Las 5 Mejores Películas de Marion Cotillard

Hija de una actriz y un director, hermana de un escultor y un escritor, era lógico que la pequeña Marion despidiera el arte hasta por esos hermosos y expresivos ojos.

Sin duda una de las actrices francesas más reconocidas a nivel mundial, Marion comenzaría a actuar desde los siete años en la televisión, para después pasar a la pantalla grande a los 19, ganando poco a poco la atención de los medios franceses y de la propia industria. Comenzaría a convertirse en un rostro mediático gracias a algunas participaciones en un par de blockbusters franceses, destacando (por así decirlo) la trilogía de “Taxi”, para luego migrar a los Estados Unidos y cautivar a todos con un pequeño papel en Big Fish de Tim Burton.

Poco después comenzarían a caer sus papeles más premiados, ambos dentro del cine francés y uno de ellos proyectándola de forma definitiva al ganar el Oscar como mejor protagonista. El resto es historia.

Aunque de una filmografía muy cuestionable (debido en su mayoría a muy malas elecciones), el talento de Cotillard en innegable. Su rango y peculiar belleza le permiten alcanzar picos emocionales a través de la interpretación de personajes trágicos y complejos, por lo general alcanzando su mejor desempeño en papeles dramáticos sobre mujeres sometidas a ciertas situaciones físicas, laborales y/o psicológicas que detonan un estrés constante.

A pesar de esto es complicado rascar y encontrar en esta etapa de su carrera 5 interpretaciones que justifiquen dicho rango y las mencionadas aseveraciones, por lo cual Marion quizá sea una de las actrices que más ha desperdiciado su talento (incruste aquí esa patética escena de muerte en The Dark Knight Rises).

Celebrando sus 46 años, esperemos que Marion pueda aunque sea dar otras 5 en lo que le queda de carrera.

 

5 – The Immigrant (James Gray, 2013)

Pudiera ser Midnight in Paris (donde hace un papel adorable aunque poco destacable), o bien Nine (donde es la única que sobresale histriónicamente junto a Day-Lewis), pero terminé por seleccionar una cinta tan directiva y narrativamente dispar como lo fue The Immigrant, gracias a que la misma solo se salva por dos cosas: Joaquin Phoenix y Marion Cotillard, los cuales forjan una química electrizante que mantiene de cierta manera el interés sobre un relato que no llega ni siquiera a pretender ser un melodrama cansino y plano sobre una situación histórica y social demasiado compleja. El mayor bache en la carrera de Gray le permitió a Cotillard denotar que su talento incluso puede salvar películas (¡Creo que hasta Inception hubiera podido estar aquí!)

 

4 – Largo domingo de noviazgo (Jean-Pierre Jeunet, 2004)

Para rascar en búsqueda de la siguiente buena película de Cotillard hay que adentrarnos a uno de sus papeles secundarios más sobresalientes, y por la cual ganó el César. La protagonista aquí es la otra desperdiciada Audrey Tatou, que aquí interpreta a una mujer que investiga el paradero de su prometido: un herido en la primera guerra. Aunque el guion abusa de sus tangentes y cae en pasajes bobos y difíciles de seguir con interés, Jeunet al menos crea un ejercicio de romance y entretenimiento lo bastante elogiable para proyectar a sus dos actrices hacía un mercado internacional, dentro de una atmósfera muy bien lograda en torno a la Primera Guerra Mundial y sobre el protocolo militar para los soldados que deciden mutilarse a sí mismos para regresar.

 

3 – Rust and Bone (Jacques Audiard, 2012)

Debieron darle una tercera nominación al Oscar por esta cinta, pero al final la tasa internacional fue ocupada por la legendaria Emmanuelle Riva (Amour). Cotillard interpreta a una depresiva entrenadora de orcas asesinas que tras perder sus piernas en un accidente con los mamíferos acuáticos involucrados, por fin encuentra la felicidad y una posible estabilidad relacional y emocional al también comulgar con un destructivo ente masculino dedicado a las artes marciales mixtas callejeras. Una actuación de gran valía en donde Marion logra mostrar esa evolución de su personaje con una credibilidad de otro nivel, llevando a esta trágica mujer a una redención no solo mental, sino también física.

 

2 – La Vie en Rose (Olivier Dahan, 2007)

La película padece de todos los excesos y parajes ya revisitados por todas y cada una de las biopics existentes (y por existir), pero como también pasa en la gran mayoría de ocasiones, estos culebrones resaltan gracias al desempeño histriónico. Cotillard regala aquí no solo una formidable actuación, sino una plena metamorfosis vocal, física y mental de la célebre cantante Edith Piaf ¡y eso encanta a la Academia! La cual le otorgó su Oscar como mejor actriz protagónica gracias a esa inmersión psicológica y estética, en este último rubro subiendo puntos para los conservadores gringos al sacrificar la belleza por un bien artístico mayor. Las secuencias en el escenario son tan impresionantes que por momentos se nos olvida que es Cotillard la que se encuentra “actuando”.

 

 1 – Two Days, One Night (Jean-Pierre y Luc Dardenne, 2014)

Un drama incisivo, de una actuación formidable por parte de Cotillard y una dirección impecable que hacen de una historia convencional un relato sumamente complejo y de intensas emociones. Los Dardenne como maestros del neorrealismo, despliegan con cruenta naturalidad la odisea de una mujer por conservar su trabajo y apenas suficiente estabilidad económica, convenciendo a sus compañeros de rechazar un bono para así recuperar su empleo. Por supuesto que la clase media baja que los Dardenne siempre han abordado en su obra aquí sirve como vehículo para evidenciar cuestionables y denigrantes tácticas laborales a un nivel internacional, dando como resultado una de las obras más profundas y vanguardistas  en cuanto a la necesidad y satisfacción por el trabajo se refiere.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


8 Comments

  • Definitivamente faltó Macbeth (2015), por lo menos como un bonus; pues aunque Fassbender ES la película y Lady Macbeth queda un poco relegada, los pocos momentos en los que aparece Cotillard son asombrosos. Sobretodo su última escena de una sola toma de redención pura. Magnífica.

    Pd. Es más, Assassin’s creed debería estar en el top (bueno no, jajaja tremenda porquería, cómo pudo Kurzel y compañía involucrarse en esa mentada de madre? Jajaja)

    Reply
  • Sigo sin creer que Daniel Day-Lewis se involucrara en la bazofia de Nine, lo entiendo de los demás, pero no de él

    Reply
  • Sé que suena extraño pero, en la Efemérides, sobretodo al ver las fotos de las actrices, siempre me he preguntado: ¿quién es el que gusta de ver cómo las artistas enseñan las patas, vuestra merced o Don Del Valle? Jajaja siempre se me ha hecho extraño
    Por cierto, va a haber top de Monica Bellucci?

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*