Las 5 Mejores Películas de Mads Mikkelsen

Nacido un día como hoy en Copenhague, Mads Mikkelsen se ha convertido en uno de los actores más versátiles y equilibrados de los últimos 21 años, lo cual lo ha llevado tanto a conseguir la internacionalización de la mano de varios blockbusters, bodrios y/o productos comerciales, como el respeto debido gracias a su gran rango dramático confirmado en variadas producciones danesas y/o de corte europeo.

Respetado en el cine y en la televisión, Mikkelsen no teme al encasillamiento. Si bien en cierto modo en el occidente se le familiariza con personajes villanos y oscuros, en su natal continente ha impregnado de su talento algunas de las más grandes interpretaciones masculinas de este nuevo milenio, llegando a ser incluso uno de los actores “fetiche” de directores como Thomas Vinterberg.

Comenzando a actuar en 1996 tras concluir sus estudios de teatro, Mikkelsen se haría camino durante 10 años tanto en la escena de su país como en Hollywood, donde debutaría con El Rey Arturo de 2004. Sin embargo sería precisamente en 2006 cuando todo cambiaría, pues su éxito como actor despegaría a la par en ambos continentes, siendo América en lo particular testigo del resurgimiento de Bond y con él uno de sus mejores villanos: Le Chiffre.

A la fecha Mads se ha convertido en uno de los actores más respetados, ganador ya de 40 premios (uno de ellos el mejor actor en Cannes) y con una de las demandas por parte de Hollywood más prolíficas en los años porvenir, donde interpretará al nuevo villano de la saga de Potter y al parecer también en lo nuevo de Indiana Jones.

Celebremos sus 56 años con sus 5 Mejores Películas (y series)

 

Bonus – Hannibal (2013 – 2015)

Por El Cine Actuario

Con las manos de los dedos podemos contar aquellos intérpretes que igualaron la actuación de sus colégas en un papel homónimo; Mikkelsen podrá presumir que fue uno de ellos al ponerse al “tú por tú” con Hopkins al encarnar al siniestro “Hannibal Lecter”; la misma sonrisa, las mismas expresiones y esa doble faceta de persona culta, decente por fuera, pero psicológicamente maquiavélico por dentro,  la serie añadió el plus sobre situaciones más explicitas, dando un giro más cruel y sanguinario al carismático pero peligroso Dr Lecter. No es una calca, copia, parodia de la versión de “Silence of Lambs”, sino es una versión que brilla con luz propia y que tiene a Hopkins aplaudiendo en un rincón desde la oscuridad, mientras exclama: “Bien jugado, Mads ¿nos aventamos otra partida?”

 

Bonus – The Salvation (Kristian Levring, 2014)

Por El Fett

Un western muy sencillo y disfrutable, provisto de una gran calidad en sus rubros técnicos y de un excelente ritmo. Mads Mikkelsen construye un excelente héroe que despliega el suficiente carisma y emoción con su inexpresividad (típico del género) y presencia física, para poder crear esa empatía de vengador trágico y errante que recuerda en mucha parte a ese arquetipo creado por Eastwood tras el nuevo resurgimiento del género después del espagueti western y del estilo crepuscular. Una excelente curiosidad del rubro dentro de la pasada década, sorprende que un western de manufactura danesa tenga ese arraigo occidental tan bien desarrollado y narrado, con mucha explosividad y pasión. Por cierto, también sale Eva Green con su ya clásica escena erótica.

 

5 – Casino Royale (Martn Campbell, 2006)

Por El Cine Actuario

El reinicio de la franquicia fue exitoso no solo porque permitió una perspectiva diferente del personaje al hacerlo más amargado y crudo (que encajó perfecto en Craig), sino que dejó a un lado un poco de eso tono cómico e incluso de farsa que tenía sus anteriores cintas (burlándose de esos elementos), intentando hacer los elementos más clásicos de la saga más prácticos y menos rimbombantes (sin olvidar que es una cinta de acción y que debe de haber fuegos artificial). Añádanle que de chica Bond tenemos una estupenda actuación de Green y el villano interpretado por Mads Mikkelsen establece al antagonista como uno los mejores de la franquicia. Gracias a esta película se estableció un nuevo inicio de la saga que le dio oxígeno a una franquicia que parecía muerta.

