Los 5 Mejores Monstruos de Ray Harryhausen

The cinema was made for fantasy, rather than normal types of stories, mundane stories

Ray Harryhausen

 

¿Computadoras? Al carajo ¿Roland Emmerich y Michael Bay? Al carajo también. Yo cambiaría a 4 de estos por el retorno de Ray Harryhausen, un artista, un alfarero, un genio de los efectos especiales y el maestro por excelencia del stop motion creador del sistema Dynamation, el cual le permitía integrar sus modelos de  maquetas en la acción real del film.

Ganador de un Oscar honorario en 1992, Harryhausen fue la influencia de muchos cineastas como Spielberg, Lucas, Gilliam, Burton, Jackson y Raimi (Este último incluso le brindó un homenaje en el film Army of Darkness en referencia a su legendaria secuencia creada para Jason and the Argonauts). Quizá hubiéramos querido ver más de él, pero el maestro decidió terminar su currículo en efectos especiales apenas en el año 1981 con Clash of the Titans con casi 40 años en la industria, tiempo suficiente para que el californiano forjara una leyenda en la cinematografía cruzando esa línea en donde un técnico efectista se convierte en un verdadero artista visual, incluso convirtiendo películas malas en verdaderos clásicos gracias a sus colaboraciones, al grado de dirigir el mismo casi todas las secuencias en las que sus efectos y criaturas tenía participación.

Influenciado por el clásico King Kong y referenciado en el cine y la televisión en innumerables ocasiones (El restaurante de Monsters Inc. y el capítulo dedicado a su figura en Gravity Falls son de los ejemplos mas memorables), recordemos cal maestro en el día de su cumpleaños, repasando las 5 criaturas más legendarias de este genio a consideración de su servidor.

 

5. El Cíclope contra el Dragón (The 7th Voyage of Sinbad, Nathan Juran, 1958)

Sí, si hubo películas sobre Sinbad ¡Y no una! sino una trilogía en la que Harryhausen fue un factor clave para su manufacturación. Esta, su primera participación hacía con el personaje, no pasó de ser un producto de aventuras y fantasía totalmente mediocre, sin embargo, uno puede perderse de manera agradable (Incluso en estos tiempos) apreciando como entre el director Juran y Ray levantaban este producto entregando gran entretenimiento y dejando al espectador de la época boquiabierto cuando en una cueva, Sinbad y la princesa aprovechan el bravo conflicto de un cíclope contra un dragón para escapar sigilosamente

 

4. ¡Suelten al Kraken! (Clash of the Titans, Desmond Davis, 1981)

¿Recuerdan el horroroso remake de hace apenas algunos años con Sam el Avatar en el protagónico? No se asusten, pues esta primera versión es igual de mala, de hecho peor y tan mala que es considerada como “de culto”, mote en el que Harryhausen participó como único y principal responsable, pues a diferencia de la pirotécnica sin sentido del remake, el genio de los efectos dotó a esta bazofia de momentos verdaderamente memorables para el rubro, el género y el cine en general. Un ejemplo de esto es el Kraken, monstruo que sale directito de las aguas para acabar con todos los griegos, pero así como tan rápido emergió, también perecerá  en vista de la cabeza de Medusa y el metido de Perseo. Inolvidable secuencia que nos hace perdonar hasta a Laurence Olivier en tan estúpida actuación.

 

3. Kali versus Simbad (The Golden Voyage of Sinbad, Gordon Hessler, 1973)

He aquí el claro ejemplo y la diferenciación entre un efectista y un artista. Al ver esta secuencia en su tercera participación con el héroe marino, uno no puede evitar la comparación con un tal George Lucas y su duelo entre un General ciborg espacial y cierto caballero Jedi, solo que esta última secuencia nunca podrá alcanzar la genialidad y el trabajo artístico no solo de los efectos, sino del lenguaje visual que incluso maneja el director de la tercera aventura de Sinbad gracias en mucha parte también al brillante trabajo de Harryhausen, el cual sin duda entrega una de sus secuencias más memorables en un duelo espadachín construido y filmado específicamente para su preservación en las anales del cine

