10 Películas que todo Millennial debe ver para comprender a su generación

Como profesional dedicado a la mercadotecnia, si algo me encabrona es que cualquier hijo(a) de vecino(a) en redes sociales se atreva a calificar de “Millennial” a todo lo que le parece idiota, chistoso y/o irresponsable en la actualidad, denotando no solo una ignorancia que raya en lo irritante, sino también una ofensa hacia la que es la generación de mayor población y poder de consumo actual,  y en un futuro no muy lejano, la que regirá la economía global en un reinado que se expandirá al menos 30 años.

Pero primero vamos con una pequeña imagen educativa para quitarles la ignorancia de su vida (¡De nada! Por cierto)

Aunque son varios los autores que dictan la segmentación por generaciones variando sus límites según preferencias de consumo, factores sociales y culturales, la ilustración de arriba sin duda es la que mejor ejemplifica dicha teoría y delimitación al menos en el continente americano, quedando claro que los Millennials (llamados también generación “Y”) abarcan actualmente un rango de entre los 23 y 38 años (esta delimitación se repite en los datos de agencias transnacionales y referentes que dictan la estrategia de marketing y consumo a seguir como Nielsen, Ipsos Bimsa, etc.), arrojándonos mi principal queja y cuestionamiento:

“¿Por qué yo como un orgulloso Millennial de 33 años tengo que aguantar que me etiqueten todas las pendejadas que hace la siguiente generación Z? (llamados también Centennials)”

Siendo también un docente durante 7 años, la mejor práctica que se puede dar en dicha segmentación es apreciar cada año como la brecha generacional se abre y cambia entre los Y y Z; lenguaje, preferencias culturales, sociales, formas de consumo, ideologías, he sido testigo tanto de los pros como de los contras de estas dos generaciones que marcarán pronto el futuro para bien o para mal, arrojándome dos conclusiones inobjetables en cuanto a sus más grandes valores y debilidades: Mientras los Millennials somos una generación que sabe equilibrar el contacto físico y de juego gracias a haber vivido la evolución tecnológica de primera mano, nuestra tendencia al esfuerzo y responsabilidad es mucho mayor, así como nuestro conocimiento estadístico, histórico y/o cultural, mientras que nuestra gran debilidad fue, es y será siempre nuestra necesidad por ser calificados y aceptados (de ahí a que somos los generadores históricos de los llamados “grupos de referencia”), contra emocional a la que de manera resumida y para mis alumnos califico como de “traumaditos”.

Por otra parte los Centennials, en su parte positiva son seres desapegados a la calificación de la sociedad y con mucha resistencia al fracaso, adeptos a ideologías sociales, ambientales y de consumo, siendo su más grande debilidad el desconocimiento desde su forma más básica. No voy a presentar testigos de exámenes que su servidor hace para medir la cultura general de estos individuos, pero créanme cuando les digo que su ignorancia social, cultural, artística e histórica es ¡alarmante!

Ahora si, tras este breve pero sustancioso acervo educativo y social, me dispongo a presentar 10 cintas que no solo se han posicionado como un objeto de culto en la evolución y crecimiento de la población Millennial, sino que también son reflejo y objeto de estudio para comprender su (nuestro) comportamiento, entorno, sentido poderoso de nostalgia y repito, esa extraña necesidad por ser aceptado. Ordenadas de mayor a menor injerencia de estudio y no propiamente por calidad (aunque peculiarmente coincide casi en la mayoría de los lugares), intenten para la próxima vez que las aprecien, hacerse un minucioso examen de conciencia, y por lo que más quieran, dejen de llamarle Millennial a lo Centennial.

