Las 5 Mejores Películas para conocer y comprender a Abbas Kiarostami

El pasado 4 de Julio se apagó una de las luces cinematográficas más legendarias, brillantes y revolucionarias de la historia. El director iraní Abbas Kiarostami fallecía a los 76 años a causa del cáncer dejando abandonada la batuta del neorrealismo cinematográfico que desde hace 3 décadas le pertenecía como el justo heredero de Roberto Rossellini.

Si bien las redes sociales no hicieron eco debido al lamentable desconocimiento en  general de su obra en el occidente, el ruido provino de la misma industria y del círculo europeo, el cual lo tenía considerado no solo como uno de los narradores más sustanciales en la historia, sino como una cuasi divinidad del celuloide en donde su lenguaje y propuestas eran esperadas, seguidas y aceptadas (Algunas veces de manera exagerada) como una ley. Scorsese resume a la perfección el peso de esta pérdida: “Él fue uno de esos extraños artistas con un conocimiento especial del mundo, poniéndolo en las palabras del gran Jean Renoir: ‘La realidad siempre es mágica’. Para mí, esa afirmación resume el extraordinario trabajo de Kiarostami”. Así también sus colegas iraníes, Dolan, Binoche, Tarantino, entre muchos otros, los cuales lloraron la partida de este genio.

d6557e19dbaec98d572634590944feb3_da1f164af8e719faaeefe960729c4fb31577x2000_quality99_o_1a672pp0g1gr8nls15ei12eq17lka

Ganador de la Palma de Oro, Kiarostami nace en Tehran en 1940; artista plástico, diseñador gráfico y publicitario, fotógrafo, escritor, poeta, guionista, director, productor, documentalista, comenzaría su carrera ilustrando libros infantiles y dirigiendo centenares de comerciales hasta que a los 29 años comenzó a trabajar para el Kanun, un centro para el desarrollo intelectual de los niños iraníes donde rodó películas educativas destinadas a los jóvenes y variados documentales y reportajes que según su testimonio, lo llevarían a ser ese mítico narrador fílmico.

Su obra de más de 40 títulos escritos y dirigidos se compone en su mayor parte de documentales que de ficciones, característica que llevaría a estas últimas a conservar un estilo semi documental y estar marcadas por un tono elevado de la realidad y sujeto a metáforas existenciales dentro de ambientaciones áridas donde las carreteras, los vehículos, los niños, las conversaciones y relaciones entre dos personajes y dichas alegorías, se convertirían en elementos trascendentales y costumbristas en su lenguaje.

cine-06072016-191527

El arte, el neorrealismo y la ola iraní han perdido a su insignia y emblema. Recordemos las 5 obras esenciales para comprender el estilo de un Maestro y Leyenda del Cine. Que descanse en paz

 

Copie conforme (Copia Certificada, 2010)

tumblr_m3icq7beTT1ro2c2ro10_1280

En algún tiempo se le preguntó a Kiarostami por qué no salía de Irán para evitar la censura e instalarse en suelo europeo donde era provisto de toda clase de favores y alabanzas. El cineasta respondió con una de sus metáforas: “Un hombre en el exilio es  igual a un árbol trasplantado; logrará sobrevivir en su nuevo hábitat, pero no dará frutos de la misma calidad”. El mensaje quizá pudo predisponerlo en su primera producción fuera de Irán, siendo efectivamente un producto aminorado a su estilo y calidad, sin embargo gracias a la actuación y química de Juliette Binoche, Copia Certificada logra ser un eco romántico con diálogos interesantes, divertidos e interpretaciones entrañables llenos de realismo.

 

Nema-ye Nazdik (Close Up, 1990)

close-up-movie-poster-1991-1020555152

Esta es una rareza hermosa y extravagante sujeta al estilo del cineasta iraní por combinar documental y ficción en una misma obra. Una película que se debate de manera ingeniosa en esa delgada línea entre lo veraz y lo dramatizado, el cineasta juega e incluso homenajea a uno de sus compañeros cineastas, el también soberbio Mohsen Makhmalbaf, al narrar a historia de un fanático al cine que finge ser dicho cineasta. De metraje preciso, el mayor valor de Kariostami es sumergir a la audiencia en este íntimo y penoso retrato transformándolo de espectador a testigo y después a jurado de esta peculiar situación. Allegado el clímax y contando con nuestra entera participación e interés, el narrador nos regala la oportunidad de la identificación y el sentimiento hacía con nuestro “raro héroe”.

