Las 5 Mejores Películas de Vivien Leigh

Imagine usted el legado y talento de Vivien Leigh, que a pesar de sufrir un trastorno bipolar, episodios maniaco depresivos de mucha intensidad y por supuesto su problema de tuberculosis que trágicamente le causaron la muerte a sus 53 años, es recordada por la industria,  directores,  actores y compañeras de reparto, como una de las actrices más impresionantes y bellas de su época, de una profesionalidad y entereza dedicada a casi heroicamente, esconder en la medida de lo posible sus trastornos y enfermedades con el objetivo de brindar algunas de las interpretaciones femeninas más rotundas e influyentes dentro del teatro y el cine.

Nacida en la Darjeeling, India, como parte de la colonia británica, a Vivien le fue inculcado desde un principio el amor por la literatura y el teatro, comenzando una carrera detrás de los telones londinenses desde 1931, a sus 18 años. Aunque en ese lapso se casó por primera vez y procreó a su única hija, Leigh mantuvo su interés en la actuación, llevándola a pequeños papeles desacreditados en el cine en 1935 y hasta su oficial debut en 1937 en Fire Over England, participación que marcaría su legendario destino fílmico y su gran pero también tóxico y trágico romance con el amor de su vida: Laurence Olivier.

Con poca experiencia fílmica, pero con grandes y jóvenes tablas teatrales (sin olvidar su impactante belleza), gracias también a su insistencia y relaciones públicas Vivien se haría solo dos años después del gran estelar de “Lo que el viento se llevó”, la épica que la marcaría como una de las más grandes estrellas de Hollywood, posición que pesar de su inconstancia y abandonos de la escena (en mucha parte debido a sus enfermedades, en otra por su romance, posterior casamiento y colaboración teatral con Olivier), mantuvo hasta el día de su muerte, con tan solo 19 películas en su currículo (y solo 15 de ellas acreditada).

Moriría de asfixia por su tuberculosis, y la noticia de su despedida se daría el 8 de julio, fecha en el que todos los teatros de Londres se apagaron durante una hora. Considerada una de las más portentosas divas y actrices del teatro y el cine, rindamos tributo a Vivien Leigh recordado sus 5 Mejores Películas

 

5 – Fire Over England (1935)

Una producción de época menor para los estándares de diseño y calidad narrativa de la época, pero definitoria para la carrera de Leigh, siendo no solo debut oficial, sino también en donde conocería a su amado Olivier, engatusándolo con su belleza y talento en un duelo romántico – actoral donde la joven actriz supera con creces a su claramente sobreactuado y también aún novato compañero de reparto. Acorde a su debut, la producción tenía el objetivo de lucir más como una propaganda patriotera, pero Leigh aprovecharía esta marquesina para explotar su currículo actoral, e incluso en un futuro  logrando adeptos y cierto culto con el posterior romance fuera de pantallas.

 

4 – Ship of Fools (1965)

Su última película bajo el mando de Stanley Kramer, Leigh para esta etapa ya se encontraba notoriamente afectada por sus trastornos y enfermedad, a grado de que muchos de sus compañeros de reparto mencionaron tenerle tanta admiración como compasión, incluyendo el mismo Kramer, que le agradeció su entereza durante los rodajes. Aunque figura como un personaje secundario a bordo de este dramático barco de historias cruzadas que se dirige sin saberlo hacía la Segunda Guerra, el nombre de Leigh embelleció las marquesinas como diva y estrella principal. Así mismo y acorde a muchas actrices de la época, a sus 51 años Leigh parece interpretarse a sí misma, una elegante mujer aquejada por la soledad y el olvido de la juventud.

 

3 – Waterloo Bridge (1940)

Para pasar el  trago amargo de ese fastuoso anti romance en Gone with the Wind, la audiencia fue capaz de ver a Leigh ahora en su faceta más romántica en este excelente drama bélico situado de bella y trágica manera entre las dos guerras mundiales. Una cinta infravalorada e injustamente olvidada, es inequívocamente la tercera mejor actuación de su carrera irónicamente en una faceta en la que a pesar de sus cintas con Olivier y su trabajo teatral, le era ajena al menos en cuanto a la imagen que se forjó con la audiencia: la de la mujer enteramente romántica. Dirigida por Mervyn LeRoy y nominada a 2 premios Oscar, mucho de su destacada actuación también se debe a la perfecta química con un conmovedor Robert Taylor.

 

2 – A Streetcar named desire (1951)

Culebrón de gran nivel y que responde a la concepción teatral tanto de su director como de sus alumnos; la habilidad de Kazan por transformar un solo escenario en una cátedra de dinamismo y planos es excelsa, así como también lo es la comunión con sus actores, en un estatuto doble sobre la gran captación de la degradación emocional – mental en la relación de pareja, una toxicidad que se convertiría en el sello fuera y dentro de la pantalla para una impresionante y trágica Leigh, que a larga vería aquí su papel más intimista y personal sin ni siquiera el público (y sus compañeros de reparto) saberlo.   Un sinfín de emociones girando alrededor de un solo y divo sol, sin duda una de las piezas más representativas del drama hollywoodense

 

1 – Gone with the Wind (1939)

Toda superproducción debería apuntar a llegar a ser “Lo que el viento se llevó”, una ostentosa pieza de producción y calidad artística embelesada no solo por sus conflictivos valores directivos (primero Cukor, luego Fleming), sino también por una de las más fieros y legendarios roles femeninos del cine, que a 80 años de distancia y gracias al talento de una aún debutante Leigh, se convertiría en uno de los símbolos del feminismo por excelencia y a diferencia de todas las estupideces progresistas de ahora, perfectamente estructurada e interpretada. Una actuación elevada, Vivien se carga al hombro, tal y como en la narrativa, a todo el film; tierna, despreciable, bella, cuestionable, romántica, villana, amorosa, nunca pudo haber una mejor Scarlett.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*