8 Películas de Papás con madre

No es raro en este día (y con mayor auge en los últimos años), ver en nuestras redes sociales una leyenda que empieza más o menos así: “Felicidades a todas las mujeres que son madres y padres a la vez…”, y que dependiendo del tono, persona u objetivo de la misma, se le pueden agregar demás calificativos a manera seria o también de broma. Pues bien, en Cinescopia queremos dar un equilibrio a este asunto, y es que si ya escribimos con el paso de las años en esta fecha especial sobre la mejores mamis,  malas mamis, mamis del cine mexicano y/o  las más importantes y recordadas películas sobre mamis ¿Por qué no en este 2018 dar un importante giro de tuerca? ¿Qué les parece si volteamos esa frase? Por ejemplo, recordando ahora a aquellos hombres que son “Padres y Madres a la vez”, o en su manera vulgar de expresarlos “Padres Luchones”. Porque si hay madres que son padres ¿Por qué no puede haber padres que también son madres? Sería lo justo ¿no lo creen?

En conclusión, vamos a recordar a ahora a 6 papis solteros, viudos, separados, divorciados y/o luchones que han fungido a través de la historia fílmica también como una figura maternal, siempre al cuidado de los queridos escuincles. Por cierto ¡Feliz Día de las Madres!

 

Kramer vs Kramer (Robert Benton, 1979)

Bedub

Dentro de toda la victimización moderna por parte de las madres luchonas recordamos esta cinta que sí bien fue un poco sobrevalorada al ganar el Oscar a mejor película en 1979 por encima de Apocalypse Now (lo sé, es increíble), logra capturar la esencia de lo que es ser padre de familia soltero. A partir de la huída sin razón de la madre, es el papá quien se encarga de todo lo concerniente al día a día de su hijo: Asearlo, vestirlo, alimentarlo… una película que no cae en el tratamiento melodramático sino que mantiene un perfil mundano que le da una estructura emotiva.

Y más allá de la responsabilidad que cae sobre el papá, es el cariño que siente por su hijo lo que genera la simpatía necesaria ¿Por qué? Porque los hombres también nos preocupamos, también queremos y también nos dan miedo muchas cosas, especialmente esas en las que nos sentimos ajenos pero que igual asumiremos dadas las circunstancias, sin quejas ni reclamos.

 

Los Tres Huastecos (Ismael Rodríguez, 1948)

Cat Movie Lee

Lo que hay entre Lorenzo y la Tucita, es amor puro, incondicional y sincero. Sí, como el amor de madre, pero reinterpretado por un padre en la piel del inmortal, Pedro Infante.

En Los tres huastecos, Lorenzo es la antítesis de las buenas costumbres, la responsabilidad, la delicadeza y el buen hacer de una madre; sin embargo lo es. Madre y padre a la vez de una criatura por demás singular que le saca al macho norteño que lleva dentro, pero también, a un ser lleno de bondad que consiente y ama sin remedio.

En una cinta por demás innovadora para su tiempo, Pedro Infante se reinventa haciendo 3 papeles diferentes, dando vida a los hermanos Andrade. Juan de Dios, el sacerdote potosino, Víctor, el soldado veracruzano y Lorenzo, el tamaulipeco ateo y macho. Siendo precisamente este último, el personaje que más atrapa, que enternece y más termina gustando.

Porque sin importar la época en la que nos toque vivir, no hay nada más extraño y fascinante que ver a un padre dedicado en cuerpo y alma a su hijo.

Y digo yo, que si Pedro Infante, la mismísima representación del hombre prototipo de toda una generación, pudo ser el mejor de los padres y la mejor madre, ¿por qué los demás no habrían de poder?

 

To Kill a Mockingbird (Robert Mulligan, 1962)

El Fett

Creo que estamos ante la antonomasia de la figura “Padre – Madre”, el auténtico “Padre Luchón” de la historia fílmica, el inigualable Atticus Finch, papá, mamá, abogado, buen tirador, amable, respetuoso, comunicador, defensor, valiente, justo, sensible y apegado a todas las normas éticas y valores que cualquier educador y/o tutor debería aspirar. Interpretado por el grandioso Gregory Peck, esta actuación de Oscar fue solo uno de los ingredientes que convirtieron a esta cinta en un clásico instantáneo  y en una representación digna en calidad y narrativa de la afamada novela de Harper Lee.