 

4 – Adam’s Apple (Anders Thomas Jensen, 2005)

Por Manuel Esteban Gaitán

Cinta que cuenta con el protagónico de dos de los mejores actores surgidos de la cantera danesa actual: Mikkelsen y Ulrich Thomsen. La historia inicia con Adam, un neo nazi que es enviado para realizar un servicio comunitario a la casa del párroco Iván. Una vez allí, este le encomendará la labor de cocinar un pastel de manzanas. La dupla Mikkelsen–Thomsen funciona a la perfección, en una especie de juegos de roles contrapuestos, que se van complementado a medida que avanza la cinta. Uno más amigable, paciente y bondadoso; el otro simplemente tosco y de pocas pulgas. Jensen logra dotar a esta peculiar obra de un humor tan ácido como ocurrente, generando escenas memorables, con una rítmica precisa y sin baches, y explotando al máximo los dotes de todo el elenco.

 

3 – Open Hearts (Susanne Bier, 2002)

Por Manuel Esteban Gaitán

Conocida también como “Te quiero para siempre”, esta es una de las grandes películas de la cineasta danesa Susanne Bier, con guion de Anders Thomas Jensen, realizada en 2002 bajo las consignas del Dogma 95 (movimiento fílmico vanguardista, iniciado en 1995 por los directores daneses Lars von Trier y Thomas Vinterberg). De fuerte tinte dramático, trata sobre la historia de Cecile y Joachim, una pareja que planea casarse y a causa de un accidente que sufre él debe suspenderlo. Las cosas empeoran cuando ella se enamora del responsable del accidente. Cuenta con las actuaciones de Mads Mikkelsen, Sonja Richter, Nikolas Lie Kaas y Paprika Steen. La cinta se hizo acreedora a la mención especial  de la crítica en el Festival Internacional de Toronto

 

2 – Another Round (Thomas Vinterberg, 2020)

Por El Fett

Una rica exploración a la soledad y a la amistad, Vinterberg abandona su conocido tono trágico (esto consecuencia de la trágica muerte de su hija) para abordar un tema por demás interesante y analíticamente bien justificado en torno al alcohol y a sus efectos – consecuencias sociales – laborales y emocionales. Es de notarse la progresión dramática de los hechos (teniendo a Mikkelsen como el gran vehículo dramático, emocional y finalmente liberador)  tal y como se tratase de una buena borrachera salida de un problema personal, pasando narrativamente por todos los estados que el consumo de dicho elixir suele disparar. Su liberador final quizá se contraponga con su estilo, pero no deja de ser tan alentador como emocionante.

 

1 – The Hunt (Thomas Vinterberg, 2012)

Por El Fett

Rotunda joya y una de las mejores obras dramáticas de al menos los últimos 21 años. La sutileza de la misma “acción” juega de manera favorable para proyectar complejos tópicos que enriquecerán su intensidad dramática: desde el tema del abuso infantil y sus inadecuados protocolos de seguimiento escolar, social y psicológico, hasta la manera de cómo impacta dentro de una pequeña sociedad europea; Vinterberg incluye sobre estos temas, dos ejes también fundamentales en su filmografía: la disfuncionalidad familiar y la amistad, misma que se resquebraja a partir de las “acciones” de un maestro de kínder que supuestamente abusa de una niña, hija de su mejor amigo. La secuencia cumbre en noche buena es ya un clásico y vehículo para que Mikkelsen regale una de las actuaciones más feroces y catárticas ¡en la historia!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*