Las 5 Mejores Películas de Julianne Moore

Nacida en 1960, el caso de Julianne Moore parece equilibrarse más hacia el mito que a la realidad, y es que conforme pasan los años no solo su talento crece de manera exponencial, sino también su belleza, algo casi surreal dada la evolución de sus papeles y por supuesto su natural cuerpo sin evidentes cirugías ¿será una heredera de la magia de las ninfas o simplemente una musa venida desde la mitología hasta nuestra realidad? Aquella mujer que debutara en el cine contando ya con una cierta cantidad de años no tan promisoria (32) en cintas como La Mano que mece la cuna, El Fugitivo, Nueve Meses o El Mundo Perdido de Jurassic Park, rápidamente saltaría esa abismal línea de ser una actriz de apoyo para convertirse en una garantía histriónica de la mano de directores como Paul Thomas Anderson o los Hermanos Coen, tal y como en su vida real, con el cliché y la ironía de ser una camarera hija de un coronel antes de convertirse en una estrella de Hollywood.

No siéndole ajena la comedia, la aventura, el terror o la ciencia ficción, sin duda es el rubro dramático el que la ha convertido en una de las actrices más respetadas y talentosas de su época, siendo en definitiva los últimos 20 años  los que la han convertido en esa figura de la más alta estirpe y reputación.

A punto de cumplir sus 59 primaveras y teniendo en puerta su más reciente film, Gloria Bell, es justo y necesario rendirle un homenaje a uno de los estandartes histriónicos de su generación, con un poco más de 90 títulos en su haber y 150 reconocimientos internacionales, dentro de los que destacan (y léanlo detenidamente) reconocimientos en los Festivales de Cannes, Venecia, Sundance y Berlín, así como el complemento de los premios americanos y británicos con el Oscar, el Globo de Oro y el BAFTA.

¿Queda alguna duda de su poderoso talento? Aquí sus 5 mejores actuaciones a consideración de su servidor y gran admirador de esta hermosa musa convertida en una fastuosa actriz.

 

5. Children of Men (Alfonso Cuarón, 2006)

Una constante en la carrera de Moore es su faceta como recurso de sorpresa o catarsis dramática que tan bien han sabido encausar muchos de sus directores, como por ejemplo el mexicano Cuarón en la que sigue siendo su mejor cinta a la fecha, y en donde Julianne se encarga de un pequeño pero sustancial papel que servirá también para asentar la apabullante tensión dentro de un relato sujeto a las grandilocuentes tragedias y sorpresas. Para quiénes ya la han visto sabrán entonces apreciar el sacrificio y entrega actoral de una actriz que en base a su natural método al abordar a sus personajes, entrega aquí un tempranero pero impactante giro de tuerca.

 

4. The Hours (Stephen Daldry, 2002)

Cuando el mundo de Hollywood no estaba infestado de feminismo sin trasfondo, Daldry haría converger a 3 de las más talentosas actrices de su generación para encausar un relato fílmico – literario que raya en la perfección histriónica dentro de un ritmo tan meticulosamente estructurado para parecerse precisamente a la narración una novela, o en este caso, una novela dentro de una novela. Si bien Kidman se llevó indiscutiblemente su Oscar en el clímax de su carrera, una aún creciente Moore denota aquí una fuerza dramática reprimida dada las condiciones de su complejo personaje, digno de palmas y de llevarse de cajón a Meryl Streep.

 

3. Still Alice (Richard Glatzer, Wash Westmoreland, 2014)

Pese a la mediocridad general de la cinta, a Moore se le otorgó el Oscar y decenas de premios por una interpretación biográfica tan creíble como devastadora donde es notable no solo su extra esfuerzo por lograr captar la terrible enfermedad, sino también la conjunción de todos sus matices para poder proyectar el resquebrajamiento mental, físico, espiritual y laboral de su de nuevo complejo personaje. Quizá lo más interesante es que al recaer todo el peso de la cinta en su interpretación, a diferencia de muchos otros relatos sobre el Alzheimer Moore evita  caer en la condescendencia para proveer un retrato digno y fiel sobre dicho padecimiento. Formidable.

 

2. Magnolia (Paul Thomas Anderson, 1999)

Si bien es cierto que los premios le llegaron por su anterior colaboración con PTA (Boogie Nights), es Magnolia el ejemplo más claro de ese salto evolutivo que Moore logró a finales de los 90 para convertirse en una actriz de carácter. Sin duda alguna dentro de la paleta de estas formidables 9 actuaciones e historias cruzadas (mención honorífica para Tom Cruise), es Moore la que lleva el vehículo catártico dentro de lo que se podría justificar como el eje principal de estas historias, recreando en esta ocasión una extroversión intensa que pese a su objetivo de redención, queda varada como un objeto de anti empatía o repulsión, lo cual es algo sencillamente fabuloso.

 

1. Gloria Bell (Sebastián Lelio, 2018)

A pesar de la ligereza de su argumento, este auto remake es sencillamente poseído en toda su extensión por la presencia, belleza, carisma y talento de Moore, haciendo a Gloria al parecer solo una extensión de su propio ser en la que sin duda es la mejor y más cautivadora interpretación de su carrera. La mayor característica en su método actoral, Moore capta y proyecta toda esa  espontaneidad que al mismo tiempo hace una comunión natural con el estilo narrativo de su director, el chileno Lelio. Disfrutable en su totalidad, Gloria Bell no solo es un himno a la feminidad de la generación X, sino el testimonio más veraz del gran talento de Julianne Moore.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*