Las 5 Mejores Películas de Steven Soderbergh

Mas influido que influyente, la obra de Steven Soderbergh también se ha convertido en una pieza fundamental dentro del llamado “cine coral”, en alusión a su excelente manejo de relatos con variados personajes y sub tramas, que en su caso (y en la mayoría), siempre logra converger hacía un mismo objetivo, por lo general del índole criminal, alguna estafa, treta o relato alrededor de alguna injusticia de índole social.

Aunque de una patente narrativa muy característica, el mismo Soderbergh parece en ocasiones no querer encasillarse, por lo que además de incurrir en géneros como el noir, el thriller, el drama o cuentos de índole gansteril, en ocasiones también ha explorado con más pena que gloria algunas cuestiones técnicas en pos del lenguaje fílmico o la técnica visual, sin que estas hayan quedado muy en recuerdo o hayan “revolucionado” en su momento a la industria (de hecho han pasado más desapercibidas).

Acreedor a más de una treintena de premios (de donde destaca su Palma de Oro y su Oscar) su obra ha sido tan dispar como también fundamental, sobre todo en lo que comprende desde finales de los 80 hasta principios del nuevo milenio, firmando a la fecha 45 títulos entre cine, televisión y algunos experimentos (fallidos, porque la verdad ni uno le sale)

Con 59 años de edad bien cumpliditos el día de hoy, celebremos a Steven con sus 5 Mejores Películas

 

Bonus – Erin Brockovich (2000)

Por Clementine

La que para mí es la mejor cinta de Soderbergh lo es gracias a Julia, y es que en los 132 minutos de duración, la actriz nos regala un registro completo, yendo del drama a la frustración, y de la comedia a la ira; además de que todo el peso de la historia donde interpreta a una madre soltera trabajando con abogados enfrentándose a un poderoso corporativo (historia basada en hechos reales, por cierto), recae sobre sus hombros, aunque tiene una excelente interacción con sus coprotagonistas, en especial con Finney (sus escenas discutiendo son una delicia). Ganar el Oscar por esta interpretación fue solo coronarla en una industria que ella ya reinaba desde hacía algunos años. Como dato curioso, la verdadera Erin Brockovich tiene un pequeño cameo en la cinta.

 

5 – The Informant! (2009)

Una de sus más olvidadas, excelentes y divertidas películas, Steven y Damon conjugan sus registros dramáticos con su vena cómica para encausar un híbrido de índole lastimosa, un relato sobre un mitómano corporativo que engañó al propio gobierno de los Estados Unidos por un poco de atención. La inmersión psicológica es fastuosa, y es que este complejo personaje de la vida real es perfectamente retratado desde la veracidad de su síndrome, uno que vuelve “creíble” lo que increíble y que Damon parece complementar y comprender a la perfección, algo que se refleja principalmente hacía su final, cuando “el desinformante” es descubierto y tanto director como actor hacen partícipes a la audiencia de esa vergüenza o pena ajena. Muy recomendada.

 

4 – No Sudden Move (2021)

Acabadita de salir del horno. Una revitalización por partida doble que deja claro que quizá el noir y  Soderbergh fueron creados para un mismo y bidimensional destino fílmico. Tomando su valor narrativo al homenajear muchas cintas del cine negro de los años 50 y del más actual cine coral criminal, Soderbergh construye, a partir de un muy inteligente guion de Ed Solomon, un sube y baja de giros y emociones entrelazadas entre su deshumanizada, antipática, pero aun así carismática pandilla de perdedores y antihéroes. Respetando todos los elementos del cine negro, este ágil film quizá peque en un par de sub tramas desechables y ese uso experimental de la cámara a 360°, pero de ahí en más es una muy elogiable actualización de un género casi extinto

 

3 – Traffic (2000)

Por Dr. Dark

Oscar a mejor dirección y con un guion bien estructurado, Soderbergh encausa tres historias entrelazadas de una forma coherente y nada confusa. Tráfico es una buena pieza que retrata adecuadamente la realidad del narcotráfico y de la drogadicción.  Se le ha acusado de ser racista, al tener una iluminación específica para cada episodio (tonos amarillentos en México, azulados en el capítulo de Wakefield y Pardos en el de los Ayala), mostrando a México de modo desfavorable y literalmente sucio, lejos de la opulencia de los Estados Unidos. Es claro, sin embargo, que las realidades de ambas naciones son muy distantes en todo aspecto, y es bien sabido que las redes de corrupción de México son a veces tan descaradas que resultan obscenamente vergonzosas.

 

2 – Ocean’s Eleven Trilogy (2001, 2004, 2007)

Uno de los mejores remakes de la historia, tan divertida como interesante y repleta de carisma gracias a un cast multifacético y literalmente “multi millonario”. Mucho de lo establecido en cuanto a nuevas estafas de los últimos 20 años en el cine fueron gracias a esta clase de buen entretenimiento y estructura de Soderbergh, la cual se sigue recreando hasta el cansancio y sin la misma gracia. Siendo la segunda la más débil (y es mala, mala en realidad) gracias a que el propio director quiso darle “otra” estructura, la mejor noticia vino para la hilarante tercera parte, la cual siendo un pastiche de la del 2001, gracias a algunas inclusiones y momentos hasta podríamos decir que es de las pocas terceras partes “mejores” que la primera.

 

1 – Sex, Lies and Videotape (1989)

Primera película ¡Y zas! Palma de Oro en Cannes ¿Merecido? Cuestionable quizá, pero afirmativo. La gran diferencia con sus otras obras es que a pesar de su obvia novatez narrativa, Soderbergh exhibe un pasional retrato literalmente sobre sexo, mentiras y grabaciones, que notó una chispa de originalidad en un entorno “mini” coral y con un ingrediente erótico y actoral sobresaliente. Posiblemente estemos hablando de una de los mejores debuts de todos los tiempos, obra de un chico de 26 años, impresa de un ritmo dominante, intrigante, mórbido e inteligente, y todo esto filmado en tan solo ¡una semana! Un ejemplo de que no se necesita la gran producción para hacer una gran obra, sino tan solo originalidad y muchos huevos, digo… agallas.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 Comments

  • ¿Y dónde quedó Contagion? Entiendo que muchos la vean como pretenciosa (en su estreno me pareció buena a secas), pero hoy en día se ha revalorado como profética por las imágenes tan gráficas y detalladas que muestra (en especial el final). Es algo exagerada y sus personajes son planos, pero es innegable que tendrá un significado especial en el mundo después de la crisis causada por el COVID-19.

    También quisiera hacer una mención a The Laundromat. Es mediocre, cierto, pero es el ejemplo de cómo deberían ser todas las películas que sólo aspiran a ganar premios: que se entienda lo que quieren contar, que sus actores tengan un correcto desempeño, que no sea condescendiente o autoindulgente y que se olvide tan pronto termine.

    Reply
  • No sé por qué, pero como que me exaspera el cine de Soderbergh jaja. Simplemente no me gusta, ni si quiera Sex, lies and videotape me termina de gustar del todo. Aunque eso sí, Traffic y las películas de Ocean’s eleven me parecen bastante disfrutables en general. Pero No sudden move es de mis favoritas del 2021; hay varios elementos de la cinta que me fascinan: sus personajes, Julia Fox, su relato, Julia Fox, su estilo noir, Julia Fox, su reparto y Julia Fox, entre otras cosas. Aunque debo admitir que me distraje en ciertos momentos de la película, desconozco por qué….

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*