Las 5 Mejores Películas de Robert Zemeckis

Ciencia ficción, aventura, comedia, noir, terror, drama, suspenso, biopics, animación, para este momento, el que fuera el alumno más adelantado de Steven Spielberg ya se ha forjado por méritos propios un nombre dentro de las leyendas directivas – fílmicas ¿o será que el alumno ya ha superado al Maestro?

Nacido un día como hoy pero de 1952, el de ascendencia italiana sobresalió desde su primera etapa por su inventiva también como guionista, posicionando su vena cómica al servicio de legendarias historias de aventura y ciencia ficción que lo llevarían a posicionarse rápidamente como uno de los directores más solventes desde mediados de los 80 y principios de los 2000. Producido casi en su totalidad por su maestro, Zemeckis gusta de focalizar sus historias en las peripecias e infortunios progresivos de uno(a) o varios accidentados héroes, y que a diferencia de su maestro (que suele solo estructurar a uno o dos de sus protagonistas), se esfuerza por dar mayor estructura a una estela variopinta de personajes, villanos o héroes, que por lo general y en el clímax de su carrera le generaron un ritmo narrativo encomiable, varios de los momentos favoritos del cine de los 80 y 90, y diálogos legendarios resultantes de una química y naturaleza cómica que se manejaba en aquella primer estela de éxitos como sello característico de la casa.

Con la llegada de Tom Hanks como su fetiche actoral llegaría tanto su etapa más madura y dramática como también su más premiada, para después dar paso a un intermitente tercer episodio donde experimentaría y revolucionaria el rubro animado a través del capture motion y su trilogía de fábula. Finalmente, en una cuarta etapa que podríamos fácilmente segmentarla desde 2012, Zemeckis se ha establecido completamente en el drama, casi abandonando el tono cómico que de manera irónica le dio sus mejores glorias y etapa artística.

Con 20 cintas dirigidas y más de una treintena de reconocimientos de entre los que destacan un Oscar, un Globo de Oro y dos menciones especiales en el Festival de Venecia, recordamos al creador del DeLorean y alfarero de la fábula y la aventura con sus 5 mejores películas (más dos bonus).

 

Bonus – The Walk (2015)

Muy desestimada en su tiempo, vale la pena recalcar como bonus a este pequeña pero emocionante biopic (por encima quizá de Contact o hasta de El Cuento de Navidad con Jim Carrey), gracias al auto salvamento que hace el propio director de algunos valores “cómicos” y/o “fantásticos” que lo llevaron a finales de los 80 a forjar su nombre con letras de oro en el estatus hollywoodense. Y es precisamente la impresión de cierto toque de fábula a una historia por demás real (vean por favor el sublime documental ganador del Oscar sobre este mismo personaje), lo que hace a The Walk una de esas piezas que sobreviven al olvido para asentarse en esa delgada línea de lo perdurablemente cautivador, pero extrañamente destinada a ser un producto menor (me sorprende que no se haya convertido en un imperativo entretenimiento televisivo).

 

5 – Flight (2012)

Tras 12 años de inconsistencias y bonitos pero vacíos experimentos animados, Flight significó el rescate de un naufrago que para ese tiempo se veía casi imposible de salvar. Si cortamos el cliché americano que hacen que la película en ocasiones se asemeje a un documental sobre auto ayuda, quizá estaríamos ante un mejor drama que Cast Away, sin embargo, la secuencia inicial dio ese esbozo narrativo que pensábamos perdido, encausando un relato catártico sobre degradación humana en donde Denzel saca el mejor partido, funcionando mejor y a la par de con Zemeckis cuando la historia se aleja de lo moralino para recrear la cruda realidad del alcoholismo. Una buena cinta que marcó su retorno y nuevo encausamiento dramático, uno más “real” y alejado de toda comicidad.

 

4 – Cast Away (2000)

20 años ya de uno de los dramas de supervivencia más memorables en la historia, y no precisamente por su “argumento” o la elogiable actuación de Hanks, sino por el súper poder adquirido de Zemeckis a lo largo de 15 años: poder estructurar y brindar trasfondo y emociones hasta a una roca, en este peculiar caso… a un balón, y por ende la consecuente química hacía con el objeto (doble bravo también para Tom). Nótese el progresivo cambio de registro y el parteaguas que significó este naufragio para su carrera, un renacer que  aunque conlleva ciertos toques cómicos para la supervivencia de su narrativa, dejan como manifiesto autoral al drama como nuevo modus vivendi. Trágico, mágico e irónico, este también sería su clímax en dicho registro (Gump ya se apuntaba, pero quedaría como un romance – aventura – cómico – musical – histórico)

 

3 – Forrest Gump (1994)

A diferencia de lo que muchos señalan, Gump dista de ser una película “mala” o “sobrevalorada”, siendo su pecado la desestimación póstuma que sufrió en comparación a los productos “Oscareables” de aquel año (Pulp Fiction y Shawshank) y por supuesto su pobre envejecimiento de nuevo no por su entrañable narrativa y fábula, sino irónicamente por su sobrexplotada influencia con el pasar de los años. Zemeckis crea un exquisito viaje visual, músico y sensorial a partir de su arquetipo por antonomasía: un individuo que sufre una cadena de infortunios y éxitos a base de la casualidad. La crítica puede ladrar lo que quiera, pero absolutamente nadie puede decir que Gump no le arrancó una sonrisa, una lágrima, una emoción y una parte de su memoria, y es que parafraseándolo: “Gump no será la maravilla, pero sin duda sabe qué es el amor”.

 

2 – Back to the Future I y II (1985 y 1989)

Un empate justo gracias a la gran inventiva que en conjunto forman este par, Zemeckis fundamenta su saga y se confirma como uno de los creadores más frescos al dejar a la SF como un mero esbozo dentro de una explosiva y brillantemente estructurada comedia repleta de referencias culturales. Una de las piedras angulares del entretenimiento y de la comercialidad hollywoodense, su excelente calidad y la legendaria química de sus personajes son elementos suficientes para desplegar una experiencia irónicamente inmune al paso del tiempo. Si incluso olvidamos que existió su tercera, el delirante loop al final de la segunda parte la hacen uno de los mejores e imperativos entretenimientos de todos los tiempos gracias a la capacidad de Zemeckis por establecer la base más simple de los viajes por el tiempo de manera ágil e hilarante.

 

1 – Who Framed Roger Rabbit? (1988)

Por encima de las todas las anteriores,  Zemeckis vería en  Roger Rabbit su epítome como narrador, el cual con el pasar de los años se ha desestimado gracias al poder mediático de otras de sus historias que han gozado de mayor comercialización. El hombre bajo el embrujo erótico y cómico de la caricatura, cualquier parecido con la realidad es solo la punta del iceberg en una brillante pieza noir que no solo revolucionó a su género, sino que también bajo una premisa sumamente hilarante  y original, logra desplegar la unión de variadas casas productoras y a sus icónicos personajes en un marco complejo de crimen, intriga y sensualidad con un giro de tuerca avasallante, un villano de ensueño, una femme fatale icono de la cultura pop y una técnica revulsiva, visual y narrativa, que hizo “surrealmente” creíble está histórica y mágica interacción

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*