 

Ta´m e guilass (El Sabor de la Cerezas, 1997)

El_sabor_de_las_cerezas-970388914-large

Para bien de sus seguidores y para mal de sus detractores, esta cinta ganadora de la Palma de Oro fue la que expandió el conocimiento de su obra, sin embargo su ritmo aletargado hizo dudar para algunos si valía la pena revisar sus precedentes y/o estar al pendiente de sus consecuentes. A pesar de todo, la compleja trama es una invitación a un viaje meramente contemplativo y existencialista: Un hombre de mediana edad conduce su camión en las áridas carreteras buscando a alguien que lo entierre ya que ha decidido suicidarse. El neorrealismo es puro y las reacciones de los distintos personajes parecen incluso documentadas y/o improvisadas; el hombre y su vehículo son solo el hilo conductor entre una serie de diálogos y confrontaciones que durante 90 minutos enfrentan al espectador de nuevo a la situación de ser un jurado y ponerse en la piel de dichas víctimas. Por supuesto la censura y la crítica en todos sus ámbitos no pueden faltar. No es una película para todos, pero si una para comprender la esencia del director

 

Bad ma ra khahad bord (El Viento nos Llevará, 1999)

bad_ma_ra_khahad_bord_le_vent_nous_emportera-416789313-large

Checar estos títulos de nuevo me lleva a sentir una culpa peculiar por no recordarlos como se deben. Está en particular es excelente. Ganadora del gran premio del Jurado en el Festival de Venecia, la historia de un excéntrico pueblo que se rebela en contra de los miembros de producción y rodaje de una película debido a la creencia de que estos no son más que unos buscadores de un tesoro escondido en su cementerio, es un relato tan rico en crítica social como en manufactura visual. Aquí se vislumbran todos aquellos elementos tan finos y característicos de su obra y al mismo tiempo existe una irrupción abstracta donde las imágenes narran algo no visto pero existente, latente y palpable, pero nunca reflejado. Para algunos demasiado pretenciosa, para otros incluso satírica y fuente de ideas para cintas como Persépolis (Por nombra un ejemplo conocido). Su duración es exacta y una bofetada a otras piezas de existencialismo tales como Winter Sleep.

 

Khane-ye Doust Kodjast (¿Dónde está la casa de mi amigo?, 1987)

khane_ye_doust_kodjast-917570264-mmed

Barreras de comunicación, autoritarismo adulto, incomprensión de infancia  y una recia crítica hacia el orden impuesto de una generación hacia otra, son solo algunos temas de este exquisito drama infantil que más que una odisea se siente un anecdotario de la sociedad iraní. La historia de un niño que debe devolver un cuaderno que tomó por equivocación a un compañero de su escuela para que este haga sus ejercicios y no sea expulsad de la institución, es un instrumento también de homenaje a ese cine de Rosellini centrado en el elemento infante, la figura más proporcionada de pureza y naturalidad provista del dolor propio y  ajeno. La simpleza de su contexto se desarrolla en proporción a la insignificancia de sus hechos, pero también a la enorme carga emocional e ideológica de lo que estos conllevan. Un pasaje de lo más realista toma su parte radical gracias a la mano narrativa de este maestro

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

  • Fett, estimado. Tus perìnclitas palabras sobre el maestro Kiarostami te redimen, un poco, de tu inicial desaprenciòn hacia “esta pieza invaluable de la cinematografìa mundial”. Puedo entender que no bebas de este cine (asì percibirìas el trasunto del cine de este genio persa en el de su vecino turco) , pero no por eso habìa que dejarlo pasar. Querido, gracias por hacer bien tu trabajo y recordarnos la aridez intelectual que pulula por ahì al hablar del casi deconocimiento de Kiarostami en Occidente , salvo el nicho sòlidamente cinèfilo, el mismo que llevò Godard a decir que “el cine comienza con Griffith y termina con Kiarostami”. Eso no debe ser confundido con esnobismo, a menos que unos cuantos se amparen en eso.
    Por cierto, la aridez se evindenciò en la ausencia de comentarios, amèn del tardìo mìo.
    Gracias, Fett y besos.

    Responder
    • Totalmente cierto mi querida, es una pena que el desconocimiento prive a la sociedad de tan hermosas piezas de arte
      Gracias por comentar y me alegra que le haya gustado. Su comentario y lectura son suficientes para su servidor

      Saludos querida

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*