Las 5 Mejores Películas de Sterling Hayden

Antes del nacimiento de uno de los mejores, pero también menos reconocidos actores en la historia, Sterling Hayden fue un huérfano con un sentido de aventura intrépido y tenaz. A los 17 años se fugaría de su hogar adoptivo para irse en un barco pesquero a recorrer el mundo en varias ocasiones. A su regreso 6 o 7 años después, tomaría la carrera de modelo que le permitió gracias a su imponente porte y físico la entrada al mundo del cine de la mano de Paramount.

Pero aún faltaba otra gran aventura, la de la guerra. Hayden cambiaría su nombre al de John Hamilton para emprender esta nueva cruzada, en la cual como espía y paracaidista al servicio de la OSS, recibiría la estrella de plata y el reconocimiento del estado yugoslavo por su ayuda. A su regreso triunfal a los Estados Unidos, rápidamente retomaría su carrera actoral, la cual para 1950 despegaría de la mano de John Huston, convirtiéndose para esa década en uno de los histriones más respetados y sobrios, poseedor de un talento nato y una voz y presencia imponentes que quedaron al servicio tanto de cineastas como Stanley Kubrick, como desgraciadamente de la lista negra y la cacería de brujas del Senador Joseph McCarthy; y es que a la par de su crecimiento artístico, Hayden fue puesto en la lista gracias a su vínculos comunistas con sus queridos amigos yugoslavos, partido e ideologías con los que simpatizó durante y al término de sus operaciones secretas al servicio de los Estados Unidos.

Logrando escapar de la lista final (la llamada “Los 10 de Hollywood”), gracias a que reveló algunos nombres aliados al partido comunista en una de las famosas y pusilánimes audiencias públicas del senador, las consecuencias a principios de los 60 y durante todos los 70 no se hicieron esperar, pues Hayden iría perdiendo contactos, amigos y oportunidades en el cine (por ejemplo, él iba a ser Quint en Jaws, o uno de Los 7 Magníficos en el western de John Sturges), además de sufrir una caída en la depresión y el alcoholismo.

A la larga las cosas se olvidarían y la vida de Hayden se iría reponiendo, aunque ya sin la frecuencia fílmica que lo definió durante los 50 y parte de los 60. Con 72 títulos en su carrera y tan solo una nominación al BAFTA gracias a su participación con Kubrick, la vida de Hayden llegaría a su fin en 1986, siendo una de las carreras más brillantes y versátiles, pero también castigadas en la historia.

Festejamos al cumpleañero (nació un 26 de marzo de 1916) con sus 5 Mejores actuaciones y/o películas.

 

5 – The Asphalt Jungle (John Huston, 1950)

Degradación moral al límite, elegancia y sensualidad en su clímax, esta cinta es el equivalente a Los Olvidados de Buñuel pero en formato noir y cambiando a aquellos niños por criminales hoscos y perdedores en una ilusión de corrupción vergonzosa. Para algunos sobrevalorada, para otros una de las piedras angulares del género, es innegable el gusto por Huston por humillar a sus personajes a un grado donde ya no existe el castigo, sino la lástima. La fotografía juega un papel importante para embelesa y luego envilecer a nuestro antihéroe, un Sterling Hayden  en el tipo de papel que lo posicionó de igual manera como un símbolo actoral del noir. Resulta sorprendente que aquel pescador y modelo en su 7a cinta y primer protagónico cuenta con este nivel actoral

 

4 – Johnny Guitar (Nicholas Ray, 1954)

Una de las piezas más raras pero también fundamentales del western, es de notarse la excelsa química actoral entre Hayden y Crawford a pesar que él llegó a declarar que no hay dinero en el mundo que lo hiciera de nuevo trabajar al lado de Joan, la cual por cierto es la heroína aquí, uno de los primeros símbolos de recia feminidad, con pantalones, cabello corto y tosco trato. Pero entonces ¿quién es aquel que lleva el título del film y la letra de la también legendaria canción? La figura de este vaquero, pistolero y músico recae en el carisma desbordante de  Hayden, quien se roba cámara en cada cuadro. El título así  funciona como un “mcguffin” para que Vienna (Joan) pueda debilitarse, comunicar su pasado y rendirse ante los encantos de su amado Johnny.

 

3 – The Killing (Stanley Kubrick, 1956)

Su clímax como interprete y símbolo del cine noir coincidirían de forma onírica con la irrupción artística del mejor director en la historia, un Stanley Kubrick que con esta joya noir (a la que el mismo y la crítica referirían como su verdadero debut), rompería todos los esquemas no solo del rubro “negro”, sino también de ciertos aspectos técnicos y narrativos manejados en aquella década. Hayden se haría del papel base, un personaje complejo y ciertamente “anti heroico” en el que Kubrick depositaría tanto la vileza y astucia de su atraco, como la trágica y hasta cómica consecuencia en uno de los finales más trasgresores y atípicos de los que se tenga memoria. Hayden definiría su vena antagónica que en años posteriores explotaría de manera grandiosa

 

2 – The Godfather (Francis Ford Coppola, 1972)

Su papel en la joya de Coppola (director que prácticamente lo salvó del veto que sufrió durante la mitad de los años 60 y principios de los 70) no solo se siente en parte como el testamento de carrera corta pero brillante (su última actuación de relevancia, aunque dejó de trabajar 10 años después, en 1982), sino también como la parte antagónica más amenazante, talentosa, carismática e imponente fuera del resquebrajamiento del propio “Padrino” de Pacino. Como el oficial McCluskey, Hayden deja en claro y a pesar de sus pocos minutos, el error que tuvo Hollywood de relegarlo, siendo en el tiempo que dura en pantalla, el único actor al nivel del propio Brando. La escena de su muerte en el film sigue siendo legendaria.

 

1 – Dr. Strangelove, or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (Stanley Kubrick, 1964)

Su mejor papel es de cierta manera una muy irónica metáfora sobre la situación que experimentaba en aquel tiempo tras haber estado en la lista negra. El rol del villano patriota, paranoico y afectado por la guerra y falta de fluidos naturales en la fantástica sátira hacía la Guerra Fría, es sin duda el pináculo no solo de su carrera, sino de su obra personal, ideológica, militar y aventurera, una auto crítica que de la mano de Kubrick es ensalzada de tal manera, que todos sus atributos (estatura de 1.96 metros, voz y presencia militar), asi como su versatilidad entre el drama y la comedia, brillaran al servicio de uno delos villanos más humorísticos y geniales en la historia, entablando como de costumbre una química mágica con Peter Sellers.

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*