All the Money in the World: ¿Estaríamos mejor con Kevin Spacey?

Envuelta en la polémica desde el apresurado reemplazo de Kevin Spacey (tras sus acusaciones no negadas de acoso sexual) por Christopher Plummer tan solo un mes antes de su estreno en las salas de Estados Unidos, esta semana estrena en México All the Money in the World película basada en la novela de John Pearson, Painfully Rich: The Outrageous Fortunes and Misfortunes of the Heirs of J. Paul Getty que a su vez está inspirada en la historia real del secuestro de John Paul Getty III, el nieto del magnate petrolero.

Dirigida por Ridley Scott, el drama está centrado en la década de los 70’s, cuando John Paul Getty era uno de los hombres más ricos del mundo. La vida de excesos del clan Getty se ve volcada cuando J. Paul Getty III es secuestrado por una organización paramilitar italiana. Su madre Gail Harris tratará por todos los medios de que el multimillonario abuelo del chico pague el rescate aun sin tener una buena relación con él, aliándose en el camino con el ex agente de la CIA Fletcher Chase.

La película nos introduce efectivamente en las relaciones interpersonales de la familia, al mismo tiempo que nos da pistas sobre su pasado y la evolución de este parentesco. Así, podremos comprender los eventos y decisiones posteriores que va tomando cada uno de los personajes,  haciendo que la historia evolucione de manera positiva (aunque tardada) hacia una conclusión que se vuelve intrigante conforme avance el metraje.

Las actuaciones dan mucho de qué hablar, comenzando con un Mark Wahlberg que se siente maduro y cómodo en su personaje (a pesar de ser de los más misteriosos de la cinta); Michelle Williams que confirma la gran calidad actoral que posee interpretando a una mujer astuta que lucha por querer tener a su hijo de vuelta y un Christopher Plummer como el abuelo frío y tacaño que termina luciendo como el verdadero villano de la historia.

Aquí es cuando interviene el título de este texto, pues fue imposible para mí no imaginar en cada escena del abuelo Getty cómo es que luciría Kevin Spacey interpretando ese papel (con maquillaje incluido), siendo gran fan de la capacidad histriónica de este último. Aun así, la actuación de Christopher Plummer ha recibido críticas positivas y demás halagos, tal parece que esto solo se debe al deber moral que siente Hollywood de opacar aún más la imagen de Spacey; pues aunque Plummer luce como un patriarca imponente y soberbio, no desempeña un papel que pueda transcender como algo más que el escándalo del que fue testigo.

El hecho de que sea un filme basado en una historia real, siempre me da pie a preguntarme realmente cuánto de lo que está sucediendo en pantalla es ficticio (tal vez un impedimento personal para el disfrute entero de la película), por lo que prestar atención a qué tan verdaderos se sienten los personajes se convierte en una prioridad. En este apartado, creo que sí resultan muy identificables estos tonos dramáticos que se ven añadidos para la versión cinematográfica de la historia, situación que puede parecer acertada para evitar un tanto la monotonía de ciertas secuencias.

Una película que será recordada por su polémica, pero que fuera de ello también envuelve un relato digno de contar que resalta por acertadas actuaciones aunque sin dar ese extra que a veces se busca en este tipo de cintas. Recomendable si eres del tipo que ama las biopic o como yo, estarás buscando en Wikipedia la verdadera versión de los hechos tan pronto como empiecen los créditos.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*