Momentos Favoritos del Cine: The Night of the Hunter

Un clásico de la cinematografía americana, The Night of the Hunter bien podría definirse como el cuento de horror para los niños por las noches; un cuento real, ajeno a criaturas fantásticas y encarnado solamente por la figura de un monstruo de carne y hueso: El estafador y predicador Harry Powell.

039-the-night-of-the-hunter-theredlist

Robert Mitchum engendra un escalofriante personaje, una aberración sin escrúpulos que lo posicionaría en el estado de culto, un cazador de vidas y almas que través de la mentira y el fanatismo religioso destruirá la integridad de una débil familia conformada por la madre soltera y sus dos hijos. El valor de su actuación recae en una distorsionada falsa realidad que el mismo personaje (Claramente demente) adquiere para consigo mismo y para con los demás, sin embargo el director Laughton acentúa y enfrenta esta metáfora del mal con la ingenuidad no solo de los infantes víctimas, sino con la de la desbordante  exaltación religiosa, un fervor obstinado por lo espiritual que en el film se contextualiza como una sencilla idiotez social y la principal causa del éxito del criminal, del cazador  ¿Un poco de demencia tal vez? Mitchum a través de Powel y el guion lo resumen de manera exquisitamente simple, como un enfrentamiento entre dos manos que en los nudillos tienen tatuados las palabras HATE y LOVE ¡Vaya loquillo!

night-of-the-hunter-1

Si bien las actuaciones adultas pueden parecer caricaturizadas (Incluyendo la de Mitchum), este elemento propositivo dentro del libreto y la dirección se debe al empalme del mundo y el horror adulto con la inocencia de un niño, los cuales aquí esconden el secreto en cierta muñeca de trapo (Otra excelente metáfora que se explica en la narrativa como el único lugar, inocente, donde uno no se atrevería a buscar o dudar de él) que será el objetivo final del cazador.

A pesar de esta tonalidad infantil, el horror, el thriller y el suspenso no son piezas narrativas que se dejen de lado, sino todo lo contrario, siempre se encuentran presentes y se ensalzan a través de una de las mejores fotografías en blanco y negro de la historia. Obra de Stanley Cortez, la luz se extingue en una oscuridad cautivadora sumergiéndonos en un retrato de pura vileza. Otra narradora extra del film, la fotografía juega un papel esencial de los momentos clave de la cinta tal y como lo vamos a apreciar en nuestro momento favorito de hoy:

El predicador da cuenta que su nueva esposa no conoce el paradero del dinero escondido por el criminal exesposo ¡Es simple! Ella ya no sirve para los fines del cazador. Una cátedra visual nos posiciona en un plano general donde el cazador clama por la oscuridad; la simetría y esos polígonos de luz se unen a la iluminación de una víctima sumida en la ignorancia ¿O inocencia? En el camino de un Dios impuesto por un demonio.

Sencillamente magistral, The NIght of the Hunter funciona también, y aunque ustedes no lo crean, una especie de film navideño en su último mensaje (Y de repente la referencia al demonio Krampus se hace presente), sin embargo siempre quedará en la historia como uno de los más grandes villanos del cine y como una fábula que contarle a los infantes por la noche ¡Gran cine!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*