5 Películas para recordar a Terry Jones

Nacido el 1 de febrero de 1942 en Gales, Terry Jones se confirmaría desde 1969 como uno de los 6 artífices y fundadores del conglomerado de comedia más influyente y destacado de la historia fílmica, el “Monty Python”, recayendo en él la tarea directiva de las tres obras más simbólicas de este peculiar grupo. Actor, guionista, compositor y director, fue dentro de esta última labor donde Jones se destacó y aportó su mayor talento, prácticamente teniendo a su cargo toda la filmografía en la que los Monty estuvieron inmiscuidos tras su previo debut y apogeo teatral y televisivo con la serie Monty Pythons’s Flying Circus.

Fallecido el día de ayer debido a complicaciones derivadas de una extraña enfermedad conocida como demencia frontotemporal que padecía desde 2015 (en 2016 cuando aceptó un BAFTA honorífico las causas de su enfermedad fueron evidentes), Jones es el segundo “Monty” que alcanza el significado de la vida tras el también fallecimiento de Graham Chapman en 1989, dejando a Terry Gilliam, Michael Palin, Eric Idle y John Cleese como aún preservadores sobrevivientes del Python.

Un día triste para la cinematografía, se nos fue el narrador oficial de la corriente fílmica y cómica británica más distintiva en la historia, un genio humorístico y satírico al que habrá que agradecerle el siempre buscar el lado bueno a nuestras vidas. Recordemos sus 5 películas más reconocidas en las que actúo, escribió y/o dirigió. Que descanse en paz

 

Erik the Viking (1989)

Fuera del canon de los Monty Python (aunque participa también John Cleese) y a pesar de su bajo presupuesto y sentido de parodia, sin duda la combinación entre la Odisea y el folclor escandinavo saca a relucir uno de los mejores relatos vikingos en el cine, repleto del surrealismo, elementos históricos (su diseño de producción aunque barato es de aplaudirse) y por supuesto el sello cómico de Jones, el cual hace que un muy joven Tim Robbins haga las de un vikingo que, hastiado del modus vivendi y del caos de su raza, salga a buscar junto con un grupo de guerreros el Valhalla para pedirle a los dioses que detengan esta etapa oscura del Ragnarok. Ojo, que si pensaron en Thor no es coincidencia, pues Waititi le debe mucho de su estilo (o todo) a Jones y a los Monty

 

The Wind in the Willows (1996)

Adaptación del cuento familiar y fantástico de Kenneth Graham; también fuera del Monty, Jones hizo este encargo para Disney prestando no solo su carisma humorístico para encausar un relato repleto de sátira hacía el consumismo – capitalismo, sino que también hizo que algunos miembros como Cleese y Eric Idle aportaran sus presencias e ideas sobre el libreto. Ligera y entretenida, hubo un tiempo que era imperativa dentro del catálogo televisivo latino, siendo una de los productos familiares más peculiares y frescos de la época al también humanizar el relato de manera muy efectiva, cuando un Topo consigue salir del terremoto que destruye su casa, para buscar ayuda del señor Ratón y río abajo del señor Sapo.

 

The Meaning of Life (1983)

Sin duda la más grandilocuente de la fantástica trilogía cómica fílmica de los Monty, este árbol de la vida según el Python es un manjar de episodios a través de la evolución humana asentada en el punzante estilo satírico del grupo, y en donde la dupla directiva Jones – Gilliam alcanza el surreal pero genial absurdo gracias a su hilarante serie de situaciones – sketches. Así mismo destacar que Jones aquí da vida al que sería su personaje más famoso, Mr. Creosote, de entre los 12 diferentes papeles que interpreta en esta odisea. Su genialidad radica precisamente en dar gracia al sentido de la vida, misma que se llevó el gran premio del jurado en el Festival de Cannes en manos y representación del mismo Jones.

 

Monty Python and the Holy Grial (1975)

Con el impulso de su serial, la primera incursión fílmica del Monty (para ser estrictos es la segunda, pero la anterior era un mediometraje de 80 minutos basado en su serie) irrumpió en escena al crear e inmediatamente posicionar un estilo narrativo cómico nunca antes visto o abordado por el lenguaje del cine, en el cual y gracias a la dirección de Jones (de nuevo en dupla con Gilliam), se acuñaba la parodia del caballero británico por antonomasia, tomando por sorpresa todo su folclor, historia y leyendas, para combinarlas a través ya de una narrativa firme, con un sátira social y actual tan exquisita como explosiva. La química del grupo y su toma de turnos para lucirse es una perfecta maquinaria cómica que convirtieron a esta en una de las más grandes cintas del género

 

Life of Brian (1979)

La mejor y más hilarante obra de los Python, digna de himnos, cánticos y carcajadas. Jones en solitario en la dirección es el responsable de esta excelsa sátira hacía el espiritualismo y creencias del evangelio cristiano – católico, que bajo su sentido del humor agrio imponen un cuestionamiento complejo y clave en un segundo plano narrativo ¿Cualquiera pudo haber sido el Mesías no? Pobre, pobre Brian. Lo peculiar de este caso es que su humor, tan sano como brillante, no ofende, sino nutre al relato bíblico alejándose del personaje de Jesús y acercándose más hacía la crítica política y social alrededor de los credos, cultos y/o religiones. Sin duda alguna, si hay una escena para recordar la capacidad directiva de Jones en conjunto con su legendario grupo, es aquella de la crucifixión, donde se nos invita a siempre mirar el lado positivo de tu vida. Gracias

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

  • Yo aprendí de Terry Jones que el conejo es la criatura más mortal sobre la faz de la Tierra, que sólo el verdadero Mesías niega su divinidad y que para entender el sentido de la vida, hay que intentar ser amable, no comer grasa, leer un buen libro de vez en cuando, dar algunos paseos y vivir en paz y armonía con la gente de todos los credos y naciones.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*