¿Qué es El Macguffin? 10 de los Mejores Ejemplos en el Cine y la Televisión

«La palabra procede de esta historia: Van dos hombres en un tren y uno de ellos le dice al otro “¿Qué es ese paquete que hay en el maletero que tiene sobre su cabeza?”. El otro contesta: “Ah, eso es un McGuffin”. El primero insiste: “¿Qué es un McGuffin?”, y su compañero de viaje le responde: “Un MacGuffin es un aparato para cazar leones en Escocia”. “Pero si en Escocia no hay leones”, le espeta el primer hombre. “Entonces eso de ahí no es un MacGuffin”, le responde el otro».

-Alfred Hitchcock-

Acuñado por el Maestro del suspenso, un macguffin es aquel elemento narrativo (objeto, concepto o historia) que hace que la trama se encausen hacía el motif principal sin que este tenga una real relevancia en el desarrollo de la misma. En otras palabras, es un elemento elusivo, un truco o un distractor, que bien puede ser utilizado para justificar la odisea de los personajes o en circunstancias más complejas, una constante en la trama que solo sirve como un vehículo para llegar al objetivo principal de la misma.

El primer macguffin (basándonos en la patente de su “autor”), data de 1935 con la película Los 39 escalones, el primer gran hito de Hitchcock y en el cual su protagonista debe descubrir que se esconde detrás de aquel “concepto” cuando después de una serie de mortales infortunios, se vuelve un foco de investigación policial por ser confundido por “alguien más”. Por supuesto que el “concepto” solo será la excusa para la peligrosa odisea del personaje, develando al final que en realidad aquel recurso no tendrá una real relevancia en el desarrollo de la trama.

Su primer uso documentado refiere pues a ese constante engaño que provocará un giro, que aunque basado en aquel elemento, redirige la atención hacia otro muy distinto ritmo y objetivo, una simple excusa para iniciar las acciones principales de sus inmiscuidos.

En otras varias ejemplificaciones, el macguffin pudiera parecer insignificante, pero como todo recurso sujeto a un guion, este puede ser un total fiasco o convertirse en una genialidad, siendo usado en más productos de lo que ustedes se imaginan, pues desde los años 30 su uso tanto para bien como para mal, ha crecido de manera exponencial, permitiendo a los guionistas ir tejiendo  de manera planeada o hasta improvisada aquella historia, truco y/o excusa que encarrile a las principales fichas hacía su real objetivo.

¡Pero basta de teoría y vamos a los 10 mejores y más ejemplificadores testimonios del Macguffin en el cine y la televisión!

 

1 – Alfred Hitchcock

Creador y principal promotor, quizá el macguffin más famoso de la historia sea el de Pyscho (1960), donde Hitchcock hábilmente sitúa el robo de un dinero para llevar a su protagonista a ser víctima de un psicópata. Dicho giro se convirtió en un momento cumbre e histórico para el cine, pues la protagonista moriría a la mitad del film encausando uno de los más tétricos y brillantes estudios psicológicos y criminales del acervo fílmico ¿y el dinero? En el maletero de un carro, sin que este tenga mayor relevancia en la trama.

Así mismo en Rope (1948), Hitchcock sitúa el elemento macguffin en su título, siendo aquel pedazo de cuerda utilizado para cometer un asesinato, la simple excusa de dos sociópatas para levantar sus egos, excitarse y retarse de manera intelectual con su profesor. El uranio de Notorious, la razón del porqué atacan los pájaros en The Birds serían otros claros ejemplos.

Finalmente su otro macguffin de mayor relevancia sería una especie de maduración y mejora del utilizado en Los 39 escalones, al Cary Grant convertirse en un publicista que es confundido por otra “persona”, y donde los motivos del relato quedarán fortuitos y a la suerte de la odisea de aquel carismático y suertudo ejecutivo en la genial North by Northwest (1959).

