Las 5 Mejores Películas sobre Pinocho

“Pinocho” es un cuento de la literatura universal creado por el italiano Carlo Collodi entre 1882 y 1883, cuando la marioneta apareciera en los periódicos italianos primero bajo el título de “Historia de una Marioneta” y después como “Las Aventuras de Pinocho”. Hay varias teorías acerca del significado del cuento de Collodi (el cual era un conocido y destacado masón), desde su naturaleza como una metáfora de la sociedad pasando de ser un “títere” a la vida real tras enfrentar varios obstáculos, hasta que en realidad el relato no fue concebido como una literatura infantil, debido a sus inquietantes y turbios pasajes en la odisea de la traviesa, mentirosa y trágica marioneta.

Debido a esta contrariedad, su adaptación fílmica se ha visto no solo varias veces truncada, sino mallugada por muchas versiones que no han podido equilibrar la oscuridad de su metáfora con su obvio mensaje sobre el buen comportamiento infantil, siendo solo algunas representaciones mayormente “libertinas” las que han logrado ser más relevantes a través de la historia.

A la fecha, aproximadamente existe una treintena de adaptaciones entre cine y televisión, destacando en los último años una inesperada oleada mediática alrededor del personaje auspiciada por la imposible – posible versión de Guillermo del Toro, y la última adaptación y mágica excusa para llevar a cabo este conteo: la de Matteo Garrone del 2019 y próxima a estrenarse en cartelera comercial este próximo 11 de marzo.

Hagamos un rápido recuento por las mejores apariciones y/o adaptaciones fílmicas de Pinocho por el cine.

 

5 – The Adventures of Pinnochio (Barron, 1996)

Dista de ser buena en cuanto a su calidad narrativa, pero sin duda la cinta de Steve Barron (director también de las Tortugas Ninja) significó en su momento un “buen” intento por resucitar la leyenda y mediación de la marioneta en mucha parte gracias a su loable producción, diseños y por supuesto curioso reparto, de dónde destacó Martin Landau (como Geppetto), Udo Kier y hasta Rob Schneider. Se agradece su poca duración y el elemento agregado en cuanto al origen místico de la marioneta trazada por el anciano carpintero, así como también una duración amena que en su tiempo la convirtió un producto muy apto para el relleno televisivo. Dista de la oscuridad de su cuento original, pero tuvo el suficiente empuje incluso para encausar una secuela en 1999.

 

4 – Shrek (2001 – 2010)

Una tomada de pelo al personaje, la parodia por antonomasia de los cuentos de hadas echó mano de Pinocho al incluirlo como uno de los más relevantes y divertidos secundarios alrededor de la figura del ogro, destacándose sobre todo en las primeras dos partes (la realidad es que Shrek no existe después de esas dos primeras), donde en una primera instancia es intercambiado por su propio padre Geppetto por un poco de plata, para después ser protagonista de uno de los gags más conocidos de la serie al parodiar a Misión Imposible y relucir su gusto por usar ropa femenina, en específico las tangas. Como dato curioso, el actor que presta su voz es Cody Cameron , teniendo junto al personaje 16 apariciones en la saga de Shrek (cine, televisión, videos)

 

3 – A.I. (Spielberg, 2001)

¿Se imaginan que habría sido de este relato si Stanley Kubrick hubiera alcanzado a dirigirlo? Conocido por sus adaptaciones libres, Kubrick pasó la batuta a Spielberg, el cual aunque cae en ciertos “sentimentalismos” forzados, logra captar la esencia del relato de Collodi y llevarlo hacía un terreno insospechado: al del futuro y la ciencia ficción, con algunos elementos ancla que conectan de inmediatamente con el “cuento de hadas”: el grillo por el oso, la travesía, la hada y por supuesto el objetivo primordial, el sueño de una marioneta por ser un niño de verdad. La narración de Spielberg respeta esos oscuros pasajes, siendo la mayor aportación la innovación – adaptación de los mismos a un mundo post apocalíptico y deshumanizado

 

2 – Pinnochio (Garrone, 2019)

Es de analizarse si le es merecida la primera posición, pues sin duda estamos ante la más fina y fiel adaptación de Collodi de parte de un compatriota italiano Matteo capta de manera tan tétrica pero también enternecedora, la dura travesía de la marioneta entre personajes siniestros, bellos, mágicos y ruines, en una paleta visual avasallante e impresionista, con momentos también que aluden a la sátira y comedia social, al suspenso, la aventura ¿y por qué no? a algunos segundos de terror. Perfecto equilibrio, la compleja esencia del cuento, si bien es cierto que peca por momentos en su ritmo y duración, Garrone es capaz de dar chispazos de brillantez que unen sus pasajes de forma lógica y mágica. Bravo por la redención de Benigni, que logra un Geppetto conmovedor.

 

1 – Pinnochio (Sharpsteen, 1940)

Para muchos, este “aterrador” cuento de hadas es a la fecha la mejor y más desentendida joya de Walt Disney, segunda en su historia y provista precisamente de ese sentido tan desalentador como “aspiracional” y/o esperanzador del cuento de Collodi. Si bien el guion y la hábil narración no permitió la inclusión de varios de sus más oscuros pasajes, los directores y creativos se dieron tiempo para en su último tramo, crear uno de las progresiones secuenciales y rítmicas más emocionantes y escalofriantes en la animación de toda la historia, desde aquella conversión hasta el entrañable encuentro con Geppetto en aquel monstruo (ballena) marino. Una salvaje obra maestra, pieza de una época en donde Disney comenzaría su apropiación mediática mundial

 

Y por supuesto ¿Cómo olvidar a Pingocho?

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*