Las 5 Mejores Películas de Michael Fassbender

Al revisar la filmografía de Michael Fassbender, uno(a) puede dar cuenta que estamos ante uno de los talentos histriónicos más solventes y versátiles de los últimos años, que coincidentemente a su bajo perfil mediático, lo ha mantenido en una especie de limbo entre las vastas y excelentes producciones que ha protagonizado

Nacido en Alemania, se trasladó a Irlanda desde su infancia; su familia es restaurantera, pero él supo desde siempre que su vocación estaba en la actuación, por lo que se formó y se graduó del prestigioso Central School of Speech and Drama. Entre sus primeros trabajos resalta su participación en la mini serie Band of Brothers, manteniéndose en el rubro televisivo hasta 2006, cuando hiciera su debut fílmico en 300 de Zack Snyder. El resto es historia… moderna

Amante del automovilismo (es piloto también), Fassbender se ha confirmado como uno de los rostros referentes del drama, el cine de superhéroes y la ciencia ficción, haciéndose ya de varios premios en su carrera de entre los que destacan su copa Volpi de Venecia gracias a la participación y asociación que mantiene con el director Steve McQueen

Celebremos el cumpleaños de Michael Fassbender con sus 5 Mejores Películas

 

 Bonus – Inglourious Basterds (Quentin Tarantino, 2009)

A diferencia de Django y quizá hasta de manera accidental, Tarantino revoluciona la imagen del antihéroe desde la primera reproducción actoral del estilo de Waltz, un histrión encasillado en su propia personalidad que de manera única e inhóspita se carga con sutil grandeza todo el protagónico de lo que es más que un drama de guerra, una comedia de ficción divertidísima. Así mismo, para equilibrar la naturaleza bélica de su relato, el autor alcanza picos de suspenso soberbios usando con mayor ahínco sus recurrentes mesas, principalmente en la escena introductoria y en la fastuosa secuencia del bar, donde se daría a conocer al mundo Michael Fassbender (aunque su torso ya era conocido en 300), con un lúcido y buen personaje.

 

Bonus – X-Men saga (2011 – 2019)

Cuatro participaciones como el villano principal de la saga, la aproximación a su personaje facilitó el desenvolvimiento dramático de Fassbender al desarrollar narrativa y actoralmente la personalidad de Magneto. Resalta por supuesto este “origen” en “First Class”, cinta donde también comparte una excelente química con McAvoy, pero sacando mejor partida desde lo histriónico hasta los mejores momentos y diálogos. Con Days of the Future Past y a pesar de la inclusión de siempre roba cámara “Jackman – Wolverine”, su más amplia y creciente maduración de nuevo le permiten ser el personaje más complejo. Tristemente para Apocalipsis y Dark Phoenix el interés de su personaje es directamente proporcional al nivel de los films: basura

 

5 – Shame (Steve McQueen, 2011)

Una de las cintas más provocadoras de la pasada década fue la encargada de disparar el conocimiento sobre un actor que al parecer estaba comprometido a llegar hasta cualquier lugar para denotar su talento. Muchos otros actores con “mayor experiencia” no se hubieran prestado ni siquiera en su temprana etapa a estelarizar un relato tan crudo, pero Fassbender en la comunión forjada con McQueen hace parecer a este drama una experiencia muy cercana, palpable e íntima. No es solo uno de los pocos manifiestos sobre la adicción sexual en el cine, sino también un tour de forcé de Fassbender, que por sí solo y en muchos momentos incluso le levanta la cinta al propio director.

 

4 – Frank (Lenny Abrahamson, 2014)

Incapaz de aún definir con exactitud  lo que Abrahamson quiso transmitir con esta cinta, lo único que queda claro es que Frank no solo es uno de los primeros y más fieles testimonios del entorno musical (y evolutivo) de la generación Z, estancado en ese gran pozo sin fondo y sin definición precisa de lo que se denomina como “alternativo” ¿Es Frank una sátira del en ocasiones sin sentido origen de este “género” musical? ¿O tal vez una gran crítica a toda una estirpe juvenil asentada en esta década? No lo sé, pero lo que si se es que Fassbender me parte el corazón al mismo tiempo que me brinda esperanza con una actuación que no necesita mostrar su rostro para definir sus emociones y personalidad, pero es el final, ese entrañable final el que le da el toque maestro.

 

3 – Macbeth (Justin Kurzel, 2015)

Una excelente obra de Kurzel a la fecha incomprendida, que a la par de su vigoroso empeño visual, convierte al relato de Shakespeare no solo en una de sus adaptaciones más precisas al cine, sino también más brutales, solemnes e íntimas. Incluso Kurzel se muestra propositivo en la deconstrucción de su héroe caído, relegando a Lady Macbeth a un rol muy olvidable (la parte más criticada de la adaptación, sin duda) y dotando de mayor trasfondo psicológico al Lord escocés, que en manos de Fassbender crea una tan empática como odiosa representación del complejo personaje. El tramo final no solo es bellísimo de manera visual, sino que también da otra dimensión al propio Shakespeare, el cual hubiera estado satisfecho.

 

2 – 12 Years a Slave (Steve McQueen, 2013)

Tremendo desempeño, ruin, despiadado y terrorífico. Alejado de toda delimitación cliché y/o perfil unidimensional en este tipo de personajes y siempre acorde a la patente narrativa de McQueen , Fassbender construye a un verdadero hijo de puta de una dualidad espiritual retorcida y perfectamente proyectada , provocando sus víctimas y en el espectador un terror y odio genuinos y que se ha ganado el recuerdo fílmico. Fassbender  logra ponerle a la maldad un rostro y lo hace de tal manera que en cada una de sus apariciones se siente la carga emocional y el suspenso que el monstruo de Edwin Epps acarrea en cada una de sus transfiguraciones. La secuencia del interrogatorio a Northup confirma todo.

 

1 – Steve Jobs (Danny Boyle, 2015)

Un robo descomunal en el Oscar (que ese año le dio “por méritos” a Leonardo DiCaprio), su actuación de Jobs es perfecta; metido totalmente en la carne del genio más testarudo e hijo de puta de la historia (sello de la casa en sus actuaciones), Fassbender ofrece una cátedra en cada plana histórico que se narra en el film mostrando una soltura y evolución emocional de Jobs memorable y de paso, obligando a que todos sus co estrellas actúen o intenten llegar a su nivel para no desfasarse de la naturalidad y frescura con la que fluye el relato (Rogen, Sthulbarg, Watertson, Daniels). Un portento de transformación que en un segundo plano guarda uno de los más ricos relatos paterno-filiales de la pasada década.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*