 

2 – Quentin Tarantino

Sin duda el otro macguffin más famoso se encuentra también en un maletero (claro homenaje a Hitchcock), aquel que transportan Vincent y Jules y que les permite avanzar en su historia (introducción y final) dentro de la mejor cinta de Tarantino, Pulp Fiction ¿Qué hay en aquel brillante y dorado maletín? ¡A nadie le interesa! Más que a los protagonistas, haciéndolo un macguffin muy puro.

Así mismo otro elemento similar puede obviarse en la anterior obra de Tarantino, Reservoir Dogs, donde el “concepto” del atraco y el maletín nunca mostrado de diamantes se convierten en un macguffin 2×1 para dar rienda suelta al desarrollo de la trama y sus variados personajes.

 

3 – Kane

Mucho debate en torno a la llamada “obra magna” de Welles con respecto a su macguffin: un concepto o bien el recuerdo de “Rosebud”. Algunos puristas sostienen que el macguffin debe de cumplir la condición de ser irrelevante para la audiencia pero relevante para el (los) personaje(s), argumentando que la última palabra de Kane es el motor de su propia historia, el trasfondo principal de su evolución ideológica, política y mental, y que por lo tanto dicho elemento acompaña a la audiencia en todo momento mientras esta es testigo de la odisea y deshumanización de aquel ciudadano. La realidad es que a través del tiempo y del valor de la cinta, Rosebud se ha posicionado como un muy famoso distractor, uno sustentado por ese visualmente impactante acto introductorio, pero al final elusivo en la evolución del personaje ¿Cuál es su pensar? Quizá el siguiente ejemplo les ayude más en reflexionar sus conclusiones

 

4 – George Lucas

Si, aunque ustedes no lo crean, uno de los directores que marcó distintas bases y agregó sustancialidad a dicho elemento fue Lucas. Y es su macguffin ya no un recuerdo, una palabra, un concepto, confusión o cosa, sino un personaje constante, con nombre y protagonista: R2-D2. El astrodroide vendría así a convertirse en el vehículo de los “planos para destruir la estrella de la muerte” (macguffin para avanzar la trama, introducir la mitología, la fuerza y personajes) y consecuentemente siempre actuar de alguna u otra forma como el elemento “coincidente” dentro de la acción a través de las secuelas y precuelas (principalmente). Así pues Lucas agrega al macguffin el complemento de la “coincidencia” (que Hitchcock ya había sugerido pero no de manera tan obvia o sustentada).

No pararía ahí, pues Indiana Jones vería en sus primeras intervenciones ese “macguffin” que lo llevaría a obtener sus principales misiones. El arqueólogo bien podría ser uno de los testimonios más didácticos sobre qué es y qué no es un macguffin, por ejemplo, en The Raiders of the Lost Ark, el ídolo inca es un macguffin, pero el Arca no (ya que la trama se centra en ella hasta el final); en The Temple of Doom, las propias piedras fungen como elemento macguffin, pues estas son “coincidentes” en la travesía de Jones; en The Last Crusade esto se complica, pues el Santo Grial aunque es el motor de la búsqueda, este se desdibuja por la propia cruzada, odisea y aventura paternalista, que al mismo principio de la cinta se establece.

 

5 – The Simpsons

La pareja animada más famosa de la televisión vive y come del macguffin en casi todos sus capítulos. Y es que casi todos los primeros actos serán solo distractores o elementos que lleven a la trama a otro punto totalmente distinto de cómo empezó. Uno de los ejemplos más claros se pueden encontrar en la temporada 5, en el capítulo Bart’s Inner Child, donde no solo hay uno macguffin ¡sino dos! El episodio comienza con Homero adquiriendo un “brincolín” maldito de Krusty el payaso (primer macguffin), lo cual lo llevará a tener un conflicto matrimonial que junto a Marge solucionarán con un “coach” al cual irán a ver en su presentación en vivo (segundo macguffin), para después dar con que la ideología rebelde e indiferente de Bart será el principal tópico del capítulo al toda la sociedad imitarlo por sugerencia del coach.

