Las 5 Mejores Películas de Sylvester Stallone

Un ser mítico, al nacer Michael Sylvester Gardenzio Stallone, los médicos tuvieron que usar unos fórceps que accidentalmente cortaron un nervio de su cabeza, provocándole parálisis en parte de su cara, labios, lengua y barbilla. Para el recién nacido de ascendencia rusa e italiana esto sería el primer reto en su próxima y prominente carrera, una que al abandonar su casa, tuvo que comenzar desde una película “soft porn” de 1970 llamada The Party at Kitty and Stud’s, por la cual no solo obtuvo 200 dólares y la oportunidad de ya no dormir en la estación del camión, sino también el accidentado mote de “El semental italiano”, título alternativo de aquel pobre film.

La desgracia artística seguiría su curso durante algunos años, pues aquel semental sería rechazado del casting de “The Godfather” y relegado a pequeños papeles secundarios y terciarios en el cine y la televisión. Pero todo aquello cambiaría cuando presenciara la pelea entre Muhammad Ali y Chuck Wepner.

Haciendo una labor de investigación y enclaustrándose en su casa durante 3 días, aquel “fracasado” histrión cambiaría de registro y carrera al de guionista, ofreciendo la historia de un paria que por circunstancias del destino, es seleccionado para pelear el título mundial súper pesado de boxeo. Algunas productoras amaron aquellas páginas, pero no al que las escribió, el cual insistía en ser también el protagonista. Tras ofrecerle montos importantes de dinero para así sacarlo del protagonismo y ofrecerle el papel a nombres como Ryan O’Neal o Robert Redford, el semental no flaqueó en persistir en su objetivo de interpretar su propio guion hasta que se hizo acreedor a 2 nominaciones al Oscar como guionista y actor, ganándose de manera inmediata el respeto y la entrada a un estrellato del que nunca más sería rechazado.

De una personalidad afable, el que empezaría como un actor de registro dramático al pasar de los años se convertiría en uno de los dos más reconocidos héroes de acción en la historia del cine, incluso fungiendo fuera de cámaras como una especie de líder entre su gremio (la película de The Expendables no es coincidencia, pues es sabido que Sly es amigo cercano de casi todos los inmiscuidos en aquella trilogía). Amante del fútbol (fanático del Everton), del box (fue boxeador, representante y el salón mundial de la fama del boz cuenta con su presencia), figura publicitaria, pintor al óleo con varias exposiciones y obras en circulación y lector experto consumado de la obra de Edgar Allan Poe, esta criatura de fuerza descomunal y cuasi mitológica llegó a rechazar a lo largo de su carrera protagónicos como los de The Terminator, Superman, Who Framed Roger Rabbit?, Die Hard, Death Proof, Face Off, Seven, Pulp Fiction y hasta a Scorsese en Shutter Island (el papel de Mark Ruffalo) ¿Por qué? Por qué le dio su “rechingada” gana.

¿Los trabajos meramente de acción mermaron su talento dramático? Sin duda ¿Sly tiene o tuvo alguna vez en su carrera un talento dramático de importancia? También. A lo largo de una carrera de 5 décadas, casi 90 títulos como actor, 30 como guionista y una decena de proyectos dirigidos entre cine y televisión, es imperante que hoy recordemos el poco pero sustancioso testimonio de talento de esta leyenda de la cultura pop.

¡Felices 74 Stallone! Aquí sus 5 Mejores Películas

 

5 – First Blood (Kotcheff, 1982)

Rambo fue la entrada oficial de Stallone al cine de acción, y aunque en su momento no se pensó como una crítica política o incluso como un relato anti bélico dado el maltrato a los veteranos de Vietnam, la venganza de este mentalmente destruido soldado permitió al aún joven actor crear un nexo entre aquel registro dramático de los 70 y los papeles por venir, permitiendo un retrato del estrés post traumático bastante fresco para la época. Las secuelas por venir serían un circo de efectos y como todos los proyectos “saga” del actor, films autodidactas para conservar su figura mediática, pero al menos en aquel 1982, Stallone concibió en el papel más equilibrado entre estos los polos del drama y la acción.

 

4 – Nighthawks (Malmuth, 1981)

Primer ejemplo del talento escondido de Stallone al servicio de un thriller criminal bastante bien escrito, pero sobre todo poseedor de un excelente ritmo. A pesar de que dicha subrogación se dio al situarse entre Rocky y Rambo, mucho de la buena cepa histriónica de Sly se debe al trasfondo ya trabajado de un protagónico que tuvo que ser “renombrado” cuando en realidad este libreto estaba pensado para el “Popeye” de Gene Hackman en la tercera parte de The French Connection. El cambio no pudo ser mejor, pues en el sacrificio de la promoción, la historia policial aunque convencional, resultó de lo más entretenida, en mucha parte gracias a la química y actuaciones de Sly, Billy Dee Williams y el villano de Rutger Hauer

 

3 – Creed I & II (Coogler y Caple Jr, 2015 y 2018

Aunque la primera pecó de pretenciosa y melodramática, Stallone como un “Rocky” secundario aportó un peso histriónico relevante que no se había repetido desde la malograda pero aun así correctamente actuada segunda parte. Esto obviamente junto al valor nostálgico le brindó algunos premios incluyendo el Globo de Oro. Ahora bien para la segunda parte, incluso cuando esta opta de nuevo por repetir la fórmula de 1976, quizá sea de manera accidental la mejor secuela de la saga Rocky gracias a su tensión dramática y excelente dirección de peleas, panorama de nuevo aprovechado por la pequeña pero solvente aparición de Stallone para completar el círculo y dar esa cereza del pastel. El mejor Rocky desde los años 70.

 

2 – Cop Land (Mangold, 1997)

He aquí el testimonio más claro que cuando Stallone se lo propone, podría llegar a ser tan buen actor, casi a la par del éxito de sus comerciales de Tecate. Ganando 20 kilos para el papel y rodeado de Keitel, De Niro y Liotta, Stallone protagoniza y vence a sus compañero de reparto cuando este de un giro total a su estela de héroes de acción para convertirse en un mediocre jefe de policía que encausa una psicología tan compleja que lo hace un ser tan lastimoso como empático. Gran actuación que por momentos incluso se ve saboteada por un aún “practicante” Mangold, Cop Land es de esas curiosidades escondidas que resultará un convencional manjar para los amantes del thriller y el western. Ganaría el reconocimiento a mejor actor en Estocolmo

 

1 – Rocky I & II (F. Avildsen y Stallone, 1976 y 1979)

No creo que quepa ninguna duda del significado de “Rocky” para el cine, la cultura y la sociedad americana, el perfecto arquetipo del inmigrante victorioso dentro del “american way of life”, un paria imperfecto y oprimido por la mafia que encuentra en el deporte el vehículo ideal pata gozar de los privilegios del nuevo mundo. El guion de Stallone es sencillo, romántico, real e identificable al ser un retrato fiel de su problemática, siendo su actuación la perfecta adhesión, la música un gnial ingrediente y la dirección de Avildsen el complemento perfecto para crear variadas secuencias que han pasado a ser parte de la cultura pop, junto con un clímax de lo más emotivo y catártico. La segunda parte sería una torpe repetición, pero Stallone conservaría al menos el registro actoral de su primera, y previo al circo que se desataría desde su tercera parte.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*