Las 5 Mejores Películas de Robert Pattinson

Si alguien en el mundo merece un indulto fílmico ese es Robert Pattinson, o como se le conoce desde el año pasado, Mr. Bruce Wayne, o Batman para los amigos. Y es que el joven actor no solo ha expresado estar arrepentido por haber participado en la abominable saga Twilight, sino que a diferencia de muchos otros, el respetable joven ha luchado contra viento y marea para demostrar su valía y talento como un histrión indie, de calibre internacional y gourmet, seleccionando con cuidado algunos proyectos que lo han llevado a trabajar bajo la batuta de variadas figuras y promesas directivas para recurrentemente tener presencia en los más altos estándares de competencia dentro de Sundance, Cannes y/o Venecia.

Así pues, aquel joven mudo que conocimos en Harry Potter and the Goblet of Fire, desde el 2012 y gracias a su padrino David Cronenberg, se ha hecho de cierto renombre en el viejo continente, estelarizando westerns, thrillers, dramas y hasta historias SF con una versatilidad sino perfecta, si en constante y progresiva mejora y maduración.

La pregunta es ahora: ¿Qué tanta ayuda o daño le causará regresar a la escena comercial para ponerse el traje del murciélago en lo que viene siendo algo así como la 4ª renovación sobre el personaje en un medio atestado y con cierto hartazgo sobre los superhéroes? No cabe duda que para los ignorantes que no han visto nada sobre él que no sea Twilight esta decisión pudiera parecerles una burla, pero para los que sí sabemos (los que leen Cinescopia), de entrada podemos afirmar que su versión superará por default y mera capacidad histriónica a nombres como los de Val Kilmer y Ben Affleck (y George Clooney en su momento).

Para comprender un poco más el panorama y a través del indulto otorgado de Cinescopia (donde borramos de su currículo las películas de Twilight), he seleccionado las 5 mejores películas de Pattinson dentro de su aún joven carrera de tan solo 19 títulos fílmicos. Si bien 3 de ellas son apenas de mediana calidad, en todas resalta su papel y participación, dejando entrever el progreso de un buen actor en constante crecimiento.

 

Bonus. Life (Anton Corbijn, UK, 2015)

Loable pero efímera biopic sobre una etapa desconocida en la carrera de James Dean, en la cual entabló una amistad con el fotógrafo de Times, Dennis Stock, personaje que Pattinson recrea con bastante naturalidad, agregando química a un relato que se queda a la mitad entre lo reflexivo  y lo estético. Si lo que se pretendía era que mostrarnos a un James Dean atormentado a través de las fotografías, el director falla en la ironía de prestar mayor importancia al convencional suceso que a la psique del legendario actor, pero al menos en el rubro histriónico es capaz de solventar a través de DeHaan y Pattinson cierto interés. De nuevo un papel secundario correcto.

 

5. Cosmopolis (David Cronenberg, 2012)

La peor película de Cronenberg de un tedio insoportable, se convirtió irónicamente en la plataforma para que Pattinson comenzara a dar destellos de talento. Entre la SF y el thriller, la historia de un multimillonario que viaja en su limosina a cortarse el cabello, es un vehículo de exploración hacia el capitalismo que hace todo menos comenzar (ya no se diga desarrollar una pinche historia), sin embargo en todo aquel caos Pattinson sale avante al cargarse el 100% del metraje con una personalidad creíble que agrega ciertos elementos de intriga a su más o menos complejo personaje, que pretende ser algo así como la encarnación del capitalismo millennial

 

4. The Rover (David Michod, Australia, 2014)

Esta fue la cinta que marcó un antes y después en su carrera, creando para sí mismo una especie de molde histriónico con el cual comenzaría una serie de personajes parias y ajenos al modus del sistema, siempre en constante persecución o huida del mismo. Una pieza extraña que combina el western con la ciencia ficción en el desolado paraje australiano, Pattinson interpreta a un criminal que es capturado por una de sus víctimas que busca venganza por el robo de su auto, desarrollando así un lazo emocional que desembocará en una road movie cruda y violenta. Sin duda, es el absorbente y trágico papel de “perro” del desierto de Pattinson el que sostiene el film.

 

3. The King (David Michod, Australia, 2019)

¿Qué es lo que tiene Pattinson que no tiene Chalamet? La respuesta sería más que obvia en este refrito histórico mal encausado a las órdenes de nuevo de David Michos (otro director – burro que tocó la flauta): versatilidad, y es que mientras Chalamet aparece siempre como perro regañado a ojo medio cerrar, Pattinson aprovecha dicha debilidad protagónica (y en general de todo el relato) para consolidar su creciente talento con menos de 10 minutos de aparición, sumando a su filmografía un antagónico carismático que parece entender la broma que resulta esta adaptación. El chiquitín de Chalamet palidece ante la presencia del vampiro de Twilight en todas sus escenas

 

2. Good Time (Safdie Brothers, Estados Unidos, 2017)

Una de las mejores películas del 2017, este electrizante relato de solo un acto se aprovecha del talento de un Pattinson en dominación total de ese estereotipo de paria creado 3 años atrás. Una fábula fraternal tan exasperante como encantadora, este antihéroe grotesco física e ideológicamente mantiene en todo su metraje un ritmo magnético a través de un excelente trasfondo psicológico que se contrapone de manera muy efectiva con su misión: salvar de la cárcel a su hermano que sufre de un retraso mental. La odisea despliega una serie de contradictorias sensaciones de la que es imposible despegar la mirada y no sentirse irritantemente conmovido.

 

1 – The Lighthouse (Robert Eggers, Estados Unidos, 2019)

Pattinson se gradúa gracias a una de las piezas surreales y de horror más originales de los últimos años, que funciona en gran parte gracias a su actuación que provee los registros y la veracidad necesaria para que el relato pueda oscilar entre el horror psicológico y el thriller. Si bien su director corre riesgos narrativos que trastabillan por algunos momentos su contexto, prefiriendo abordar estética (soportado por una excelsa fotografía), es la inmejorable química entre Pattinson y Dafoe la que hace que Eggers pueda lograr concebir y comunicar esa constante y espeluznante sensación y presencia del mal, su patente autoral. Bienvenido a las grandes ligas Robert

 

Si de verdad dudan que Pattinson no cuenta con el talento suficiente para interpretar una cansina y estereotipada psicología del típico “superhéroe” trágico, pasen a ver esta película y dejen de pensar en su pequeño mundo fílmico que todo se resume a “Twilight” ¡Hasta parece que no leen Cinescopia!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

  • De todo el menjurge de actores que tenían la posibilidad de interpretar al prostituido personaje de DC. Pattinson siempre me pareció la opción adecuada… Si tenían tres dedos de frente en Warner, buscarían quien Intérprete a Bruce y manejo del alterego, no al revés. Hacerlo de encapuchado cualquier actor o hasta doble de acción puede hacerlo.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*