A Wrinkle in Time: Necesitamos Un Viaje En El Tiempo Para Darnos Cuenta De Tanto

Estamos todos de acuerdo que el mundo se está yendo al carajo, ¿verdad? De unos años para acá, se ha vuelto imposible visualizar un futuro que no sea una pesadilla distópica. Entre que las alas de la ultraderecha están teniendo nuevos vuelos, la amenaza de la bomba nuclear es tan palpable como en los años 80 y que vemos claramente que el planeta se está muriendo por nuestra culpa, es difícil tener esperanzas. Y no hay gran escapatoria en el cine, nuestra vieja confiable: aunque bellísimas visualmente, las cintas futuristas son deprimentes de una forma u otra, sean para adolescentes (la saga Hunger Games) o para adultos (Blade Runner 2045, Mad Max: Fury Road). A Wrinkle in Time (titulada ‘Un Viaje en el Tiempo’ en México) es esa rara película infantil/juvenil basada en una novela que presenta un mensaje positivo y esperanzador que igual a nosotros, Adultos, ya nos llegó muy tarde, pero que sin duda inspirará a quienes aún no han sido devorados por el cinismo nihilista.

Meg (Storm Reid) es una niña genio cuyo padre lleva 4 años desaparecido tras realizar investigaciones relacionadas con el viaje en el tiempo. Una noche de tormenta, ella, su mamá (Gugu Mbatha-Raw) y su hermano Charles Wallace (Deric McCabe) reciben la visita de una misteriosa criatura, la Señora Qué (Reese Witherspoon), quien les dice que el teseracto -una forma de viaje en el tiempo- sí es real. Ahí comienza una aventura intergaláctica en donde Meg, Charles Wallace y un nuevo amigo de ellos, Calvin (Levi Miller), buscarán al padre de Meg y Charles Wallace. El guión, adaptado de la novela de Madeleine L’Engle por Jennifer Lee y Jeff Stockwell, tarda en arrancar la historia central, enfocándose más bien en la caracterización de la protagonista y los personajes que la rodean, así como las dinámicas propias de la secundaria. Una vez que comienza el viaje de la heroína, con todos los clichés propios del subgénero, la película avanza con mayor fluidez y llega a un final conocido. Vaya, la película no pretende haber descubierto el hilo negro -a diferencia de otras cintas comerciales de ciencia ficción y aventuras-, y prefiere enfocarse en detalles que la vuelven memorable: el bullying en la secundaria y la falta de apoyo por parte de profesores al momento de lidiar con el acoso escolar y los motivos de cada uno, así como la complicada dinámica entre hermanos con una considerable diferencia de edad. Que la protagonista sea una niña biracial también agrega otros matices a sus experiencias: además de los comentarios sobre su cabello rizado y voluminoso y su ropa descuidada, los deseos de que “desaparezca” en una época donde, de hecho, matan y desaparecen a muchos niños negros en Estados Unidos calan de formas que serían impensables si la protagonista fuera una niña más blanca. El viaje de descubrimiento y aceptación propia resuena más porque conocemos y sabemos cómo son tratadas las niñas negras en la sociedad y cultura popular. Con la dirección de Ava DuVernay, la película logra, además, hablarle directamente a la audiencia, de modo que el mensaje central se entiende claramente.

En cuanto a las actuaciones del reparto, no hay grandes sorpresas. En el reparto adulto, Reese Witherspoon, Mindy Kaling y Oprah Winfrey hacen buenos papeles, Chris Pine realiza una actuación similar al de Wonder Woman -sólo que ahora como papá-, Michael Peña y Zack Galifianakis cumplen con sus breves papeles de comic relief, y Gugu Mbatha-Raw hace lo que puede con un papel chico. En el reparto infantil, Storm Reid y Deric McCabe hacen prometedores debuts, mientras que Rowan Blanchard transiciona al cine sin problemas y Levi Miller nos muestra que puede hacer mucho más de lo que mostró en Pan (2015).

Un Viaje en el Tiempo tiene todo el potencial de tener el impacto en el cine que tuvo Matrix en su momento: inspirar más historias sobre héroes y heroínas poco convencionales mientras le habla a la audiencia, tanto infantil y juvenil como a la adulta. Es entretenida, un poco predecible, pero son los detalles los que enganchan y la vuelven memorable.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*