 

Boyhood (Richard Linklater, 2014)

Rango Millennial actual: 23 – 25 años

Debe ser difícil ser de los últimos modelos de Millennial, teniendo como padres dos estandarizadas figuras dela generación X (Ethan Hawke debería salir como ilustración general cuando se le nombre a esta generación), independientes, libres y con la mayor tasa estadísticas de divorcios en el planeta, sumado a un sentido de pertenencia un poco trastornado, en la búsqueda constante por identidad en esa delgada línea de división generacional. Linklater expone de manera minuciosa la vida de este último modelo, siendo testigos de un entorno aún conocido y palpable entre los problemas familiares, escolares, laborales y emocionales típicos de nuestra generación.

 

Mean Girls (Mark Waters, 2004)

Rango Millennial actual: 32 – 38 años

La Universidad, hábitat natural en donde los grupos de referencia emergen de manera espontánea; fresas, nerds, góticos, deportistas, gays, “emos” y esas “bitches” a las que refiere el título de este ahora gran y divertido referente de los primeros modelos Y, causantes de esta explosión de segmentos que incluso para las grandes corporaciones sirvieron como ahorro en investigación, pues los Millennials contamos siempre con la particularidad de separarnos por manadas sin que alguien nos los imponga. De gran divertimento aquellas escenas en que la protagonista percibe a la sociedad como animales salvajes, y es que cualquier parecido con la realidad ¡No es mera coincidencia!

 

Scott Pilgrim vs. The World (Edgar Wright, 2010)

Rango Millennial actual: 29 – 33 años

Apogeo del Modelo Y, la explosión nostálgica alrededor de los videojuegos y los comics se ven reflejados en esta divertida odisea que también expone uno de los factores emocionales de mayor complejidad para el millennial, la rotación en la búsqueda por su pareja “ideal”, adepta(o) socio cultural necesaria(o) para la supervivencia de esta generación. El manejo del aspecto visual por parte de Wright hacen de esta cinta uno de esos raros vestigios donde este ente puede ser auto testigo tanto de su exposición física como virtual, manejándose desde el disco de 81/2 a la nube, o desde el casete hasta el streaming, o bien desde NES hasta los formatos más actuales de videojuego.

 

500 Days of Summer (Marc Webb, 2009)

Rango Millennial actual: 33 – 38 años

Aludiendo al punto anterior en cuanto a la complejidad que supone la búsqueda de pareja y/o apareamiento de parte del Y, pero desde un punto menos “divertido” y más apegado a la cruenta “realidad” del desapego relacional (ojo, no sentimental), el millennial también originó una tendencia actual calificada como “el cambio de rol”, transformado la figura del macho en un ente más sentimental y emocional y creando para bien de la sociedad a una mujer más empoderada, independiente y sin la necesidad de su “hombre” que supusieron generaciones pasadas. Irónicamente esto hizo de Summe, una de las figuras de culto antagónicas dentro del cambio ideológico de este ahora nuevo y sensible masculino.

 

Superbad (Greg Mottola, 2007)

Rango Millennial actual: 27 – 33 años

Partiendo nuevamente del grupo de referencia pero saliendo de ese emporio de diversidad llamado Universidad, esta hilarante odisea (una de las películas más divertidas del nuevo milenio), muestra tanto a manera de detalle como de un sinfín de referencias, todos los excesos y sistema de ocio del “millennial”, acostumbrado al contacto físico, a la fiesta, a la aventura, a la búsqueda de adrenalina pero sobre todo a la fidelidad con su manada, creando también un interesante estudio cómico en torno a su relación con el X en su versión de “inadaptado”, fuera del comportamiento maduro de su generación, renegado y refugiado en un ambiente que no conoce, el del descubrimiento adolescente del Y.

 

The Social Network (David Fincher, 2010)

Rango Millennial actual: 30 – 38 años

A pesar de que Instagram es la red social que más ha experimentado crecimiento debido a las tendencias y al empuje de la Generación Z, coincidiendo con los datos que la posicionan como la mayor población y poder de consumo actual, los Millennials han escogido como su base operacional a Facebook, incluso posicionándola en este 2019 entre el quinto y sexto (según el ranking que se mire) lugar de las marcas más poderosas a nivel global. Exposición de sentimientos, emociones, relaciones, amistad, empresas, comercios, cultura, arte, actividades deportivas, físicas, egos, quejas y hasta cadenas de oración, es imperativo ver en su versión fílmica está infravalorada cinta de Fincher, de un tono de thriller y traición amistosa que brilla por su ritmo y actuaciones.