 

6 – Dragon Ball

Sigamos en la televisión animada y en uno de los macguffins más obvios en la historia: las esferas del dragón, las cuales del capítulo primero de Dragon Ball hasta el último del GT y el Súper, solo serán los artefactos “excusa” dentro de la trama para desarrollar un sinfín de personajes, misiones, aventuras y el tema principal: la búsqueda del poder y del más fuerte guerrero, así como la salvación del planeta ¿Y las esferas? Conforme avanza la trama solo servirán para revivir gente.

 

7 – El Rey Arturo

Fíjense como todos los objetos alrededor tanto de la leyenda de El Rey Arturo como de las acciones de las cruzadas donde este es posicionado en los distintos mitos y/o historias, al menos en el cine pertenecen a puros recursos macguffins: Excalibur (el mejor ejemplo es la soberbia e infravalorada animación de Disney, La Espada en la Piedra, e incluso la menospreciada versión de Guy Ritchie), la mesa redonda, hasta los caballeros y por supuesto ¡El santo grial! Siendo sin duda alguna su mejor y más hilarante ejemplo el de los Monty Python and the Holy Grail (1975). Podríamos decir que la figura de Arturo está construida y desarrollada en base a puros macguffins.

 

8 – Los Hermanos Coen

Un segundo referente alrededor de la construcción narrativa del macguffin a través de su historia fílmica sin duda son los hermanos Coen (dejando en tercero a Lucas y en cuarto a Tarantino) y su comedia negra construida precisamente en base a una serie de estos elementos, siendo el más evidente aquel tapete orinado del “Dude”, que lo lleva a ser parte de una conspiración porno – corporativa – matrimonial en la que su servidor considera la mejor comedia del cine: Big Lebowski.

Así mismo los Coen rinden tributo a Hitchcock metiendo a otro de sus macguffins en otro maletín, cuando el dinero de No Country for Old Men pierda toda relevancia para el espectador en aquella tensa y oscura cacería western impresa dentro de uno de los mejores relatos de suspenso modernos (y donde el protagonista muere de manera sorpresiva sin importarles un carajo el seguimiento del dinero o del maletín).

La lista así como en Hitchcock es significativa, por ejemplo el gato de Inside Llewyn Davis, el guion que debe escribir Barton Fink o aquel eterno truco narrativo al que me gusta llamar “quizá la única película que trata sobre un macguffin de principio a fin”: la hilarante Burn After Reading, donde su final quizá ofrezca en términos de libreto la explicación más certera sobre qué es un macguffin después de las bases dictadas por el propio Hitchcock.

 

9 – El Halcón Maltés

La catalogada como “primer obra noir” es en realidad una pieza construida alrededor de un macguffin, y cuando lo ponemos en este contexto ¿Qué no todos los noir tienen un poco o un mucho de elementos distractores dentro de sus tramas? En efecto, siendo aquí quizá el más famoso, obvio “y primero”, un halcón que solo sirve como excusa para encausar el misterio y desenmascarar las afiliaciones y secretos de cada uno de sus personajes ¿El halcón? Quedará en las manos de Bogart, mientras lo que importa en realidad será la evolución de sus inmiscuidos

 

10 – First Man

Hay una razón del porqué mucha gente no apreció la magnificencia dramática de esta obra de Chazelle (muy superior a sus bufonadas caducas de La La Land), y es que su argumento es complejamente construido bajo un macguffin: el viaje a la luna. Al principio de este post mencionamos que este elemento puede ser constante, pero así como los guionistas puede incurrir en esta arma para su beneficio, la mayoría de las veces darán cuenta que resultará ser un fiasco (el truco pocas veces puede sostenerse tanto), pero First Man confirma que esto puede llevarse a cabo siendo la excepción a la regla. Para los que ya la vieron, notarán que toda la misión del Apolo 11 pasa a un segundo plano para al final no solo develarse, sino confirmar a partir de ciertos elementos y seguimientos dramáticos perfectamente posicionados a través del desarrollo del personaje, que en realidad toda la historia gira alrededor del luto del astronauta por su hija, siendo la misión por él (expiatoria) y por ella (duelo y despedida).

First Man es y será una de las cintas más infravaloradas en la historia debido a esta falta de comprensión narrativa alrededor del macguffin

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*