Las 5 Mejores Películas de Lars Von Trier

Lars Von Trier tiene 19 películas, 16 hechas para cine y al menos 6 de las mismas convertidas en verdaderas obras maestras, trasgresoras, polémicas, atroces, devastadoras. No solo estamos hablando de uno de los mejores y más propositivos narradores de todos los tiempos, sino quizá también del ente artístico más desapegado de la humanidad, condición que le permite analizar y diseccionar a la misma desde sus más profundos temores hasta sus más atroces comportamientos.

Un revolucionario del estilo y forma, Von Trier comenzaría su relación con el cine muy joven, cuando a los 11 años recibiera su primera cámara y con ella realizara sus primeros cortos caseros. El estudio fílmico vendría como el principal objetivo de su adolescencia, destacando como uno de los jóvenes egresados más prominentes, ganadores e interesantes de la nueva ola del cine danés, misma que un poco más adelante lo llevaría a conformar junto a Thomas Vinterberg el movimiento “Dogma 95”, corriente que buscaba simplificar monetariamente la producción de las películas con libretos de aspecto psicológico y emocional más complejo y un estilo narrativo más cercano al neorrealismo. El movimiento resultó en una docena de influyentes cintas donde a pesar de sobresalir más Vinterberg, Von Trier aprovecharía como catapulta mediática hacía el comienzo de su clímax autoral hacía finales de los 90.

La etiqueta más vulgar en la que podríamos definir su cine sin duda sería “incomodo”, pero dicho calificativo es ajeno a la complejidad filosófica y contemplativa que Von Trier imprime en cada uno de sus relatos, capítulos e historias, ensayos sobre emociones, espiritualidad, sociedad y cultura que se nutren de igual forma con una perfección estética que lo asemeja a una especie de pintor en movimiento (de hecho algunas de sus pinturas, otra de su aficiones, son exhibida en varios museos). Von Trier pues no busca agradar, dividir o polemizar, sino solo diseccionar el aparato psicológico y diseccionar al humano hasta llevarlo a su más pura esencia: la del instinto o impulso salvaje y/o animal. Por ende la etiqueta de “incomodo” quizá debería ser cambiada por “honesto”, ajena a toda hipocresía, corrección o tendencia social.

Ganador de 105 premios, de entre los que destacan su Palma de Oro y sus dos premios del jurado de Cannes, celebremos los 65 años de Lars Von Trier con sus 5 Mejores Películas.

 

Bonus – Antichrist (2009)

“Reina el Caos” fue el slogan más exacto que pudo tener quizá la que hasta la fecha sea su más trasgresora cinta. Filmada en formato digital, con secuencias a blanco y negro y con un tan atroz como hermoso uso de slow motion, Antichrist nos requiere un esfuerzo como audiencia para enfrentarnos ante una atmósfera desprovista de cualquier rastro de raciocinio, y por ende de humanidad. Provista de un inicio que dicta la surreal lógica de aquella madre propositivamente arrebatada de su hijo, la conciencia salvaje y los deseos carnales más oscuros y lúgubres salen a flote para que el humano viva precisamente como lo que es: un animal. De sexo y violencia explícita nada “cómoda”, Von Trier polemiza y alecciona sobre el origen y el final del mundano humano,

 

5 – Melancholia (2011)

Por El Markovich

Melancholia (poster) - Lars Von TrierPor más que intenté evitar hablar sobre filmes del fin del mundo, me resulta imposible descartar esta pieza ya que no es el bodrio cliché catastrófico hollywoodense. Demandante como siempre, von Trier plantea la llegada de un elusivo planeta a nuestra órbita, que poco a poco toma el curso de colisión inminente contra la Tierra. Por más espectacular que suene, ese no es el tema principal de la obra. El verdadero foco son las emociones y conflictos de una familia y la manera en qué cada uno de sus miembros lidia con la cercana aniquilación. Quizá te lleve a preguntarte cuál de ellos serás tú si este lío se agrava aún más. Las veces que la he visto el final me pone muy de buenas…decidan si tengo pedos o no cuando la vean (o si el que tiene pedos es von Trier)

 

4 – Dogville (2003)

Dogville (poser) - Lars Von TrierLa epopeya gansteril y surreal de Von Trier, de una exquisitez artística manifestada en su curioso y minimalista diseño de producción. Una oscura metáfora sobre la opresión masculina y social por sobre una mujer en aparente huida, servicial y bella, al servicio de una comunidad que la acoge con ciertos requisitos por sobre su “bondad”. Uno de los mejores giros no solo en el cine de von Trier, sino dentro de la filmografía de aquella década, el despertar actoral de Kidman es evidenciado hacía el final para abalanzar una cruenta venganza sobre aquella sociedad que la encasilló, víctima de su “tierno rostro” y afable personalidad ¿cercano a la realidad? Tal vez sea una de las cintas más accesibles de su filmografía, básica para la comprensión sobre su constante desapego hacía la sociedad.

 

3 – Breaking the Waves (1996)

Ganadora del Grand Prix de Cannes, esta fue su primera y más destacada producción dentro de la corriente del Dogma 95 que él mismo junto con Vinterberg instauró apenas un año antes. Estremecedora, Von Trier logra aplicar un realismo tan solemne como trágico gracias a sus propias reglas impuestas, logrando que este encontronazo entre la ingenuidad espiritual y el mundano ser humano sea una de esas experiencias que en un primer plano te deja el corazón roto, para después procesar ese “mar” de encontradas sensaciones para hallar nuestro propio lugar en ese acontecimiento tan convencional, pero a la vez tan impactante gracias a la minuciosa construcción y desmenuzamiento que Lars hace de sus personajes y de una Emily Watson espectacular

 

2 – The House that Jack Built (2018)

Hay pocas películas que me hacen cambiar mi percepción sobre la vida y la muerte, y esta fue una de ellas. Von Trier hizo uno de los testimonios fílmicos más fidedignos y perturbadores sobre la maldad. En su complejidad y atrocidad, explora la mente de un asesino serial, la disecciona y la confronta con sus frustraciones y más íntimas emociones para tratar de razonar los porqués de ese origen del caos y del mal en la humanidad. Con una excepcional interpretación de Dillon, el danés encausa así una nueva obra maestra que combina momentos de suspenso, gore, thriller y surrealismo, llegando a un clímax y momento final que difícilmente serán borrados del recuerdo y del culto, donde Jack y su misterioso acompañante dan un paseo estético y de narrativa formidable ¡Gracias Lars!

 

1 – Dancer in the Dark (2000)

Dancer in the Dark (poster) - Lars Von TrierLars Von Trier es sin duda uno de los generadores e inventores más importantes y referentes en la historia del cine. Al terminar su Dogma 95, esta prominencia fílmica sugirió no solo una total reinvención del melodrama y del convencional relato del “enfermo”, sino también del género musical, al tomar de su dogma ciertos estatutos para encausar la desgarradora odisea de esta emigrante checa, en una espiral de desgracias que no otorgará, fiel a su costumbre, ninguna concesión al espectador que ose admirarla. La comunión de esos frescos números musicales con los tintes crueles de su desgracia desatan así una de las obras más inquietantes, tristes y relevantes de los últimos 20 años. Fascinante, aún en día resulta complicado digerirla.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*