Ant-Man: Ese incómodo momento en el que una hormiga se caga en tu Ultron

Muchas veces los críticos nos escudamos en la frase “no pretenciosa” para referirnos a aquellas películas dudosas en su calidad narrativa pero agradables en su ritmo e entretenimiento (O hasta para intentar justificar nuestros gustos culpables) dejando ciertamente algunos factores y/o elementos en la ambigüedad de un tema que no somos capaces de cerrar con argumentos más sólidos, sin embargo dicho mote muy pocas veces viene en empaque de total honestidad, y efectivamente ese es el caso de Ant-Man, la nueva producción de Marvel – Disney y final pieza de la llamada Fase 2 del universo Avenger que en su pecado de referencia lleva su más grande virtud: no parecer una película de la simbionte casa productora.

maxresdefault

Las bondades de un guion más apegado a una era de aventuras Disney de la década de los 90’s son los elementos que logran curar las fragilidades de las características de una era “Vengadora” que a pesar de existir, son eximidas en lo más posible para encausar una cinta divertida, muy ágilmente narrada y sobre todo, sin vergüenza alguna en plantearse como lo que es argumentalmente hablando, una comedia de aventuras, y no una especie de fantasía – dramática – cómica – aventurera de acción (¿Si estás oyendo Ultron?). En un contexto social, podríamos decir que Ant-Man es como el gay que se aceptó y salió del closet de entre muchos gays ¿Capisce?

 

Cuando el guion funciona a pesar de sus clichés

El factor determinante de toda la cinta se llama Edgar Wright, cineasta bañado en un humor negro capaz no solo de lograr desarrollar buenas historias sobre planteamientos absurdos, sino también dotarlos de un contexto veraz haciéndolos altamente disfrutables. Pues bien, como ya lo saben Wright fue despedido de la producción como director ya que al parecer dicho estilo en su totalidad era transgresor al tono que manejan nuestros Vengadores, sin embargo lo que no pudo borrar Mickey Mouse fue la estructura de su guion que, a pesar de ser manoseado por otros 3 individuos, prevaleció en ciertos aspectos que al final cimentaron el buen planteamiento y desarrollo de la cinta, tanto en sus formas más básicas de estructuración de personajes, hasta la progresión de hechos que hacen que el film se adecue casi en su mayoría a sus momentos clímax.

HM8HGth

He aquí el uso de mote al que nos referimos, y es que el libreto “fuera de pretensión” construye a Ant-Man como una comedia de situaciones que embarcan a un don nadie a convertirse en un superhéroe que, si bien tiene que salvar al mundo, no lo hace enfrentándose a aliens, amenazas o corporaciones mundiales o robots culeros, sino solamente enfrentando una situación, una misión, un motif, un clímax, una justificación¡Uno! Y en eso radica la simpleza y el valor de la cinta.

Así mismo habrá que agradecer que este mismo guion sacudió algunos tumores padecidos por casi todas las películas salidas de Mickey Mouse, y eso es gracias a la estructura y tridimensionalidad de sus personajes descritos, pero si gustan eso lo abordaremos con más detalle en el rubro actoral

34169

Su punto débil aquí es aquel que incluye el manjar “Vengador”, y es que hay situaciones (Hay que ver la crítica de mi colega Ed Sunderland) que ni Damon Lindelof el maestro de los huecos argumentales podría haber imaginado, detalles a veces tan bobos que uno se cuestiona ¿Por qué carajos no ponen atención a aspectos que podrían resaltar y aumentar la calidad y el resultado final de la película? Bueno, me imagino que siendo al final Marvel – Disney es mucho ya pedir

 

Cuando la dirección funciona a pesar de que te llames Peyton Reed

He aquí la verdadera sorpresa ¡He aquí al verdadero Ant-Man! Una pequeñez como director, un infame de comedias baratas y babosas que gracias a un libreto de mediano a correctamente bien definido fue capaz de encausar un ágil ritmo y de lograr momentos de excelente entretenimiento  que permanecen durante algún tiempo siendo incluso dignos de comentar en un par de ocasiones ¿Si estás leyendo Whedon? (En realidad, Ant-Man desde su momento clímax en donde se detona su conflicto hasta cierta canción de The Cure es fabuloso entretenimiento).

ant-man-trailer-3

Dos valores habrá que acatarle a Reed; el primero, mantiene el tono cómico sugerido casi en la totalidad y gracias a esto logra esquivar todo forzamiento humorístico, entregando chistes, remates y gags en la porción exacta, sin sobras ni exacerbaciones; el segundo y por más extraño que parezca, logra momentos de muy buena tensión y  escenas de acción, bien dirigidos, secuenciados y hasta agregando un tono de suspenso – thriller ligero pero adecuado y necesario para los fines del relato.

Una debilidad muy obvia y en ocasiones hasta vergonzosa (De pena ajena dirían algunos), esos malditos momentos dramáticos – familiares, tan irreales, inverosímiles y con motivantes tan “lelas” (Culpa también del manoseo del guion), que en momentos avientan por la borda todo lo bien desarrollado, repito, solo por momentos… aguantables al final

 

Cuando los actores funcionan a pesar de Douglas y Lilly

Quizá Michael Douglas sea el actor más acartonado de todos los tiempos (¿Qué acaso su padre Kirk nunca le enseño a actuar?); quizá Evangeline Lilly este re buena pero de actriz no vale una moneda griega; quizá haya algunos compinches, policías y familias innecesarias ¡Cierto! Pero aquí el rubro histriónico es solventado por tres ejes: protagonista, el villano y el elemento “comedy relief”, este último casi siempre insoportable en “Disney-Marvel”, pero aquí incluso para algunos puede ser lo mejor del film

ant-man_trailer_screengrab_2_h_2015

En la primera esquina esta Paul Rudd, actor de vena cómica salido de SNL al que le toca y lo hace sorprendiendo y cumpliendo con creces; capaz de encogerse cómicamente y agrandarse dramáticamente en los momentos necesarios (Y viceversa), Rudd entrega un carismático y creíble héroe con un motivo medio desangelado y ni siquiera bien justificado ¡Pero hey! Cumple

En la segunda esquina está el villano ¡Oh sí! Escucharon bien ¡El villano! ¿Es esto posible en una película Marvel – Disney? Pues al parecer si, y es obra tanto del guion como de la presencia imponente de Corey Stoll (House of Cards), el cual entrega un Yellow Jacket por momentos verdaderamente amenazante, trágico, traumado, con una estructura creíble ¡Por Kubrick! Una malaria que con Ultron había llegado a límites inaguantables y que ahora se sacude un poco.

ant-man-trailer-2

Y en la tercera está Michael Peña, el latino “Homie” delincuente chistoso que quizá para Donald Trump sea la perfecta y ofensiva imagen del mexicano y/o latino, pero que aquí independientemente de los estereotipos racistas funciona como un elemento cómico muy disfrutable ¡Excelente última escena del film! El neo cubismo te sacará una carcajada para que te vayas con una sonrisa a tu casa

 

¿Hay que verla?

Si bien no estamos ante la quinta, ni cuarta y ni siquiera tercera maravilla del mundo, Ant-Man funciona, tanto para chicos como para grandes, recodándonos que una cinta más “Disney” bien estructurada y a pesar de sus treinta mil clichés puede resultar agradable al cinéfilo también adepto al buen entretenimiento cinematográfico.

Ant-Man-2015-Wallpapers

Ojo con la escena tipo “Interestelar”, con una pelea entre dos héroes, cierta canción de rock y una tensa secuencia en el cuarto de la chaqueta, definitivamente lo mejor del film

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*