Momentos Favoritos del Cine: Eyes Wide Shut

El final de la era del Maestro Kubrick no hubiera podido ser más perfecto que con el diálogo final de Eyes Wide Shut, una obra compleja sujeta a variadas interpretaciones de género que hasta su desenlace deja entrever los verdadero motivos de su narración: un drama relacional y de reconciliación matrimonial enmarcado no solo en los sueños eróticos de los protagonistas, sino en una época que supone, entre tanto ironía, hipocresía y oscuridad manifiesta en su desarrollo, también la esperanza de un nuevo comienzo.

Tenemos así a un matrimonio rasgado por el erotismo y la monotonía, fiel en su amor pero confundido en su interacción. La parte introductoria nos muestra la ruptura emocional dejando de lado el melodrama y sumergiéndonos en una realidad tan empática que es dura de presenciar, esto también gracias a una soberbia química del aquel entonces matrimonio en la vida real entre Tom Cruise y Nicole Kidman, un par que sin lugar a dudas alcanza los picos histriónicos de sus carreras en mucha parte debido a la conocida presión actoral ejercida por Kubrick. El establecimiento de esta relación nos lleva por consecuente a una especie de thriller que raya en lo surrealista, capaz de materializar el erotismo y la búsqueda de la venganza sexual por parte del marido frente a los amenazantes sueños y deseos carnales de su esposa tan brutalmente proyectados en su relación y en la mente de su pareja

x240-zsw

La excusa es perfecta para que el Maestro nos transporte a una odisea nocturna de erotismo, crimen y secretos que atrapan e hipnotizan tanto a la víctima como al espectador, con personajes tan pintorescos como sombríos que se asemejan a una especie de hoyo de Alicia en una ciudad y ambiente hasta ahora inexplorados y en donde al mismo tiempo se da un choque social igual de interesante. Sin Embargo este propositivo y fastuoso engaño narrativo es solo parte del plan de Kubrick en lo que al final de cuentas será el uso de un largo recurso macguffin, uno que solo sirve de motivante nuevamente “emocional” para conectar los actos –comienzo y final- en lo que son dos noches sobre un conflicto y crisis matrimonial que para abrir esos ojos solo tendrán una solución y respuesta… y ustedes ya saben cuál es

No me puedo imaginar otro final, línea y palabra más que perfecta para cerrar esta pieza de arte. Nunca hubo sutilezas en la obra del Maestro y Eyes Wide Shut, con ese colorido ambiente decembrino de compras e inocencia infantil no fue la excepción ¡Feliz Navidad!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


5 comentarios

  • Excelente película. Incluso en sus últimos momentos Kubrick fue capaz de hacer una película de gran calidad. Fue la primera película de Kubrick que tuve la oportunidad de ver en mi vida y fue la que me introdujo a vermelas todas. Una película que nunca me pierdo en estas fechas 😉 .

    Responder
  • Gracias por el link de la reseña. Insistiré, dede mi punto de vista, las actuaciones de Nicole Kidman y Tom Cruise son para olvidarlos. El tergiversar de esa manera los efectos de fumar marihuana, y nada de que Kubrick así lo quiso o porque es un estilo “surreal”, en general me parecieron más maniquíes con una completa ausencia de emociones. La historía de 10.

    Saludos

    Responder
    • Diferimos mi estimado, a mi parecer hay pocos directores que le pueden sacar a cruise una actuación y ese fue Kubrick, pero mi estimado, en la división de opiniones está lo bonito del debate
      Le mando un muy cordial saludo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*