 

2. Los esqueletos (Jason and the Argonauts, Don Chaffey, 1963)

Si uno se considera cinéfilo, uno de los requisitos es conocer este film al menos por esta legendaria secuencia de no más de 5 minutos, donde unos esqueletos al puro estilo del juego de video “Killer Instinct” cobran vida con espada desenvainada y le ponen la friega de su vida a los tales argonautas, intrépidos guerreros a los cuales Jason guía en su búsqueda mercenaria y heroica a pesar de todos los peligros que Harryhausen les ponga enfrente ¿El año? 1963, y el maestro imprimía su estilo y leyenda en el cine de la mano de Don Chaffey, director con el cual se mostró más prolífico en su carrera y en este caso en particular, significando tal vez la mejor película en la que haya participado. Disfruten

 

  1. Una medusa de terror (Clash of the Titans, Desmond Davis, 1981)

Tan vomitiva es esta película, que Harryhausen tuvo que venir emergente y urgentemente para ponerla en la cúspide del cine de aventuras solo gracias a su aportación. La secuencia es lo más salvable del film, pues en la asociación de Ray y el director Davis, se consigue imprimir al duelo entre Perseo y Medusa el timing y el suspenso necesarios para que sin duda este monstruo miológico forjara con letras de oro su nombre en el cine gracias al modelo stop motion del alfarero. La máxima virtud de esta secuencia (Y quizá también la de los argonautas) es que a pesar de que el tiempo pasa, siguen como remanentes en el rubro y actuales en el ambiente socio cultural del séptimo arte. Sin duda se nos fue un grande.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


6 comentarios

  • lo mas lamentable es que genios artisticos como lo fue este, son practicamente inexistentes en la actualidad, muy bueno su conteo y los videos que practicamente resumen lo mejor de peliculas como Clash of the titans, (Aun asi disfrute mas la del 81 que la del 2010 jeje)

    Responder
  • Quedaria bien ver un conteo de lo peor despues de lo peor, es decir aquellas peliculas que fueron vomitivas como usted dice y que al cavo de un tiempo les dio por sacar un remake que resulto peor que el original,,, (seria interesante, dinamico, gracioso y discutible)Que nisiquiera un Harryhausen (que estoy seguro esta en su paraiso de mounstruos) hubiese podido salvar.

    Responder
    • Muy interesante propuesta mi estimado que definitivamente ya anote en mis pendientes. Solo deme chance que se me fue encargado un top de comedia que aun trabajo y seguimos con este.

      Con Harryhausen, pues que le puedo decir, si hemos perdido a un grande que pos si solo podia convertir un bodrio en algo recordable y hasta “de culto”. Concuerdo con ud, yo tambien disfrute mucho mas la del 81, pero a mi pensar su pinaculo fue Jason y los argonautas, pues incluso el film me parece un buen ejercicio de aventuras

      Saludos!

      Responder
  • La lucha entre Simbad y Kali es un deleite. Las escena se ve orgánica, natural; dos atributos que suelen estar ausentes en los efectos digitales ¿recuerda lo espeluznante que se veía el endoesqueleto de Terminator persiguiendo a Reese y Sarah en ese pasillo interminable hacia el final de The Terminator? ¿o lo curiosamente tierno del ED-209 tumbado y pataleando en el descanso de la escalera? no hay realismo, sino la verosimilitud, y nosotros pactábamos creer que ese monigote animado era el monstruo al que debíamos temer. Hoy, el CGI nos hace creer que todo se puede reprducir con inusitado realismo; ya no hay pacto, le pedimos que sea así de real y no menos, entonces, encontrar la mentira en la maraña de polígonos y texturas es, al menos, frustrante.

    Responder
    • Que excelente análisis y apreciación mi estimado, y es certo lo que dice, el estilo pulcro de Harryhausen proyectaba realidad y verdadera amenaza.
      Que hubiera sido de esos dos ejemplos que menciona con Ray al frene de los efectos.. imagíne eso

      Saludos y gracias por comentar

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*