 

American Beauty (Sam Mendes, 1999)

Rango Millennial actual: 36 – 38 años

Si ya hablamos de las dificultades del último modelo, es justo hablar de las del primero, los primogénitos de esta generación que experimentaron esa misma búsqueda de la identidad de una manera mucho más complicada al no contar con las herramientas online y de redes sociales para el rápido encuentro de su jauría, estando a la merced de una época donde las tendencias se encontraban apenas en una etapa de gestación, el bullying era lo más normal, la aceptación LGBT lo más lejano y lo más peligroso, la alteración del “baby boomer” era el foco de atención y fuente de trauma para nuestros primeros y posiblemente más afectados modelos. Una gran película que exhibe de manera sofisticada la destrucción del ideal americano.

 

Toy Story (John Lasseter, 1995)

Rango Millennial actual: 29 – 35 años

Si eres un Millennial de 29 años, la originaria de toda una cultura animada te agarró en tus primeros 6; ahora que si tienes 35, tu preadolescente de 12 fue impactada con un mundo que solo soñabas, donde tus juguetes cobraban vida. Aludiendo a esa pertenencia que nos hizo jugar con juguetes y canicas (hasta las últimas consolas), Toy Story vino a ser el objeto de nostalgia fílmico por excelencia del Y, estando presentes como con Andy en nuestra adolescencia y ahora adultez, esperando por supuesto que nuestros valores, gustos y consumo de juguetes pase a otra generación, la de nuestros hijos, pues como lo marca la teoría de consumo, las modas vuelven gracias al comportamiento generacional heredado.

 

The Perks on Being a Wallflower (Stephen Chbosky, 2012)

Rango Millennial actual: 26 – 29 años

Estamos en el corazón del Millennial, el joven de 26 a 29 años enfrentándose a lo real y fuera de su hábitat escolar y/o familiar, en el más puro estado de incertidumbre que lo llevará a su posición social y económica definitiva que según los expertos dentro de esta generación en promedio se da a los 35 años. Pero no solo estos aspectos superficiales salen a flote, pues la verdadera amenaza serán los llamados “issues”, que como en esta gran cinta (quizá el gran referente fílmico del Millennial) Chbosky expone con gran intimidad y maestría narrativa, poniendo de relieve a 3 figuras actorales también de esta generación, que de manera irónica también se han convertido a ellos mismos en cimientos de varios movimientos sociales.

 

Under the Silver Lake (David Robert Mitchell, 2018)

Rango Millennial actual: Todo (23 – 38 años)

Al principio esta cinta me causó un verdadero conflicto; su notoria pretensión por ser algo más de lo aparenta me irritó de sobremanera, sobre todo al verla concluir en algo completamente absurdo, pero tras varios meses de darle vueltas en mi cabeza, me di cuenta que eso es lo que hace precisamente esta generación para sobrevivir socialmente en muchas ocasiones: suponer y simular, de ahí la gran interrogante y preocupación por el futuro y la aceptación. Repleta de referencias a una  cultura pop propia y originaria de la generación Y, Under the Silver Lake es un himno en forma de sátira hacia nuestra forma de consumo y esparcimiento, poniendo en relieve varias teorías socio culturales que dictan el absurdo por el cual muchas veces se rige nuestro propio comportamiento y metas en la búsqueda de esa pertenencia.

Pensándolo bien después, la manera en la que me irritó fue directamente proporcional a la que me impresionó y después gustó, revalorándola como lo que es, el testimonio pop de toda una generación; mención aparte para la magistral secuencia del pianista, una joya de humor negro que resume todo ¡Todo lo Millennial!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*