5 películas para celebrar los 5 años de Cat Movie Lee en Cinescopia

Un temblor cabrón que volvió a cimbrar todo en el país, unas elecciones que derivaron en el cambio de gobierno más radical en nuestra reciente historia como nación independiente, cifras que nos hablan de que la lectura disminuye y el crimen sigue creciendo; inflación, huracanes que todo lo arrasan, volcanes que quieren despertar para ponernos una chinga, un mundial ruso que pudo ser y no fue, un desamor, mi último viaje a la tierra de los molinos, un reencuentro que me movió todo, un nuevo trabajo, mi boda…

La lista de sucesos en 5 años es poco menos que vertiginosa, eso sí, con la única certeza de siempre. El cine que siempre me abraza y precisamente haciendo cuentas y remembrando, la oportunidad de comentarlo en este espacio desde hace 5 años ya.

Nunca había hecho un post conmemorativo, pero creo en aquello de que no hay 5to malo y que esos 5 merecen la fiesta de post, por eso, celebro mi primer lustro con 5 películas (un bonus) para festejar que un día y después de mucho pensarlo, abrí mi vieja Toshiba para empezar a escribir en Cinescopia. No aparecen por importancia, solo por orden de estreno.
Gracias eternas por la invitación, Oscar M. Rodríguez.

 

Bonus

Whiplash- (2014)

El director Damien Chazelle le entregó al gran J.K. Simmons un papel que no solo le valió el reconocimiento de la Academia con la estatuilla dorada al Mejor Actor, sino que lo colocó entre los badass más cabrones del séptimo arte con el rol del profesor de música más hijo de la chingada del que se tiene registro, Terence Fletcher. Mientras que un joven baterista Andrew Neiman, (Miles Teller) con un talento bruto, pero sumamente acojonado, hacía todo por desafiar su mando y demostrarle que él era el elegido de los dioses del jazz.

Whiplash se convirtió de inmediato en una fuerte contendiente a llevarse todo lo que aquel 2014 ofrecía porque su historia era (y sigue siendo) contundente, apasionante y con un final de infarto; sin mencionar que, además, nos regaló un soundtrack que quien escribe, gozaba en sus días de maestra mientras calificaba exámenes que se iban directo a repetir clase.

La escena

Not my fucking tempo!
Sencillamente brutal y memorable

 

Relatos Salvajes (2014)

Damián Szifron dio la cara por América Latina con esta pieza imprescindible del cine en nuestra lengua entregándonos un aglomerado de seis historias por demás surrealistas, esperpénticas y llenas de esa esencia tan nuestra que lo mismo nos gusta que nos asusta. Todos fuimos Bombita Ricardo Darín y también todos quisimos ser testigos de una de las bodas más míticas de la gran pantalla en el enlace de Érica Rivas, Romina y Diego Gentile, Ariel.

No me pregunte por qué esta delicia de poco más de 120 minutos no tiene en su haber los grandes premios que se merece (salvo el del Festival de San Sebastián, en donde se alzó como la Mejor Película), no se deje engañar. En Relatos salvajes tiene de donde escoger para empatizar (o no) con alguno de los protagonistas de esta vida tan puta que a veces nos toca protagonizar.

La escena

… y ahí sí, cuando la muerte nos separe, cuando tu muerte nos separe, me voy a quedar con todo…

2 minutos y cachito de una boda que jamás olvidaremos.

 

Youth (2015)

El responsable de Youth también llamada Juventud, es ni más ni menos que el gran Paolo Sorrentino, una especie de continuación a la enorme La Grande Belleza (2013) que nos cuenta la historia de un compositor retirado que busca reconciliarse con la vida, su hija y todo aquello que quiso y no fue.


Lo reconozco y puede que a nivel guion, nos encontremos con el relato más pobre de todos los que conforman esta lista, pero es innegable que la fotografía de Luca Bigazzi y la música de David Lang la supieron arropar de muy buena forma.

La escena

You Can Undestrand Me? Hell You Can!

Una respuesta convertida en monólogo, uno en donde una hija deja callado a su padre con los argumentos más cabrones

 

Manchester by The Sea (2016)

Kenneth Lonergan nos hizo un gran regalo con este pedazo de dramón. Tan bien estructurado, tan sólido, tan bien actuado que le valió el Oscar al hermano que sí vale la pena, Casey Affleck, y apunto estuvo de hacerlo también con la talentosísima Michelle Williams.

Dígame por favor que usted ya la vio, y si no, búsquela y rebúsquela porque aquel lejano 2017 no se trató solo de La La Land, aquí está la que debió de ser la verdadera ganadora del palmarés a Mejor Película, y no la porquería de Moonlight y su discurso cansino.

La escena

La confesión en la estación de policía es una de las razones por las cuales Casey Affleck se llevó todo el reconocimiento en historia por demás desgarradora.

 

The Shape of Water (2017)

Después de que mi tío, el gordito Guillermo del Toro, se había estado haciendo pendejo y viviendo de algunas producciones y colaboraciones, se puso manos a la obra y nos entregó esta joyita acuática que tras su lanzamiento se enfrentó a viento y mar; la tacharon de plagio, algunos críticos la odiaron y otros como los del Festival de Venecia, no tuvieron más que rendirse a sus pies y entregarle el ansiado león alado.

Luego se vino el aluvión de reconocimientos y hasta hubo quienes en México se salieron a celebrar al ‘ángel’ su Oscar como Mejor Película.
Lo cierto es que, La forma del agua es puro metacine, homenajes al Hollywood dorado que se nos fue, inocencia y cachondería. ¿Qué le puedo decir? Me encantó.

La escena

Sally Hawkins, Eliza usa la música y los huevos como el vínculo que le mostrará el camino para encontrar a su auténtico y gran amor, no hay palabras porque el sentimiento es universal…

 

Roma (2018)

La estafeta fue dada de manos de mi tío Memo a las de su compadrito Alfonso Cuarón y la historia de éxitos y escándalos se retomó porque a Alfonso se le ocurrió hacer una película que no se refería exactamente a la capital italiana, sino a la colonia de la Ciudad de México en donde creció.

No creo (a estas alturas) poder aportar nada nuevo que no se haya dicho hasta el cansancio de la preciosa cinta con la que Cuarón lo ganó todo y con la que, de paso, le presentó al mundo a Yalitza Aparicio, una mujer que llegó de una comunidad indígena en Oaxaca, para quedarse acá, entre nosotros ‘los de la ciudad’.

La escena

Cuando sigo escuchando que mi Yalitza no tiene madera de actriz, me da coraje porque entonces pregunto ¿Qué no viste la escena del parto? ¡No me chingues!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cat Movie Lee    


1 comentario

  • Creo que la mejor cinta latinoamericana de la decada debe ser Relatos Salvajes, yo todavia no puedo dejar de aplaudirle a Bombita por su epica hazana, mientras sigo pensando que el pobre de Ariel se resigno a consumar su matrimonio con Bellatrix Lestrange (dios que pelea, casi juro que iba a sacar la novia una varita y le iba a gritar avada kedavra, pero cuando ves el cuchillote…. wow) y si, cuando me case le dije a mi esposa… nada de tocar Titanium…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*