Las 5 Mejores Películas de William Hurt

Quizá William Hurt sea uno de los actores más desperdiciados de su generación; con 1.88 de altura, una prominente voz, impresionante presencia física e indiscutible talento y versatilidad, parece que a pesar de tener un Oscar (y algún otro par de galardones importantes), al mundo fílmico y hollywoodense le hizo falta más de su talento, ya sea por falta de oportunidades, manager o decisión propia.

En una primera instancia estudió teología, motivado por su padrastro en Londres, pero al poco tiempo se interesó por el arte de la actuación y las carpas, estudiando artes dramáticas en la prestigiosa escuela de Juiliard. El curso natural de las cosas, Hurt comenzaría a instalarse en el teatro, principalmente en obras de Shakespeare, hasta que el cine le abrió las puertas con un debut soñado en 1980. El resto es historia.

Alcanzaría con varios roles protagónicos el clímax de su carrera durante toda la consecuente década, afianzándose como un actor galardonado y de carácter, sin embargo para los 90 y consecuentes años su carrera daría un vuelco total al solo aparecer en constantes roles secundarios, cada vez cayendo hacía lo más olvidable y comercial (la saga de Avengers como claro ejemplo).

Con 100 créditos al día de hoy tanto en el cine como en la televisión y 18 premios a lo largo de su carrera (de los que destacan su Oscar, su BAFTA y mejor actor en Cannes), celebremos los 71 años de William Hurt con sus 5 Mejores Películas

 

5 – Altered States (Ken Russell, 1980)

Esta combinación entre surrealismo y ciencia ficción no es precisamente una muy buena película, pero si una muy interesante historia que se sostiene gracias a su apartado visual e imaginería, y a la actuación revelación de Hurt en su primer papel fílmico. Los problemas directivos son evidentes y el argumento, aunque muy original (un joven científico experimenta consigo mismo la posibilidad de la existencia de un mismo ser en distintas dimensiones de conciencia), carece de un desarrollo lógico o al menos de algún sentido metafórico, pero a pesar de sus carencias la cinta ha sido catapultada al culto por su exposición psicodélica y el compromiso del debutante hacía con el personaje, que mantiene cierto interés y empatía  de la audiencia hacía con su destino.

 

4 – The Accidental Tourist (Lawrence Kasdan, 1988)

Aunque los focos, la gloria y el Oscar serían para Geena Davis (que se llevaría a casa el galardón de mejor actriz de reparto), tal vez hubiera sido justo y merecido otro Oscar para un papelazo de gran carga dramática por parte de Hurt, el cual protagoniza con gran naturalidad una de las historias más trágicas pero emotivas sobre el duelo de haber perdido a un hijo. Los dos actores logran una excelente química, cliché ¡por supuesto! Pero evitando cualquier sensiblería y salida dramática fácil para el trágico caso; Davis así complementa el dolor del personaje de Hurt, un hombre que se va degradando social y personalmente por su pérdida, encontrando en aquella cuidadora de perros una nueva razón por la que vivir.

 

3 – Body Heat (Lawrence Kasdan, 1981) Texto de Flaco Cachubi

En la línea de clásicos del cine negro como El cartero siempre llama dos veces y Doble Indemnización, Lawrence Kasdan realizó Body Heat, obra que revitalizó un género que comenzaba a perder auge ante otros como la fantasía y la ciencia ficción, por ejemplo.  En Body Heat, Kasdan retoma el esquema narrativo y los personajes arquetípicos: el hombre común cuyo irrefrenable deseo sexual provocado por seductora femme fatal lo conduce a planear deshacerse del marido engañado. Justo es decir que, su éxito, lo debe en gran parte a la elección de William Hurt – joven, viril  y con cabello – como protagonista, junto a la debutante Kathleen Turner, ya que ambos reflejan en pantalla un derroche de sensualidad, erotismo puro y una química incuestionable.

 

2 – Kiss of the Spider Woman (Héctor Babenco, 1985)

Impresionante inmersión dramática de Hurt en esta cruda fábula carcelaria que aunque falla en su adaptación y desarrollo (varias son sus fallas de ritmo, de inclusión de su giro y consecuente previsibilidad), se sostiene precisamente en el papel y química que logra el actor con Raúl Julia, el cual se encuentra irónicamente a la merced de las acciones, cuentos y fantasías del Hurt y su “Molina”, un homosexual encarcelado por seducir a un menor y que ahora funge como una “metafórica” araña en un secreto que le jugará tan a favor como en contra conforme el relato avance hacía su trágico pero predecible final. Oscar, BAFTA y mejor actor en Cannes, Hurt se consolidaría como un notorio camaleón en los primeros años de su carrera

 

1 – A History of Violence (David Cronenberg, 2005)

En su clímax y secuencia final, el temible Joey decide que para salvar a su familia debe enfrentarse a su principal amenaza y captor, su hermano, un pintoresco jefe del hampa que William Hurt interpreta de manera gloriosa en solo 9 minutos, mismos que le otorgaron nominación al Oscar y variados reconocimientos histriónicos, y que de paso otorgan cierto halo de humor negro y accidentado a la fábula, enmarcados en una decena de minutos exquisita. Una de las mejores actuaciones de reparto que he presenciado, Hurt se sumerge en este temible pero aun así hilarante mafioso, que se roba toda la película en esos 9 excelsos minutos finales, un clímax inmejorable en ritmo, edición, diálogos y actuación.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*