10 Datos curiosos para recordar a Sam Shepard, el dramaturgo que quiso ser actor

Tres de las siete bellas artes pasaron por su obra, en una de ellas extendiéndose también hacía la poesía y el teatro. Sus orígenes fueron el molde perfecto para que su legado y figura fueran consideradas como un estandarte dentro de la escena artística, convirtiéndose en uno de los dramaturgos y autores contemporáneos más importantes para la historia estadounidense. Quizá el cinéfilo pueda solo apreciar la punta de este iceberg dentro de aquel rostro de constancia secundaria en filmes bélicos, western y de drama, sin embargo su trabajo es un ejercicio profundo sobre la moralidad, sociedad y naturaleza humana donde la desesperanza se convierte en el núcleo de un humor negro y satírico para crear una visión contracultural de 5 décadas de evolución

Novelista, escritor, director, actor, guionista, hoy se ha dado la noticia de que Sam Shepard ha fallecido a los 73 años el 27 de julio a causa de la esclerosis. Tan crítico como polémico, su opinión lideraba a una sociedad subversiva, que si bien se instauró y se hizo rodear de grandes aliados en el cine y la literatura, fue en el teatro donde encontró ese vehículo ideal de comunicación para expresar sus pesares con respecto a la desintegración familiar, falta de valores y la apreciación punzante hacía la violencia y los estereotipos, temáticas principales dentro de dicho escenario.

Considerando al western como el origen narrativo de la salvaje cultura estadounidense, irónicamente el mismo Sam sería el ideal estereotipo para convertirse en ese elemento de autoridad crítica dadas sus raíces. Recordemos a Sam Shepard con 10 datos curiosos sobre su vida y obra.

Que descanse en paz

 

Orígenes

El hijo de mayor de un militar de las fuerzas aéreas estadounidenses, Shepard vivió una vida de granjero y vaquero durante su infancia. Entre otras cosas se dedicó a la cría de ovejas y al cultivo de aguacate y recolección de naranjas. En la Universidad ya comenzaba a escribir poesía y a actuar mientras también trabajaba como mozo de cuadra en un rancho de caballos, tarea que también lo hizo participar en el rodeo montando broncos y toros.

Estudió veterinaria y agricultura, pero abandonó dicha empresa cuando se unión a un grupo de teatro ambulante que lo levaría hasta Nueva York, en donde trabajando de camarero, debutaría en la escena teatral como autor en 1964, a sus 21 años.

Afectado por el alcoholismo

Durante este lapso de tiempo Shepard  confesó que fue afectado gravemente por el alcoholismo de su padre, un aviador bombardero de la Segunda Guerra Mundial convertido en agricultor y maestro. El posterior y progresivo deterioro de su familia a raíz de dicha enfermedad, sería una marca que lo acompañaría durante toda su vida y obra al ser uno de sus temas predilectos en sus obras, novelas y poesías, a manera de expiación y sanación. Cabe mencionar que también desarrolló una fobia a los aviones.

Teatro

Para cuando Shepard cumplía 30 años, ya tenía 30 obras escritas y producidas en Nueva York. Gracias a su talento y su estilo basado en obras de crítica incisiva caracterizadas por monólogos de un solo acto, la crítica rápidamente se desvivió por el veinteañero otorgándole varios reconocimientos en sus primeras tres obras (algo sin precedentes) que lo impulsaron a ganarse tres becas, convirtiéndose así ene escritor de tiempo completo, llegando a ser uno de los autores, directores y actores más influyentes tanto en Broadway como en escenarios Off-Broadway.

Aunque su género siempre fue difícil de categorizar para los críticos, Shepard gustaba de incluir una mezcla de western, cultura popular, rock and roll y hasta ciencia ficción, siempre con su hilo conductor de complejos temas y problemas familiares. Ganaría el Pulitzer en 1979 gracias a su obra más afamada: Buried Child, pero su verdadera importancia como dramaturgo a partir de sus más de 45 obras escritas y producidas se daría cuando a principios de los 80’s ya era el autor más representado en los Estados Unidos después de Tennessee Williams

Literatura

Shepard también incursionó en la literatura con alrededor de 10 obras entre poesías, monólogos, decenas de cuentos cortos, investigaciones históricas, relatos autobiográficos, reportajes sobre el mundo de la música, el rock and roll y su gira con Bob Dylan. A menudo dichos escritos se centraban en odiseas a través de los parajes estadounidenses y con la frontera con México, buscando historias alrededor de la cultura popular, la música, la angustia y la perdición de los hombres. Así mismo gustaba de escudriñar en el origen de la violencia norteamericana teniendo como precepto y principal guía su investigación sobre el salvaje oeste

Música

¡Oh sí! Shepard también era un hábil músico. Tocaba la guitarra y la batería y fue miembro de las bandas Lothar and the Hand People y The Holy Modal Rounders, rock psicodélico y folk respectivamente durante los 60’s. Así mismo con su novia, la cantante y poetisa Patti Smith escribió la obra Cowboy Mouth de 1971.

Por último, fue gran amigo y socio de Bob Dylan, a quién acompañó en varias giras, participando también en la composición de uno de los temas más relevantes del legendario músico: Brownsville Girl

Cine y televisión

68 créditos como actor, 2 como director y más de una veintena como guionista, Shepard fue nominado al Oscar y al Globo de Oro en la categoría de mejor actor de reparto por The Right Stuff (1983) y Dash and Lilly (1999) respectivamente. Entre sus títulos más conocidos además de las ya mencionadas destacan Steel Magnolias, Black Hawk Down, The Notebook, Mud y Midnight Special, siendo su última aparición el thriller Never Here de este año.

En la televisión su última participación se dio en la serie original de Netflix: Bloodline, en 7 episodios durante las 3 temporadas.

Romances

Además de su noviazgo con la cantante Patti Smith, Shepard vivió junto a Jessica Lange en unión libre de 1982 hasta el 2009, teniendo de dicha relación tres hijos. Al momento de su muerte era pareja de su compañera de reparto en Bloodline, la 31 años más joven Mia Kirshner ¡Míralo!

Paris, Texas

A pesar de su elogiable carrera como actor, la que sin duda fue su mayor aportación al cine fue el fantástico guion de Paris, Texas, la catártica y entrañable cinta que Wim Wenders dirigió y con la que se hizo acreedor a la Palma de Oro, al premio de la prensa y al gran premio del Jurado en el Festival de Cannes de 1984. Lo curioso viene que el mismo Wenders declaró que el guion había sido un encargo dado su fanatismo por el libro Crónicas de Motel, del mismo Shepard.

Solo basta con recordar esa mágica secuencia que comienza con el cautivador monologo “I Knew these people” para valorar el potencial narrativo y literato de Sam Shepard, una escena inolvidable que denota todo el estilo y tono del dramaturgo, sin dejar escapar esa vena teatrera que inunda los sutiles y poderosos encuadres de Wenders.

Reconocimientos

En toda su carrera Shepard se hizo acreedor a 45 nominaciones y 24 premios, entre ellos la Medalla de Oro del drama en 1992 y el Theater Hall of Fame en 1999 por su carrera, 12 premios Obie por sus obras teatrales y el Pulitzer de 1979.

Capitán América

Por cierto, su verdadero nombre era Samuel Shepard Rogers III, siendo apodado desde chico como “Steve Rogers”. Más americano no se puede. Que descanse en paz uno de los grandes artistas contemporáneos de América.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*