Sin esbirros de grandeza en cuanto a la estructura y cambio del rol paterno, sentimentalismos baratos o exageraciones narrativas o histriónicas, To Kill a Mockingbird transcurre de una forma espontánea y natural como un producto adelantado a su época, dentro de un tiempo en donde la sobreexplotación de dichos roles y responsabilidades no figuraban. Hoy en día el resultado sería el mismo, alejado de todas las tendencias gracias al tratamiento de visión y percepción infantil, en donde “Scout”, Jem y Dill sirven como los ejes y testigos de un condado que  vive pobreza, violencia, racismo y una escandalosa falta de jurisdicción, en lo que en realidad es un brutal retrato de la depresión norteamericana, suavizada con ese legendario tono de fábula infantil.

 

Logan (James Mangold, 2017) / Les Misérables (Tom Hooper, 2012)

El Markovich

¿Por qué hablar de una sola película, cuando Hugh Jackman nos ha demostrado varias veces que él es el verdadero padre/madre luchón por excelencia? No importa si es uno de los últimos mutantes vivos o un ex convicto francés del siglo XIX, ambas historias tienen como núcleo la conexión de Jackman con dos pequeñas niñas que por azares del destino quedan a su cuidado. Ya sea por un sentido del honor o para resarcir un mal, el viaje que tiene con ambas lo llevará a convertirse en padre y madre a la vez.

En Les Misérables, Jackman encarna a Jean Valjean, un prófugo que adopta una nueva identidad para huir de su pasado. Eventualmente se convierte en gobernador de una pequeña localidad y en dueño de una fábrica. Fantine, una de sus trabajadoras lo culpa por haber tenido que recurrir a la prostitución después de ser despedida de su empleo. Cuando ella muere, Valjean asume la responsabilidad de cuidar de su hija Cosette antes de seguir huyendo de la justicia. En esta odisea histórica y musical, el genuino amor del nuevo padre a su hija es la piedra angular que moverá los engranes de la historia. Valjean dejará de cuidarse únicamente a sí mismo y proteger a Cosette de los peligros que él arrastra (y de los que tiene el mundo) será su prioridad. Además de conmover, el soundtrack es un clásico que se te quedará pegado no por días, sino por años.


Probablemente, Victor Hugo me esté maldiciendo desde el más allá por comparar su obra clásica con un personaje de cómic, pero en Logan nuestro héroe pasa por circunstancias similares, sólo que más a regañadientes. Los mutantes están desapareciendo, Logan (aka Wolverine) trabaja como chofer mientras cuida a un anciano Charles Xavier. La edad les ha pasado factura y sus poderes ya no son los mismos. Un día, una enfermera le pide a Logan protección para ella y una niña mutante llamada Laura, para llegar un lugar llamado Edén. Al ir al punto de encuentro, Logan se topa con el asesinato de la enfermera y acaba siendo el guardián de Laura, que es buscada por Transigen, un laboratorio que criaba niños mutantes para usarlos como armas. El viaje del mutante lo lleva a desarrollar una fuerte conexión emocional con la pequeña Laura y protegerla, por responsabilidad y amor, será su nuevo motor. ¡Perdóname Victor Hugo, pero las similitudes son obvias!

Ya si quieren cerrar la trilogía de Jackman “papá luchón”, les recomiendo Real Steel, dónde ahora un escuincle y un robot se robarán el corazón del australiano.

 

Finding Nemo (Andrew Stanton, Lee Unkrich, 2003)

Kbhauad

Buscando a Nemo es una película perfecta para este día de las madres, además de ser una película donde la audiencia principal (aparentemente) son los pequeños de la casa, tiene un mensaje demasiado poderoso dirigido a los padres: La sobreprotección.

¿Por qué es perfecta para este día de las madres? Bueno, estoy segura que casi todos conocemos la historia y podemos ver a ese papá luchón que es padre y madre a la vez, que se preocupa y busca lo mejor para su hijo a un precio de sobreprotegerlo lo que se desencadena en una “rebeldía” por llamarlo de alguna manera por parte de Nemo, lo que los lleva a toda la aventura de su rescate. Al final tenemos una historia que trata sobre el amor parental, que aunque algo hermoso llevado a los extremos (en este caso abordado con la sobreprotección de Merli) puede ser agobiante, entendimiento de la individualidad dentro de la relación padres e hijos y lo que la confianza en esa relación puede llegar a lograr.

