano Coen, 2008)

Una de las películas con más macguffins de la historia (su desarrollo se basa incluso en la constante inclusión de estos a lo largo del metraje), el principal de ellos es la autobiografía de un perdedor y alcohólico ex agente del FBI, documento que desencadenará una serie de situaciones tan insulsas como absurdas entre un grupo de idiotas superficiales. Bajo la tremenda y desquiciada actuación de Malkovich, su personaje sirve como punta de lanza para dibujar sobre este lienzo de lo absurdo un humor negro sofisticado e hilarante. Haciendo homenaje a su “villanesca” figura, dentro de esta “comedia” se puede asomar un también complejo manifiesto sobre la frustración, depresión y el alcoholismo.

 

5 – Shadow of the Vampire (E. Elias Merhige, 2000)

Por Bedub

En 1922, Murnau realizó una libre adaptación del clásico Drácula, el cual se volvería un clásico gracias a la terrorífica expresión física del conde. De aquí nacerían una leyenda de lo que sucedió en la grabación de la película y se dice que gente del equipo de grabación desapareció durante la filmación, habiendo quienes aseguraban que el actor Max Schreck en realidad era un vampiro. La premisa resulta muy irónica y contiene mucho humor negro, algo que quizás le faltó a la película, pero lo que es innegable es la poderosa interpretación de Dafoe como Schrek, incluso siendo difícil separarlo “visualmente” de la obra original. Por su parte Malkovich haría lo propio personificando al oscuro director y compinche de aquella sombra, nada más y nada menos que el mismo Murnau

 

4 – Dangerous Liaisons (Stephen Frears, 1988)

Estamos hablando de una de las joyas en cuanto a dramas y conspiraciones de época se refieren, mismas que llevaron a Malkovich a convertirse en parte de la realeza antagónica. De una alta carga erótica, Michelle Pfeiffer hace un complemento perfecto en este inmoral triángulo, soportando el mismo nivel actoral de un naciente Malkovich y una monstruosa Glenn Close (de hacer un top de Close, esta estaría quizá en primer lugar). El rol también fomentaría las bases de lo que vendría a ser su etapa actoral más importante, el de los perversos y calculadores hijos de puta que durante los 90 lo llevarían al estrellato.  Es increíble que por esta fenomenal actuación de reparto no haya recibido ni siquiera una nominación al Oscar

 

3 – In the Line of Fire (Wolfgang Petersen, 1993)

Prácticamente Malkovich se traga toda la película (incluyendo a Clint Eastwood) al interpretar a un serio psicópata que amenaza la vida del presidente de los Estados Unidos. Aunque este thriller noventero cae en varios lugares comunes y en cierta falta de ritmo por parte de Petersen, es el gran villano el que capta todo el interés tanto a nivel dramático (el paralelismo y el duelo actoral que logra con Eastwood es fantástico), como en los momentos de acción, teniendo una de las grandes secuencias de persecución de los 90. Una muestra de su formidable actuación es que este thriller policiaco logró trascender hacía una nominación como mejor actor de reparto en los Oscar y en varios círculos de crítica.

 

2 – Ripley’s Game (Liliana Cavani, 2002)

Remake de la cinta de Wim Wenders de 1977 y secuela de la sublime “El Talentoso Mr. Ripley” de 1999, hay algo superior en esta sutil e infravalorada película con respecto a las otras adaptaciones sobre el tétrico y calculador villano creado por Patricia Highsmith, y ese es John Malkovich, que sin duda logra el Tom Ripley más maduro, sofisticado y apegado a la obra original. Resulta un deleite ver como Malkovich hace que una cinta por momentos estática pueda encausar un dinamismo gracias a su mera presencia. Si bien Matt Damon nos regaló un excelente origen fílmico – psicológico y emocional -, Malkovich logra captar la esencia del personaje sin que esta se sienta ajena a la versión de Minghella.

 

1 – Being John Malkovich (Spike Jonze, 1999)

Charlie Kaufman es uno de esos artistas que nacieron para abordar, traducir y amalgamar el surrealismo en algo tan entretenido como entendible, tan trágico como verdaderamente tétrico. Si queremos hablar de surrealismo en una de sus más puras expresiones, he aquí como ser John Malkovich, un actor de Hollywood al cual se le es descubierto un portal hacia su mente en un piso intermedio dentro de un edificio corporativo. Más allá de una auto interpretación y/o de una confirmación de su estilo como un ente frio y despreciable, Malkovich logra una compleja auto parodia que lo llevó a enmarcar su apellido dentro de la cultura pop y la corriente surrealista en una de las mejores y más originales películas de los últimos tiempos

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*