¿Qué le pasó a Minnie Driver?

Una de mis actrices noventeras favoritas, que este post sirva para reivindicar a la que a mi parecer fue uno de los talentos actorales más desperdiciados de su tiempo: Minnie Driver.

Nacida un día como hoy en Londres pero de 1970 bajo el nombre de Amelia Fiona J. Driver, la carrera de Minnie comenzaría en la música, al contar también con una prodigiosa voz que encausó desde temprana edad para cantar en varios grupos y clubs de jazz londinenses. A la edad de 20 años y gracias a la ayuda de su padre, un importante empresario, Minnie proseguiría con su carrera como actriz tanto en el teatro como en la televisión, escenarios que la mantuvieron hasta su debut fílmico en 1995, con el coming of age de corte femenil “Circle of Friends” (ese mismo año contaría con una pequeña participación en la cita del 007, GoldenEye).

Sin embargo la fama llegaría de la parte americana, cuando Barry Levinson la seleccionara para el principal rol femenino en el genial thriller juvenil, Slepeers, junto a Brad Pitt, Jason Patric, Robert De Niro, Kevin Bacon y Billy Crudup, entre otros.

Su capacidad dramática, carisma y potencial cómico demostrado en la televisión y su debut, y sin duda una peculiar pero radiante belleza, harían que el próximo 1997 se convirtiera en su año clímax, cuando conquistara a la crítica y audiencia (y al propio Matt Damon) con su papel en Good Will Hunting, demostrando una sensibilidad, chispa y química tan romántica como desgarradora que la llevarían a hacerse de su única nominación al Oscar. Así mismo ese año aparecería en la comedia criminal Grosse Pointe Black, donde de nuevo recibiría elogios (y oro amorío con John Cusack)

Pero todo después se vendría abajo en cuanto a éxitos y oportunidades, no sin antes en 1999 prestar la voz para Jane en la versión de Disney de Tarzán. Con la entrada del nuevo milenio, Minnie sería relegada a papeles secundarios en cintas olvidables, la mayoría de ellas comedias, por lo que buscaría nuevas suertes de nuevo en la televisión. Tras demostrar que aún tenía talento y que su voz era otra de sus armas artísticas en la desafortunada adaptación de El Fantasma de la ópera en 2004, Driver se reconciliaría con la crítica y la audiencia con la magnífica serie “The Riches”, misma que le concedería una nominación al Globo de Oro.

Pero la mala suerte persistiría, y esta extraordinaria serie – thriller sería cancelada tras dos temporadas, siendo una de las principales afectadas de aquella famosa huelga de guionistas. Y con su fin la estrella de Driver no volvería ya a brillar

Actualmente y desde la pasada década ha sido mayor vista en la televisión, apenas con alguno que otro rol en películas y muchos bodrios. Para el 2021 cuenta con un rol en la próxima adaptación de La Cenicienta.

Ojalá el tiempo le otorgue otra oportunidad, tanto a su desperdiciada calidad como también a su voz.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*