 

The Descendants (Alexander Payne, 2011)

Oraleia

En esta cinta de Alexander Payne, George Clooney interpreta a un abogado que busca reconectarse con sus hijas después de que su esposa queda en coma por un accidente, y mientras decide qué hacer con un gran terreno heredado. Lo que hace destacar esta cinta es que, además de presentar al actor interpretando un personaje en plena crisis, éste tiene responsabilidades y familia y aprende, tardíamente, el valor de ser papá y las responsabilidades que conlleva, y a hacerse cargo de sus hijas.

 

I Am Sam (Jessie Nelson, 2001)

Vilma Aida

En los últimos años y gracias a las redes sociales, el festejo del día de las madres ha sido algo más que el chiquillo con un ramo de flores diciendo “¡Felicidades Mama!”, mientras la creadora de esa “perfección” llora a mares diciendo que es lo mejor que le haya pasado en su vida y ese es el día más hermoso de todo el año. Ya no. Ahora las mamas son más realistas, piden regalos para ellas, nada de una plancha o un inútil ramo de flores, quieren vestidos, zapatos, bolsas y/o joyería. No quieren que las visiten en su casa todos sus hijos con sus respectivas descendencias, atenderlos, darles de comer y después estar 3 horas limpiando el tiradero que quedó del festejo. Hasta ahí todo hubiera estado bien, pero surgió un grupo que se hace llamar “Las Mamas Luchonas”, esas que “son padre y madre al mismo tiempo”, esas que se tienen que levantar antes de la 5 de la mañana para mandar chiquillos desayunados a la escuela y ponerse ellas su traje sastre para estar 8 culposas horas en una oficina porque el macho que tuvo a bien de embarazarlas las dejó olvidándose de todo. Mujeres que han tenido que enfrentar la maternidad solas y no se han rajado para sacar adelante esas bendiciones que el cielo les dio. Estas Mamas Luchonas exigen reconocimiento, muy merecido, eso sí, y se felicitan unas a otras compartiendo la fuerza que necesitan. Nos llenan los muros de las redes sociales de memes y felicitaciones al grado de que empiezas a odiar, desde 5 días antes y 5 días después, el día de las madres… luchonas.

Sin embargo, esta situación no es solo de las mamas, también hay papas luchones (pocos, pero hay) y pocas veces, o casi nunca se les festeja. Por eso en este día de madres queremos festejar, también, a esos papas luchones, que son Padre y Madre al mismo tiempo, que luchan por sus hijos, y que mejor ejemplo que el padre que interpreta el cada vez más extraño Sean Penn en “Yo soy Sam”, película del año 2001 donde vemos a un hombre con un  retraso mental que después de una extraña relación se queda con una niña producto de esta. Juntos van creciendo y Sam va sorteando todos los problemas y situaciones que se le presentan en la crianza de un niño y a pesar de su poca capacidad lo va logrando. Lucy, La niña interpretada por Dakota Fanning a sus 5 años, resulta ser mucho más inteligente que el promedio de los niños de su edad y hay momentos en que ella ayuda a su padre, por algún motivo Sam pierde la custodia de su hija y lucha contra todo para recuperarla.  Contrata una de las mejores abogadas de la ciudad y juntos libran una batalla legal tratando de recuperar a la niña.

Es una película muy linda, con unas actuaciones excelentes, que le dieron una de las tantas nominaciones al Oscar a Sean Penn, el lanzamiento al estrellato de Dakota Fanning, acompañados por Michelle Pfeiffer, Dianne West y Loretta Devine entre otros.   Tiene un sentido del humor que te hace reír y llorar al mismo tiempo. Escenas con diálogos conmovedores bajo  la dirección de Jessie Nelson.

Al final el mensaje es que, para educar un hijo solo se necesita paciencia, escuchar y amor…muy bonito… sniff, sniff (perdón, me estoy secando unas lágrimas)

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*