Los 10 Mejores Temas de Jerry Goldsmith

Uno de los compositores fílmicos más importantes de todos los tiempos, a diferencia de Williams, Elfman o incluso Morricone, el también gran Jerry Goldsmith nunca se encasilló en un estilo o tono, incluso siendo uno de los más críticos artistas hacía su misma profesión, alegando que el cine moderno tenía demasiada “música”, la cual tenía que fungir como un elemento y complemento hacía lo visual y no optar por el protagonismo.

Nacido un día como hoy de 1929, Goldsmith aprendió a tocar el piano desde los 6 años, consecuentemente estudiando composición a los 14 bajo la enseñanza de varios maestros, uno de ellos Miklos Rozsa, quien directamente influyó en su decisión por tomar la vía de la composición para bandas sonoras.

Sus primeros trabajan desde principios de los años 50 se enfocaron en pequeños seriales, películas para televisión o bien largometrajes de poca monta. Pasaría casi una década cuando Goldsmith empezaría a escalar en esta cadena alimenticia y musical cuando se hiciera del score de cintas como Río Conchos y The Sand Pebbles, recibiendo su primer par de nominaciones. Sin embargo su llegada oficial al estrellato se daría con El Planeta de los Simios en 1968, misma que le recompensaría con la 4a de las 18 nominaciones que alcanzaría en su carrera.

Goldsmith era prodigioso en el manejo de varios estilos y formatos, en primera instancia con una influencia jazz, pero era muy común también escucharlo con experimentos del folk, sonidos étnicos e incluso siendo uno de los primeros en usar sintetizadores, convirtiéndolo en un constante del cine de terror, suspenso y la ciencia ficción.

La leyenda moriría a los 75 años en el 2004 a causa de un cáncer colorrectal. Compositor de más de 250 títulos entre el cine y la televisión, y ganador de más de 40 premios (de donde destacan su Oscar y 5 Emmys), recordemos 10 de los más grandes temas de Jerry Goldsmith

 

Bonus – The Enterprise (Star Trek: The Motion Picture, 1979)

Aunque no fue el encargado de componer el tema principal de la saga espacial, a Goldsmith le fue encomendada a tarea de adaptar dicha sinfonía más todas las agregadas piezas para la llegada del Enterprise al cine. Cabe destacar que sus sinfonías sobre la saga han perdurado incluso dentro de las actualizadas reinvenciones fílmicas y televisivas.

 

10 – Suite from Mulan (Mulan, 1998)

Perfecta sincronía entre las excepcionales piezas musicales y las sinfonías de Goldsmith, poderosa combinación que combinó la comedia y la atmósfera china para procrear no solo uno de los clásicos modernos más queridos de Disney, sino también una de sus mejores bandas sonoras. Este es un perfecto ejemplo del nulo encasillamiento que sostuvo en su carrera (nótese la evolución de su trabajo desde las oscuras sinfonías de terror espaciales hasta estos acordes románticos – épicos)

 

9 – Basic Instinct Theme (1992)

Uno de los thrillers más eróticos e injustamente olvidados, Goldsmith haría mancuerna con Verhoeven en algún par de ocasiones, la señalada aquí, una pieza que transmite esa malvada sensualidad y la tensión que se propaga durante todo el metraje. Interpretada por el grupo 12 Cellists, esas cuerdas chirriantes son tan hipnóticas como perturbadoras

 

8 – Gremlins (1984)

Noten esta progresión. Primero tomando como base sus misteriosa presentación, una melodía cálida, amigable e infantil que se va tornando lúgubre y oscura, incluso jugando con el terror. Nuevamente vuelve a lo “dulce”, pero enseguida se propaga la maldad y esos conocidos y locos acordes que acompañan a estas sanguinarias criaturas

 

7 – Patton (1970)

Una de las melodías estadounidenses y bélicas por excelencia, esta pieza incluso traspasó el cine para convertirse en un ícono de la cultura militar y pop. Un dato sustancioso es que Goldsmith siempre ponía a esta obra como el ejemplo de su crítica al cine moderno, pues la partitura de Patton solo dura 30 minutos en comparación a los más de 120 minutos que dura el metraje.

 

6 – Alien / End Titles (1979)

¿No se les enchina la piel? ¿No les da escalofríos? Otro ejemplo de como la partitura sirve solo a ciertas partes esenciales del relato sin necesidad de atiborrar el mismo o quitar protagonismo a su parte narrativa, Goldsmith en primera instancia nos mete de lleno con esos sonidos terroríficos a base de cuerdas y vientos, recreando el suspenso de aquellos que gritarán en el espacio, condimentados de algunos episodios de una falsa paz o aventura, misma que para sus títulos finales (segundo video) se disparan de manera más esperanzadora con la única sobreviviente del Nostromo. Excepcional

 

5 – Planet of the Apes (1968)

Su llegada al estrellato se daría a través de este bizarro y extraño score. Goldsmith comprende la visión y la pesadilla de la historia a la perfección, otorgando a través de todo el metraje, el apocalíptico y desolado paisaje que llevará al verdadero descubrimiento del planeta de los simios. Sencilla y espeluznantemente hermosa, la mezcla de viento (el oboe es hipnótico), cuerdas y percusiones son la obra de un verdadero maestro.

 

4 – L.A. Confidential Suite (1997)

Una joya, Goldsmith también sería uno de esos compositores que estaría en dos de las etapas del resurgimiento del noir. Tomando sus bases en el jazz, la compleja y misteriosa (y en episodios oscura) suite de L.A. Confidential tiene el mismo nivel artístico que la narración visual, un simbionte que nos regalaría una hermosa obra del cine negro en plenos años 90. Escuchen los 13 minutos, en verdad son una majestuosidad.

 

3 – The Omen (1976)

Momento de temblar. El único Oscar de Goldsmith se daría gracias a una de las piezas fundamentales del cine de terror, y a un dinerito extra que pusieron Donner y los productores de su propia bolsa para contratar a Goldsmith, que tras ver su capacidad por recrear atmosferas terroríficas, solo lo querían a él para componer esta infernal joya musical. Desde sus primeros segundos la suite es brutal, con esos escalofriantes canticos que acompañan los chirriantes violines y esas trompetas que anuncian que algo malvado se aproxima.

 

2 – Chinatown Suite (1974)

23 años antes de L.A. Confidential, Goldsmith ya había estado en otro resurgimiento del género y una de sus más icónicas joyas, pudiendo captar la desesperanza que baña toda la perfecta narrativa de Polanski hasta llegar a esa legendaria frase final. Sírvase de escuchar la majestuosa suite, sin embargo la primera, el tema de “amor” es por si sola una de las grandes joyas musicales del cine

Esto debería estar en primer lugar, lo sé, pero…

 

1 – The Dream (Total Recall, 1990)

Es simplemente genial, una progresión intensa que emociona y explota todas nuestras sensaciones fílmicas; incluso pareciera que esta gran pieza pudiera pertenecer a cualquier otra cinta ¡no me malentiendan! Total Recall a su modo es un clásico de la ciencia ficción, sin embargo me parece que la astucia de estos acordes la hace más que adaptable a esta salvaje aventura intergaláctica, parte de un universo más amplio en cuanto al conjunto y comparación de otras grandes obras. Simple y maravillosa.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*